Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Estados Unidos   Polítca  

Todo era y es (pero no será) una farsa

Donald Trump, la última zanahoria del burro
Mario López
viernes, 11 de noviembre de 2016, 01:50 h (CET)
Así que todo es una farsa. Le llamaban antisistema, populista, fascista bolivariano, el podemita americano, pero era y es multimillonario. Le faltó tiempo para, en el colmo del gatopardo, reconciliarse con el stablishment. A fuer de sincero, he de decir que desde un principio mantuve que iba a ganar las elecciones y convertirse en el 45 presidente de los Estados Unidos; escrito está.

Las oligarquías globales son extremadamente listas. De la misma manera que nos hacen ver que los genocidios perpetrados en Sudamérica, el Oriente Medio y en muchos países de África, no son otra cosa que los efectos colaterales de una guerra sin cuartel contra las tiranía, igual que han sabido fagocitar todos los movimientos revolucionarios, convirtiendo a los más destacados líderes de estos en moda, objetos exitosos de mercadería (el Ché, Mao…), ahora son capaces de inventarse cualquier cosa; como por ejemplo, a Donald Trump. Uy qué miedo, los mercados tiemblan ante la fatalidad de que llegue a la Casa Blanca un populista multimillonario, curtido durante décadas en los platós de televisión. Pero, después de conseguir sus objetivos (que el extravagante y muy popular Donald Trump gane las elecciones presidenciales de USA, metiendo en vereda a todos los indignados), el miedo de los mercados se desvanece. Aquí no ha pasado nada y todo seguirá como siempre.

¿Y ahora que nos espera? Cualquier cosa. Cuando el poder es tan sumamente gigantesco, parece que no hay nada que hacer. Y seguramente es así. Ahora bien, lo que está claro es que todo esto no es más que el canto del cisne. El sistema económico de Occidente está herido de muerte. Y más nos vale que empecemos a inventarnos otro, que ya llegamos tarde. Y llegamos tarde porque, en su ciega pasión expoliadora, las oligarquías han sido capaces de bombardear todo nuevo proyecto político. ¿Todo?, no. Aún queda por resolver la crisis final. Y no tardará mucho en producirse. La aldea gala de Asterix es inexpugnable, gracias a la pócima elaborada por su druida: la resistencia.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Macron y la nueva Europa

Tras la formación del nuevo Gobierno en Alemania, podríamos asistir al robustecimiento del Eje Franco-Alemán

Testigos cautivos

Llevamos detrás una serie de cargamentos de indudable influencia sobre las decisiones a tomar en el futuro inmediato

La primera víctima de una guerra es la verdad

Irak tiene armas de destrucción masiva y Rusia invadirá Ucrania, son las mismas mentiras

BlackRock - Vanguard Group, compañeros de viaje

Están vinculados en un inmenso proyecto global que trasciende diferentes ámbitos y sectores empresariales

​Están locos

Jesús D Mez Madrid, Gerona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris