Siglo XXI. Diario digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Tienda Siglo XXI Grupo Siglo XXI
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas | Libertad de expresión | Opiniones | Ideas | Razón
Ante la crisis y el naufragio, lo que prevalece es la expresión propia del pensamiento claro e inteligente

Razón de nuestras opiniones

|

Ante mis observaciones especiales, en recién comunicación cruzada con el más jovencito de mis hermanos, quien últimamente está abocado a leer las sagradas escrituras, en búsqueda de estar en constante comunicación con Dios nuestro Señor, expresó entre otros: “No te creas sabio en tu propia opinión”. Me motivó a reflexionar y a retomar mis pensares sobre ese aspecto, que en ocasiones he manifestado públicamente, por lo que hoy lo retomo diciendo lo siguiente: Opinar es un asunto serio, porque supone que quien lo hace de manera responsable, le asiste la razón y es para sí mismo una verdad. Quien opina con carácter y firmeza, en principio le asiste un pensamiento y una cultura que engloba tener las razones que fundamentan la opinión misma. De tal manera como diría Vicente Fatore, es de suponer que quien opina, convencido de tener la verdad sobre el asunto al que se refiere, le asiste estar revestido de un sentido de responsabilidad y conocimiento, que sus juicios de valor lejos están, de ser vacíos, irresponsables y sin sentido.


De ahí el valor y la trascendencia de la opinión de los personajes que se caracterizan por ser intelectuales decentes, con ética y moral en sus opiniones. Su criterio por lo general no responde a orientaciones políticas, menos a mandatos políticos partidarios. Eso último es politiquería.


La libertad de expresión garantiza lo anterior. Nuestras opiniones se han caracterizado por el valor y la fuerza que conlleva la sinceridad y la honestidad, muy a pesar del riesgo que las mismas conlleven. “Ser sincero es ser potente”. Lejos que las mismas sean inútiles a nuestros lectores es objetivo nuestro, llamar la atención con el fin que ustedes amigos lectores, reflexionen sobre el tema abordado, a fin de permitir en consecuencia tener contribuciones que nos permitan conducirnos por el buen sendero y la búsqueda de la verdad o de la justicia según el caso, principalmente de aquellos que tienen responsabilidades sociales y políticas en el orden público de nuestra sociedad.


En nuestra Patria, la misma que por antaño causas históricas de una clase política dominante pero mezquina, tenemos rato de convivir en el subdesarrollo y en una pobreza indeseada; clase política a que le falta Ética, Moral y Conciencia de clase: comúnmente vemos se desprecian las opiniones de personajes decentes que con dignidad combaten los desaciertos y las actitudes abominables en el manejo de la Cosa Pública asunto que viene de lejos. Ha habido casos cuyo desprecio ha llevado a causar la muerte, como lo fue hace 45 años, el abominable asesinato a nuestro valiente patriota Pedro Joaquín Chamorro Cardenal. 


Somos del creer que cuando emitimos una opinión, nos rige el convencimiento que nos asiste la razón, y lógicamente quien no opine como nosotros, posibilita permitir una polémica o discrepancia, que conducida con altura y cultura, bien puede ser en provecho y enriquecimiento del análisis del asunto expuesto. Razones sin sentido y argumentos pueriles sobraran. Mientras no se nos convenza de lo contrario, nuestra opinión será lo cierto que prevalezca. Presento tengo, que la vida enseña: “Que mejor es escuchar que discutir. Que si algo nos molesta, mejor es evitarlo, y que donde la ignorancia habla, la inteligencia calla”.


De ahí que las razones se invocan para demostrar la propia inteligencia. Cabe aquí decir que al emitir nuestro criterio, nos esforzamos para que el escrito sea lo mejor gramaticalmente realizado, redactado con sencillez y claridad con el fin que el mensaje, ideas o las observaciones indicadas sean coadyuvantes para pretender que nuestros lectores compartan nuestros juicios o criterios y se adhieran identificándose con nuestros pareceres.


No dejo de expresar que nuestra opinión pretende desde luego persuadir, lograr que se reflexione, estimule comportamientos y oriente las actitudes de mis amigos lectores, hacia valores de conducta con ética y moral, que permita lograr un mejor desarrollo humano.


Creo en el poder de la palabra, como creo en la razón y verdad de nuestra opinión. Esa es nuestra razón de opinar y escribir. 

Razón de nuestras opiniones

Ante la crisis y el naufragio, lo que prevalece es la expresión propia del pensamiento claro e inteligente
Hugo J. Vélez Astacio
martes, 28 de febrero de 2023, 11:01 h (CET)

Ante mis observaciones especiales, en recién comunicación cruzada con el más jovencito de mis hermanos, quien últimamente está abocado a leer las sagradas escrituras, en búsqueda de estar en constante comunicación con Dios nuestro Señor, expresó entre otros: “No te creas sabio en tu propia opinión”. Me motivó a reflexionar y a retomar mis pensares sobre ese aspecto, que en ocasiones he manifestado públicamente, por lo que hoy lo retomo diciendo lo siguiente: Opinar es un asunto serio, porque supone que quien lo hace de manera responsable, le asiste la razón y es para sí mismo una verdad. Quien opina con carácter y firmeza, en principio le asiste un pensamiento y una cultura que engloba tener las razones que fundamentan la opinión misma. De tal manera como diría Vicente Fatore, es de suponer que quien opina, convencido de tener la verdad sobre el asunto al que se refiere, le asiste estar revestido de un sentido de responsabilidad y conocimiento, que sus juicios de valor lejos están, de ser vacíos, irresponsables y sin sentido.


De ahí el valor y la trascendencia de la opinión de los personajes que se caracterizan por ser intelectuales decentes, con ética y moral en sus opiniones. Su criterio por lo general no responde a orientaciones políticas, menos a mandatos políticos partidarios. Eso último es politiquería.


La libertad de expresión garantiza lo anterior. Nuestras opiniones se han caracterizado por el valor y la fuerza que conlleva la sinceridad y la honestidad, muy a pesar del riesgo que las mismas conlleven. “Ser sincero es ser potente”. Lejos que las mismas sean inútiles a nuestros lectores es objetivo nuestro, llamar la atención con el fin que ustedes amigos lectores, reflexionen sobre el tema abordado, a fin de permitir en consecuencia tener contribuciones que nos permitan conducirnos por el buen sendero y la búsqueda de la verdad o de la justicia según el caso, principalmente de aquellos que tienen responsabilidades sociales y políticas en el orden público de nuestra sociedad.


En nuestra Patria, la misma que por antaño causas históricas de una clase política dominante pero mezquina, tenemos rato de convivir en el subdesarrollo y en una pobreza indeseada; clase política a que le falta Ética, Moral y Conciencia de clase: comúnmente vemos se desprecian las opiniones de personajes decentes que con dignidad combaten los desaciertos y las actitudes abominables en el manejo de la Cosa Pública asunto que viene de lejos. Ha habido casos cuyo desprecio ha llevado a causar la muerte, como lo fue hace 45 años, el abominable asesinato a nuestro valiente patriota Pedro Joaquín Chamorro Cardenal. 


Somos del creer que cuando emitimos una opinión, nos rige el convencimiento que nos asiste la razón, y lógicamente quien no opine como nosotros, posibilita permitir una polémica o discrepancia, que conducida con altura y cultura, bien puede ser en provecho y enriquecimiento del análisis del asunto expuesto. Razones sin sentido y argumentos pueriles sobraran. Mientras no se nos convenza de lo contrario, nuestra opinión será lo cierto que prevalezca. Presento tengo, que la vida enseña: “Que mejor es escuchar que discutir. Que si algo nos molesta, mejor es evitarlo, y que donde la ignorancia habla, la inteligencia calla”.


De ahí que las razones se invocan para demostrar la propia inteligencia. Cabe aquí decir que al emitir nuestro criterio, nos esforzamos para que el escrito sea lo mejor gramaticalmente realizado, redactado con sencillez y claridad con el fin que el mensaje, ideas o las observaciones indicadas sean coadyuvantes para pretender que nuestros lectores compartan nuestros juicios o criterios y se adhieran identificándose con nuestros pareceres.


No dejo de expresar que nuestra opinión pretende desde luego persuadir, lograr que se reflexione, estimule comportamientos y oriente las actitudes de mis amigos lectores, hacia valores de conducta con ética y moral, que permita lograr un mejor desarrollo humano.


Creo en el poder de la palabra, como creo en la razón y verdad de nuestra opinión. Esa es nuestra razón de opinar y escribir. 

Noticias relacionadas

¿Qué va a hacer Sánchez en numerosos núcleos de Vascongadas? ¿Va a apoyar a EH Bildu para que forme gobiernos? ¿Continuarán con esa sociedad que ha llevado al «sanchismo» a la debacle que ahora lloran sus huestes por las esquinas? Mejor en la oposición trabajando para llegar al poder que comiendo en la misma mesa que ETA. Me refiero a los herederos a la mafia etarra o banda criminal. Llámenlo como quieran.

Siempre he tenido la duda de que la suma sea buena “per se”. ¿Por qué la duda? Porque la unión no es un axioma de fuerza y victoria; sencillamente porque la fuerza y la victoria dependen de los sumandos..., y no, simplemente, del signo “+”.

El recuerdo se vuelca como una mezcolanza de diversidad humana cubierta de una lírica tan profunda como la marginación de la entonces tierra de nadie. Las burbujas eran tan profusas como la necesidad de sobrevivir de todos y cada uno de nosotros.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto