Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   Cesta   tipos   Suministro   Inflación  

Cestas grandiosas

Se llamaba el “suministro”, algo así como las cestas sociales actuales de la inflación
Nieves Fernández
miércoles, 5 de octubre de 2022, 08:41 h (CET)

Desde la mítica cesta de Moisés o canasta en el río Nilo, con bebé envuelto, ha llovido bastante. La historia sagrada nos dejó un bebé recién nacido, envuelto en telas, envoltorio de bebés aún utilizado por las madres actuales en variadas culturas, para relajar a sus hijos y favorecer el sueño.


La cesta o canasta de maternidad se une a muchos grabados de todas las épocas con pico de cigüeña. Como hermana mayor, observé cómo mi madre iba completando una cesta, esta vez sin pico y sin cigüeña, pues ya era una algo mayor para el gran descubrimiento de la vida y de que las aves no ayudaban tanto a las mujeres en el quehacer femenino de dar luz y vida. Ella iba dejando pañales de tela, trajecitos, botitas recién tejidas con lana de colores pastel, porque no estaban las ecografías disponibles para adivinar lo masculino o femenino de la venida.


Otra cesta importante llegaría a mis manos tras el nacimiento, la del famoso suministro que desde las casas de maternidad regalaban a madres parturientas: leche, azúcar, harina…, productos alimenticios que para nada se despreciaban, era necesario acudir a por ellos cada semana. Se llamaba el “suministro”, algo así como las cestas sociales actuales de la inflación, importantes para la supervivencia, sin falsa humildad, sin vergüenza, aunque estuviera unido en los años sesenta y setenta con la definición especialde “víveres para tropas, penados y presos”. Cierto que eran víveres, pero ni para tropas, (pequeña tropa), ni para presos, ni para penados, aunque quizá algo de pena sí que había al colocarnos en la fila de los “apenados” y recoger lo que se daba como limosna, como complemento o alimento para sacar a la chiquilleríaa flote, en comidas y en cenas, ahí es nada con los sacrificios que se hacía en esa época.


Un tiempo en el que te contaban historias de otras cestas de no “suministro”, sino cestas de Caperucita, para paliar enfermedades de otros necesitados, los mayores, en esa cesta de cuento grandiosa, se colaban productos básicos y, aunque la anciana andaba lejos, la leche y los dulces que llevaba su nieta eran más que suficientes para curarla. Pero, ¡ay del lobo si pillaba esa cesta antes!


Todas las cestas son algo problemáticas, misteriosas, monstruosas: la de Caperucita, la del suministro de maternidad, la de los bebés de cigüeña, la que se comía el lobo, con lo grandes que son los lobos y las cigüeñas, aunque algunos vengan con cara de cordero. Menos mal que se salvaba la Cesta de Navidad, era una cesta mágica, no llegó a esa perdida infancia, aunque era tan generosa que la veías en el escaparate y te prometías un festín gastronómico. 


Ahora llega la cesta de la supervivencia y la inflación, con las proteínas de siempre, unidas a legumbres sin carne ni pescado, no válida para hipertensos, sí para especiales para celiacos. Treinta productos, treinta euros, otra nueva cesta lista para probar. Como las natillas, repetimos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​El rosa, significado y uso en Adviento

Tenemos que trasladarnos hasta el siglo XVI para encontrar el origen de este color en las celebraciones litúrgicas

Reorientar políticas y recuperar derechos

Nuestros mayores problemas actuales tienen su origen, precisamente, en la violación de lo sensato y en el incumplimiento de nuestras obligaciones

Inhabilitada de por vida y condenada a prisión

La inhabilitación a perpetuidad y los numerosos años de cárcel que le han caído le servirán para la reflexión, que no para el arrepentimiento

Adiós, Qatar

¿Por qué lanzaron los penaltis con esa desgana y abulia?

Los condenados por la Unión Europea

En medio de un gran escándalo y confusión, la denuncia de una injerencia de la UE en programas educativos paraguayos alcanzó al Parlamento Europeo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris