Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Dimisión   Bajas   PSOE   Adriana Lastra   Fiscalía   Dolores Delgado  

La torre de Babel del PSOE comienza a desmoronarse

Pedro Sánchez ha iniciado su particular purga de estorbos para su reelección
Miguel Massanet
miércoles, 20 de julio de 2022, 09:04 h (CET)

Recuerdo con verdadero placer aquellas lecturas de mi juventud en las que devoraba cualquier cosa que se me pusiera delante, sin fijarme demasiado en las enseñanzas que pudiera sacar de ello, buscando el entretenimiento, el disfrute y especialmente un contenido que fuera capaz de abstraerme de cualquier otra cosa que no fuera el desenlace del relato en el que estaba enfrascado.


Uno de mis autores preferidos era la escritora inglesa Agatha Christie y sus novelas policíacas de intriga, en las que era una verdadera maestra. De entre ellas escogería una que creo que se puede considerar una de sus más destacadas obras maestras, me refiero a la titulada “Los cinco cerditos”, en la que el detective Hércules Poirot tiene que emplearse a fondo para esclarecer un crimen cometido unos años antes y por el que, aparentemente, fue condenada una mujer inocente.


Si nos fijamos en lo que está sucediendo en España, tendremos que convenir en que, lo que ocurre en el PSOE del señor  Sánchez, empieza a tener las característica de una narración de intriga en la que no pasa día sin que se nos sorprenda con una novedad, una sorpresa y, podríamos añadir, una muestra más de que este señor que nos gobierna no tiene amigos, ni colaboradores, ni personas de confianza que puedan estar libres de que, en un momento determinado, a conveniencia del señor presidente, si los considera que puedan perjudicarle para seguir ostentando el poder y, en consecuencia, decida prescindir de sus servicios sin escrúpulo alguno ni consideración a los servicios prestados. Esto sucedió con su mano derecha el señor Ávalos, con su Rasputín,  el señor Redondo, con la señora Carmen Calvo, con el señor Pablo Iglesias, aunque, en este caso, se le adelantó el comunista renunciando previamente a su cargo. Esta fue la primera criba, pero la situación para el PSOE ha empeorado notablemente a causa del desastre electoral en Andalucía y, ahora, el señor Sánchez pretende concentrar toda su labor política centrándose en un giro radical a las izquierdas, pretendiendo ocupar el lugar que, a su vez, intenta conquistar la señora Yolanda Díaz, que va a tener que extremar su faceta risueña, su don de gentes y sus carantoñas, a las que parece tan aficionada, para conseguir establecer una entente con el frio y calculador dirigente socialista.


No dejo de imaginarme la situación incómoda, de inseguridad y desazón de todos aquellos miembros del gobierno que estarán pensando en lo que les puede ocurrir, en un futuro cercano, si cometen el menor desliz capaz de incomodar o poner sobre aviso a su jefe. Sánchez, por su parte,parece decidido a seguir con el apoyo de comunistas, de los que pretende conseguir sus votos en las próximas elecciones, mientras intenta capear su situación, poco cómoda, con los separatistas catalanes que no están satisfechos con lo que vienen consiguiendo últimamente y que siguen enrabietados por el tema de las escuchas ilegales del que, por cierto, están sacando todo el partido que pueden. Y, en cierto sentido, trajinar con la incomodidad del PNV vasco que no se encuentra a gusto con un presidente partidario de acuerdos con el comunismo, algo que no satisface al señor Urkullo y que, con toda seguridad, le va a costar al señor Sánchez algunos millones más para la comunidad vasca, si pretende que esta autonomía le siga apoyando sus leyes en el Congreso.


Una señora, Adriana Lastra, una de las futuras destacadas del partido socialista, que presenta su dimisión, alegando tener un embarazo que requiere un reposo especial. Renuncia la señora Lastra, a ser la número dos del partido, algo que carece de sentido debido a que puede pedir la baja por el tiempo necesario; pero no renuncia, sin embargo, a sus 70.000 euros de la retribución que viene recibiendo. ¿Por qué ha tomado esta decisión? ¿Ha sido presionada para que lo haga, aprovechando la excusa del embarazo de riesgo? Un misterio. Pero es que, al día siguiente, nos llega el notición de que la fiscal general del Estado, señora Dolores Delgado, ¡mal anda la enfermería del PSOE! acaba de presentar su dimisión, debido también a problemas de salud ¿sospechoso, ¿no? Era evidente que esta señora estaba de prestando un servicio público, en un cargo de suma responsabilidad, que no le correspondía debido a su relación directa con el gobierno socialista, pero, el que esta decisión se haya tomado casi al mismo tiempo que la de Lastra y por similares motivos, nos hace sospechar la intervención del señor Pedro Sánchez. Si esto no es una crisis de gobierno disimulada, al menos tiene toda la pinta de parecerlo. No habrá cambio de un fiscal general adicto al PSOE por uno si filiación alguna, sino por otro fiscal perteneciente al grupo de los que apoyan a dicho partido.Simplemente se trata de un lavado de cara que, para quienes no estén al tanto de los temas políticos, seguramente le podrá parecer que, el Gobierno, ha rectificado, pero nada de todo esto ¿Cuál será el próximo cambio?


Nos preocupa que este liberalismo del que presume el señor Feijoo, este sovoire faire, que parece que forma parte de su nueva política con el gobierno socialista, suponga, como ya se está rumoreando, la aceptación de puntos tan delicados como sería el de cohabitar con la ley del aborto o de renunciar al recurso que, en su día, formuló el PP en contra de dicha ley ante el TC, para evitar el exterminio legal de la vida de los fetos. Nos parece bien que el nuevo presidente del partido de derechas haya adoptado maneras menos violentas para exponer sus discrepancias con el partido del gobierno; pero esto no quiere decir, ni mucho menos, que se ceda en puntos tan importantes, básicos e irrenunciables como sería dejar de luchar por proteger la vida de los nasciturus. No sea que. por hacerse con algunos votos de las izquierdas, deje de conseguir los de quienes, desde la derecha, no vamos a aceptar, en manera alguna, ninguna cesión en el sentido de favorecer la aplicación de dicha ley. En este tema estamos completamente de acuerdo con la postura de VOX, que no da lugar a duda alguna.


Algo parece que está sucediendo y, las encuestas empiezan a dar resultados adversos al actual Gobierno, aunque esto no quiere decir que ya se pueda dar por ganada la partida. Al contrario, ahora es cuando la directiva del PP debe andarse con más tiento porque un paso en falso, una cesión inoportuna o una pifiada, durante estos meses que quedan hasta la terminación de la legislatura, puede ser determinante, ya que van a ser los que marquen el futuro de nuestra nación en cuanto a quienes, en definitiva, sean los que acaben de llevarse el gato al agua cuando las urnas hablen de nuevo. Podemos tener un anticipo en las próximas municipales y autonómicas, no desaprovechemos la ocasión.


En todo caso, lo que parece evidente es que, entre los actuales socios del Gobierno no existe la química, que nunca ha existido, pero que, por necesidades de cubrir el expediente, aparentaban que se soportaban mutuamente algo que, en la actualidad parece que ya no se da y que las posiciones, cada día, están más enfrentadas, lo que no augura, en modo alguno, que lo que queda de legislatura vaya a ser un camino de rosas para la nación española, teniendo en cuenta los avisos que nos están llegando de una posible crisis y de una inflación galopante, si lo de la guerra de Ucrania sigue como en la actualidad y no existen motivos para pensar que vaya a mejorar, al menos durante un tiempo.


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, sentimos como que estemos sobre el cráter de un volcán que amenaza en cada momento con explotar conscientes de que, si ello llega a producirse, las posibilidades de que entremos en una recesión de gran magnitud siguen vigentes, por mucho que nuestros ministros se pasen el tiempo sonriendo como bobos.

Noticias relacionadas

Mujeres desprotegidas, «Dani Rabocop» y el ridículo senador

La ministra Montero y Victoria Rosell no han dejado de decir estupideces a lo largo del fin de semana ante sus convencidos auditorios: es evidente que carecen de una reflexión sosegada y realista

Ecumenismo

El humanismo cristiano que no cuenta ni con el Padre ni con el Hijo no sirve para conseguir la unidad de los cristianos

Centro de la cuestión social

José Morales Martín

​Optimismo moderado

Juan García, Cáceres

​La huelga de letrados judiciales

Francisco Javier Sánchez Sinovas, Cantabria
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris