Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Copo   Deporte  

No es cualquier día el de hoy

Chin-chin
José García Pérez
jueves, 19 de mayo de 2016, 09:50 h (CET)
Hoy es un día cuyo único objetivo es pasarlo bien. Sí, ya sé que escribir de fútbol no parece objetivo claro de todo aquel que se dedica al incierto arte de escribir sobre lo divinamente humano o lo humanamente divino; parece como si todo lo escrito, esencialmente si es poesía, tuviese que constreñirse al amor, tiempo, Dios y/o la nada, y aquello íntimo que explicas en clave de metáforas para que nadie lo entienda, ni siquiera ella, sea lo único interesante.

Vamos, que para la mayor parte del personal el o la poeta es un ser extraño al que no le está permitido gustar todo aquello que agrada al común de la Humanidad. Y a mí me gusta el fútbol, y más el balompié sentimental que florece desde la edad del pavo y al que continúa uno leal tras el paso de décadas y décadas.

También el fútbol, aunque no lo crean, es Literatura; todavía recuerdo cuando asistí como invitado a la Feria del Libro de Sevilla para intervenir en una “mesa redonda” para disertar precisamente sobre ese tema: “Literatura y Fútbol”.

Existe un dicho ronroneado por ahí que afirma que es más fácil cambiar de mujer que de periódico; qué burrada estarán diciendo de mí en estos momentos las féminas. Pues bien, la hay más gorda, a saber: más facilón es cambiar de dama que de equipo de fútbol. Lógicamente aguanto toda clase de comentarios que vayan contra esta verdad dogmática.

Todo este rollo viene a cuento porque hoy el Sevilla FC de mis amores se juega la final de la Europa League contra los ingleses del Liverpool en Basilea a las 20: 45 horas y todo este día lo tengo dedicado a tan rico menester, de ahí el madrugón de hoy para ponerme en plena forma mental y física con siesta incorporada.

Aunque el encuentro es televisado por una cadena de pago y lo podría ver apaciblemente en casa rodeado de ella y de música y símbolos sevillistas, he preferido aceptar la invitación de mis amigos del Gran Vía, en este caso “enemigos declarados del Sevilla”, para sufrir, llorar y reír con ellos en esta extraña “Noche en blanco” como el bueno de Ignacio ha bautizado.

Allí estaré ataviado con indumentaria de auténtico “palangana” para echar y vivir una noche, pase lo que pase, inolvidable. Si pierde mi Sevilla, lo sentiré aunque ponga cara de póker; pero si vence, aunque no tenga importancia para la gran mayoría, mi boca esbozará una sonrisa que alcanzará a todos ustedes.

Pase lo que pase: chin-chin.

Pero ganamos, vencimos y lo celebramos. Hasta la Copa del Rey sin esteladas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

PSOE: el silencio de los corderos

"El que se mueva no sale en la foto"

Inmigrantes, población errante, nueva nación

la inmigración indocumentada es un problema de oferta y demanda de empleos en esos imperios capitales

​Dibujando sin el mundo

Amo escribir, escribir es mi vida. Pero había olvidado otra parte de mí: el dibujo

¿Qué culpa tenemos los españoles?

España puede hacer gala, con más razón que la otras naciones descubridoras, de haber dejado un legado inmarcesible en lo que hoy es Hispanoamérica

El Pilar de Zaragoza, el anticristo, la Divina Eucaristía y el Garabandal

Jaime Fomperosa Aparicio, Santander
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris