Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Mónica Oltra   Dimisión   Imputación   Compromís  

Imputación y dimisión

Mónica Oltra, ha tenido sus aciertos, pero también ha cometidos diversos errores
Manuel Ibañez Ferriol
@manuelvcia
miércoles, 22 de junio de 2022, 09:52 h (CET)

Todo cargo público conlleva responsabilidades sobre todo cuando resulta sospechosa determinada forma de actuar encubriendo presuntamente al familiar más directo. Los altos cargos públicos deben alejar toda duda sobre su actuación vital. No podemos permitir los ciudadanos que la sombra de la sospecha sea razón para no presentar la dimisión del cargo público por muy buenas políticas inclusivas que se hayan realizado. La política ha de comprenderse como servicio público. Nunca deben los cargos políticos aprovecharse de determinadas situaciones para lucrarse personalmente, ya sea con dineros o prebendas. La sociedad debe sentirse protegida frente al acoso de los poderosos que no cejaran hasta corromper todos los escalafones sociales porque su forma de actuar solo queda comprendida comprando voluntades al precio que sea.


Mónica Oltra, ha tenido sus aciertos, pero también ha cometidos diversos errores. Quizás el más grave sea el haber encubierto presuntamente las acciones llevadas a cabo por su pareja cuando fue responsable de la tutela de determinados centros de menores acosando y sometiendo a vejaciones muy fuertes a una menor. Otro desacierto es la mentira sistemática sobre la denominación de Valencia. Seguimos jugando al País, pero nunca a la Comunidad ni por supuesto al Reino. Utilizamos los símbolos conforme nos conviene para tener contento al pueblo en su conjunto, pero seguimos errando con la política catalanista a favor de la región del norte. Craso error ya que Valencia fue -y para mi lo sigue siendo- un Reino. Eso sí, para que no digan aceptamos la denominación de Comunidad -parece el comú de la estoreta velleta, ¿lo recuerdan? Podemos admitir determinados aciertos como la renta valenciana, o determinadas políticas de protección social, pero no podemos seguir tolerando que se cubra una acción denigrante, sucia y deleznable.


Escuchando a los portavoces de Compromis -podían lavarse la boquita con lejía antes de proferir determinados exabruptos- me deja un sabor de boca “agridulce”. Hay que tener altura de miras y no acusar sin pruebas a los colegas de coalición, vamos del pacto del Botánico. Nadie tiene culpa ni ha proferido nada en contra de la decisión judicial de proceder a la imputación de Mónica Oltra. Hay que ser elegantes, porque la política resulta ser un arte, en el que algunos se manejan mal, porque no la tienen como servicio público sino particular. Y claro, ahí tenemos la raíz de todos los males.


Tengamos presente que en los días previos a la Noche de San Juan, ha saltado con fuerza, este caso. Que los astros nos lleven a soñar e imaginar un mundo más justo, llevadero y con políticos comprometidos con la causa de la limpieza tanto a nivel personal como social. Su cometido es complicado, pero los ciudadanos estamos en el derecho de pedir explicaciones, porque tenemos en juego nuestro propio futuro. Y con eso no se debe jugar.


Bienvenida sea la dimisión, que es un acto supremo de humildad, elegancia, distinción y que tomen ejemplo los miles que todavía siguen aferrándose a ese sillón llamado poder.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Redescubriendo el inmenso valor del ser frente al parecer

La privacidad y el anonimato frente a la cultura de la permanente e insoportable exposición constante

Viaje festivo y feminista a EE.UU.

Cuando se viaja a otro país es imprescindible llevar una agenda clara y organizada. Vean en Instagram cómo presume la tropa de Irene Montero de reuniones con apenas diez personas

¿Permitiremos que los “diferentes” nos impongan otra ética o moral?

Se está creando una sociedad que amenaza con quebrar todos aquellos principios por los que nos hemos regido durante siglos

Por unos Sanfermines sin violencia hacia los animales

Debemos hacer frente a una profunda reflexión sobre la licitud moral que nos asiste para infligir sufrimiento a inocentes

Hay que volver a lo esencial

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris