Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Al margen

La tanqueta

Rafael Torres Rafael Torres
jueves, 25 de noviembre de 2021, 08:03 h (CET)
MADRID, 24 (OTR/PRESS) Siete militares resultaron heridos ayer al despeñarse y volcar el BMR en que se desplazaban por el campo de tiro de El Teleno, en León. Una tanqueta igual, pero desarmada, desprovista de todo elemento ofensivo y adscrita a la Unidad de Intervención Policial, anduvo estos días pasados rulando por Cádiz, añadiendo tensión con su sola presencia al fragor de las protestas de los trabajadores del Metal, y lo que se despeñó en éste caso no fue tanto la imagen de las fuerzas de orden público dependientes de Interior, como el propio concepto que del Orden Público ha de regir en una nación civilizada.

Se valora, sin duda, que el blindado sobre ruedas en cuestión sea producto del reciclaje, pues esos artefactos cuestan nuevos un dineral y, reconvertidos al uso civil con apenas una capa de pintura azul, el añadido de una pala frontal y el logo de la Policía, pueden hacer el apaño de apartar de la vía pública los obstáculos, algunos en llamas, que van dejando los disturbios, salvaguardando la integridad física de los agentes, pero mucho menos aceptable, nada, es su irrupción en medio de una protesta laboral marcada, comprensiblemente, por la desesperación y la ira.

Si la mona vestida de seda, mona se queda, también la tanqueta militar vestida de azul, tanqueta militar se queda. Es cierto que ese armatoste puede ser de utilidad en situaciones de extrema gravedad, como las de ataques terroristas, para defender a los ciudadanos de quienes tan vilmente les acometen, pero no tiene sentido su empleo para amedrentar, siquiera con su mera presencia, a los ciudadanos precisamente, y menos cuando ejercen su legítimo derecho a la manifestación y a la huelga.

Y muchísimo menos, si cabe, cuando esos ciudadanos son trabajadores que soportan índices de paro altísimos, jornadas de trabajo extenuantes, temporalidad, precariedad, salarios de hambre, y sólo piden la mejora de sus condiciones y el compromiso del Gobierno de revertir la deriva hacia la decadencia total de Cádiz.

La tanqueta, en efecto, no pinta nada en una ciudad a la deriva económica y social, y entre una gente que no se resigna a ella. Desde luego que indigna y apena la violencia que se genera, así la de los que destruyen el mobiliario urbano sin ton ni son y atacan con piedras o tuercas a los agentes, como la que éstos usan desatentadamente en momentos puntuales con desproporción y escasa profesionalidad, pero la tanqueta esa, cuyo trabajo lo puede hacer perfectamente una excavadora o un tractor cuando la bronca haya pasado, no puede disimular su naturaleza, ni mejorar su inquietante simbolismo, con una capa de pintura azul.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El Gobierno lo sabía

Yolanda Díaz y el 'fin de la Historia'

El emérito, en la prórroga

Marta

Expúlsenme, por favor

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris