Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   comunismo   Nuevo a o   Modelo   millonarios   Izquierda   Española  

Los ídolos de barro de las izquierdas españolas

El neocomunismo de alto standing y abultada chequera
Miguel Massanet
lunes, 25 de julio de 2022, 10:32 h (CET)

Uno, que fue testigo de primera mano del nacimiento de CC.OO en la localidad catalana de Cornellá del Llobregat, no puede menos de preguntarse qué es lo que se hizo de aquellos pioneros comunistas, que fueron capaces de poner en peligro toda la industria del bajo Llobregat actuando bajo el patrocinio de un jesuita, el padre Nieto, cuando el régimen del general Franco, debido a su deficiente estado de salud, empezaba a tambalearse (1976) y la situación del país dejaba entrever que pronto iba a producirse el relevo del general pero, y esto fue la principal incógnita, nadie sabía a ciencia cierta cuál iba a ser el destino de la nueva España que surgiera después del fallecimiento de Franco.


Dirigentes comunistas, como Marcelino Camacho, firmemente creídos de que estaban destinados a provocar un cambio de régimen, incendiaron el cinturón industrial de entorno a Barcelona provocando una de las huelgas más largas, más peligrosas, más dañinas para las industrias que tuvieron que cerrar las puertas ante la imposibilidad de seguir trabajando normalmente. Fueron miles de trabajadores los que se apuntaron al paro dirigido desde CC.OO y miles los despidos que, como consecuencia de aquella anormalidad social, se produjeron en un corto espacio de tiempo. Y hago referencia a todo ello porque estoy seguro que muchos de los que han votado a Unidas Podemos desconocen las enormes diferencias que, en todos los aspectos, hay entre aquellos años setenta y la actualidad.


Lo primero que hay que reconocer es que, a diferencia de los mandos comunistas actuales, aquellas personas que, como el mismo Marcelino Camacho, actuaban desinteresadamente, fueron encarceladas en numerosas ocasiones y, consecuentes con sus ideas, vivían con modestia, pocos recursos y pasando no pocas penalidades. Y esto lo dice, señores, uno que desde el sector industrial estuvo siempre peleando contra ellos. Personajes de la política como el maestro don Julio Anguita, con los que nunca he compartido sus ideas, debo reconocer que hicieron mucho por la causa obrera y que, siempre, dieron ejemplo de desinterés por sus personas, por el dinero y por todo lo que no fuera la causa que defendían.


Hoy, sin embargo, el comunismo se ha transformado en algo que pretende ser cultural, despreciando, si se me permite la expresión, aquel sector de los obreros para hacer hincapié en estas bandas de “señoritos” estudiantes que fueron los que organizaron aquella algarada del “15M”. El “coletas” y toda la serie de seudo intelectuales que nos llegaron de Venezuela, fueron los que lanzaron en nuevo comunismo bolivariano con pretensiones culturales e ideas revolucionarias con pretensiones de cambiar España, quizá pensando que las circunstancias de toda índole que se daban en la nación española tenían algo que ver con la pobreza endémica de la nación americana.


El comunismo de “pijos”, de faranduleros, de descontentos y rencorosos; de “don nadies” elevados por las TV a la categoría de famosos; de cantantes progres que encontraron el medio de hacerse ricos con las canciones “protesta”; de presentadores mediocres despotricando de las derechas; de nulidades femeninas opinando sobre temas que ignoraban en absoluto; de feministas que han perdido la chaveta en su inquina contra los hombres etc. Este nuevo modelo de comunismo de “élites”, de ignorantes vestidos con la toga de un título universitario, o con un bagaje importante de escenas de desnudos, críticas al régimen franquista aunque ninguno de ellos, por su edad, llegó a conocerlo y de aquellos “diferentes” que, después de años de proscripción por la sociedad, ahora se dan un baño de multitudes emplumados y semidesnudos por las calles de Madrid gritando palabras soeces e insultos a la Iglesia a la que culpan de no entender esta nueva modalidad de matrimonio sobrevenida de la campaña progresista que, en todo el mundo (está lleno de esta suerte de personajes), se ha puesto de su parte.


Y estando donde estamos y ante lo que se nos anuncia como una nueva crisis económica, resulta que en Podemos ha surgido otra figura que parece que corta el bacalao. Hablamos de esta niña bien, de buena familia, con las espaldas bien cubiertas yun patrimonio saneado que, por lo visto, lleva trazas de convertirse en la primera (miento, me olvidaba del casoplón de Pablo Iglesias en Galapagar) esta hija de un travesti de la política, un señor con trazas aristocráticas que primero fue miembro de la Alianza Popular ( El señor Fraga cometió uno de los errores mayores de toda su política, apoyando al amembrillado Jorge Vestringe, el padre de la criatura, Lili Vestringe. La niña es guapetona, inteligente, sabe muchos idiomas y ha estudiado en los mejores centros educativos del mundo como corresponde a una capitalista que se ha vestido del morado republicano. No debe preocuparse por el Salario Mínimo y de buscarse una vivienda para mudarse con su pareja, si es que la tiene (hubo rumores de muy buena sintonía con Pablo Iglesias, sin confirmar).


Nos preguntamos, sin obtener ninguna respuesta que nos satisfaga, ¿cómo, en un partido que se ataca con tanta saña al capitalismo industrial, puede haber tantos millonarios: la pareja de Pablo Iglesias y su mujer, la ministra Montero; Ana Belén y su marido; Javier Bardem y Penélope Cruz (ambos rabiosamente comunistas, junto a la madre del primero); Paz Vega; Carolina Bescansa, dueña de un emporio farmacéutico; Juan Calos Monedero del clan de Pablo; Jaume Roures, empresario de Mediapro y así una prolija lista que sería cansado enumerar. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Qatar: ni fu ni fa. Ni fútbol ni fanes

El país anfitrión ha demostrado que no tiene ni equipo ni hinchada

El desguace de España, ladrillo a ladrillo

Por funestas que puedan ser las consecuencias de una ley sancionada por el Parlamento, nadie carga con la responsabilidad, ni a nadie es posible exigirle cuentas

La fina y delicada epidermis de la ultraizquierda

Irene Montero le dijo a Ana Botella, varias veces, creo que fueron cuatro, que se hallaba donde se encontraba por ser esposa de Aznar

El mundo mira a Qatar

El único gesto digno y valiente de este mundial lo ha tenido la selección de Irán

Acerca de los pueblos

Ese sentimiento primordial que resiste a las manipulaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris