Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Social   voluntariado  

Día internacional del voluntariado social

Todos los años se celebra el 5 de diciembre El Día internacional del voluntariado social
José Carlos García Fajardo
lunes, 5 de diciembre de 2016, 12:40 h (CET)
Es cada día y en cualquier lugar del mundo en donde “celebramos” con nuestra participación y entrega eso que dijo Javier Pérez de Cuéllar, ex Secretario General de la ONU: “los voluntarios sociales son mensajeros de esperanza que ayudan a las personas y a los pueblos para que éstos se ayuden a sí mismos”.

Las personas se unen porque tienen conciencia de ser personas, seres abiertos a los demás como seres de encuentro y no como meros individuos aislados.

De ahí que la solidaridad va unida con la responsabilidad y ésta depende de la sensibilidad para los valores. Estos no se imponen sino que atraen y piden ser realizados. La solidaridad sólo es posible entre personas que en su conciencia sienten la apelación de algo que vale la pena y apuestan por ello. De ahí que la solidaridad implique generosidad, desprendimiento, participación y fortaleza.

Hoy, cuando tanto se habla de la necesidad de “realizarse” y de ser auténticos, es hermoso saber que authentikós es el que tiene autoridad y ésta deriva de augere, promocionar. Es decir que “tiene autoridad sobre alguien, el que lo promociona o promueve”, por lo tanto, “auténtico es el que tiene las riendas de su ser, posee iniciativa y no nos falla porque es coherente y nos enriquece con su modo de ser estable y sincero”.

“Para poseer ese tipo de soberanía el hombre tiene que aceptarse a sí mismo con todo cuanto implica; acoger su vida como un don; recibir y asumir como propias una existencia y unas condiciones de vida que no ha elegido. Esta vida recibida hemos de aceptarla con todas sus implicaciones: la necesidad de configurarla por nuestra cuenta, orientarla hacia el ideal adecuado, crear vida de comunidad, realizar toda una serie de valores que nos instan a darles vida... Si respondemos a esta llamada de los valores nos hacemos responsables”. Esto es vivir abierto generosamente a los demás en su afán de vivir con plenitud.

Para nosotros, como personas del camino que hemos asumido el compromiso del voluntariado social, éste va más allá de la justicia: significa hacer propias las necesidades ajenas. De ahí que su trabajo es en sí mismo precioso.

Porque la solidaridad, en palabras de Raimon Panikkar, es una categoría antropológica del ser humano. ¿Cómo sabría el uno que es uno si no fuera por el dos? ¿Cómo podría saber quién soy si no fuera por ti?

Los seres humanos somos espacios de encuentro, nudo de relaciones, ámbito de convivencia en busca de poder ser nosotros mismos, esto es, de ser felices. Sin distinción alguna de razas, porque no existe más que una única raza humana, de géneros, de origen por el nacimiento o por el espacio vital adonde emigró y del que hizo su patria, Porque mi patria está allí en donde puedo vivir con dignidad. Las fronteras son una invención del absolutismo político. La antigüedad no las conoció, no les cambia en la cabeza aceptar que un río, una montaña, una vaguada o una tela metálica con armas al otro lado pudiera ser una frontera y, encima, “natural”.

Las fronteras las inventaron los egoísmos, los poderes militares, religiosos o de ideologías deshumanizadas. La tierra no es para el ser humano sino que los seres humanos compartimos un inconmensurable espacio en el que vivimos, nos movemos y somos.

Por eso la solidaridad como la proximidad son semilla de afecto, de amistad y de convivencia en una paz que sea futo de la justicia y no imposición de poder físico, económico, ideológico o militar alguno.

Hoy celebramos y conmemoramos este día universal del voluntariado social como testimonio de nuestra solidaridad y de nuestra justicia social en un medio del que formamos parte, como los árboles, las montañas, los ríos o los océanos. Es vergonzoso que en las primeras fotos enviadas desde satélites lo que más destacaba en este planeta azul era… la muralla china.

Fuera fronteras y muros de separación e ignominia, pero sobre todo, fuera nuestras “fronteras mentales” que ahogan y ciegan nuestra natural condición humana. Ya que no es lo que hacemos sino cómo lo hacemos, y que nadie es por naturaleza superior a nadie. En la Declaración de Independencia de EEUU, Jefferson esculpió estas palabras que todos deberemos tener siempre presentes: Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las vacunas y las matemáticas

La Estadística ha demostrado en muchos países, también en España, que a mayor vacunación menos contagios

Qué vida

Qué vida, puede ser un simpático saludo navarrico, la práctica habitual o los proyectos deseados

​Cuidad vuestra parcela, que el mundo está muy lejos

Antes pensaba cambiar el mundo, creía que nuestra opinión cambiaría las cosas. Ahora sé que es absurdo pensar a lo grande

Traidores a la profesión periodística

La libertad de expresión y de información es un derecho fundamental al que hay que alimentar en el día a día frente a la violencia y el odio de este Gobierno sectario y radical

​La cultura cutre y las Navidades laicizadas de las izquierdas

Blak Friday, compras navideñas, banquetes, borracheras de final de año y bacanales juveniles se han convertido en el sustituto actual de lo que fueron unas fiestas religiosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris