Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Urología   Médico   SEGURIDAD SOCIAL   Medicina   Privada  

​¿Médicos o carniceros?

Lo más grave es que el urólogo, por lo que deduzco, me ha tomado como “conejillo de indias”
Carlos Ortiz de Zárate
miércoles, 23 de febrero de 2022, 10:33 h (CET)

Es difícil comprender que los funcionarios, en este Estado, estemos en MUFACE y que tengamos medicina privada. Hace un mes que mi urólogo tenía los resultados de la última resonancia. Ayer me comunicó que el tumor que tengo en la próstata ha aumentado y que tenía que acudir al oncólogo. No está dispuesto a enviar mi historial de seis años al último. Ahora tengo que esperar a que lo envíen, previo pago y después enviarlos al nuevo especialista, naturalmente, por correo. Cuando reciban todo, me darán cita.


Cierto es que, a pesar de estar en MUFACE, puedo optar a la Seguridad Social, que considero mucho mejor. Tengo el recuerdo de mi cuñado, quien, más coherente que yo, optó por la sanidad pública. Lamentablemente, necesitaba una operación y no pudo esperar a que le tocara, ante una larga lista de espera. Tuvo que recurrir a la privada y le costó un dineral. Este recuerdo me mantiene en ASISA.


¿Por qué me está pasando esto? El urólogo que me atiende trabajaba antes en la clínica a la que tengo que ir ahora. Tuvo un infarto y ahora solamente trabaja en la que me hice la última resonancia. Las empresas privadas consideran que al enemigo, ni agua. Ellos no tienen servicio de oncología y los enfermos no contamos ¿Qué importa que mi tumor continué creciendo o que se forme una metástasis. La razón que el urólogo tardara un mes en anunciarme el estado inquietante de mi tumor es la siguiente: tengo que tomar un taxi para ir a la consulta; 70 euros.


Cuando pasé la resonancia expliqué el caso, y consideraba que para comunicarme los resultados, la consulta podía ser telefónica. Tomaron mi número de ASISA , para asegurarse el pago.

El urólogo consideró que podía esperar, mientras él atendía a sus clientes presenciales. ´Tenía asegurado el pago de lo mío.


Yo continúo con mi cita cotidiana: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/ y con la novela que estoy escribiendo con un amigo. Lo más grave es que el urólogo, por lo que deduzco, me ha tomado como “conejillo de indias”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Gobernar… obligación corrompida

Contemplar un mundo “sodomizado”, sin suficientes “hombres justos”…, es el mejor símbolo de autodestrucción

A EE.UU. le crecen los enanos

Venancio Rodríguez Sanz

​Para prevenir los incendios

JG Rodriguez, Cáceres

Su Proyecto de Escuela

José Morales Martín, Gerona

El “Acuerdo energético” y los problemas

Pedro García, Gerona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris