Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Djokovic   Tenistas   Comportamiento   OPEN DE AUSTRALIA  

Un buen deportista puede ser un pobre hombre

El comportamiento de Djokovic, ha sido el de un pobre hombre, egocéntrico, maleducado e insolidario con los demás
Gabriel Muñoz Cascos
lunes, 17 de enero de 2022, 08:59 h (CET)

Aunque la balanza se inclina generalmente hacia la bondad de los seres humanos, lo que aseguro en el título de mi escrito de hoy es una realidad palpable. Abundando en ello, las estadísticas bien hechas arrojan ese resultado para la mayoría de las profesiones. Hay muchos ejemplos que nos explican cómo médicos eminentísimos, ingenieros de fama y empresarios en buena posición, educadores y catequistas se van temporalmente a los lugares más pobres del mundo a prestar gratuitamente sus servicios a las personas más necesitadas. Y muchísimos misioneros que dedican toda su vida a servir a los demás, siendo la esperanza de los más desfavorecidos. 


La cara opuesta de la moneda viene dada por una minoría de deportistas de élite que se creen dioses, aunque no hayan aportado a la sociedad nada especial y presumen de las dotes físicas con las que Dios les ha favorecido. Los aficionados altenis, hemos conocido a muchos tenistas que han sido un ejemplo de educación, y solidaridad con los compañeros y, también, a unos cuantos que han sido todo lo contrario. Hago esta reflexión a propósito del comportamiento del tenista serbio, Djokovic y su “contencioso” con Australia, a propósito del Open de Tenis que comenzará el lunes 17 de enero. No voy a repetir todo lo que el tenista y su familia (especialmente su padre, que ha comparado a su hijo con Jesucristo) han liado sobre las normas que el tenista (como todos los demás participantes) deberían cumplir para participar en ese evento. 


El comportamiento de Djokovic, ha sido el de un pobre hombre, egocéntrico, maleducado e insolidario con los demás. Desde luego no es la primera vez que demuestra su grosería, poco respetoe ínfima categoría como persona. Recuerdo cómo, durante algún tiempo, a modo de gracieta (que él no hubiera aguantado ni un solo minuto), la tomó con Nadal del que se mofaba imitando unos gestos rutinarios que nuestro tenista suele hacer cuando juega. 


Como era de prever, al impresentable Djokovic, se sumaron otros “colegas” como kyrgios, a los que nunca se les ocurrió hacer gracietas con sus respectivos progenitores. Yo creo que,a este pobre hombre, aunque sea al actual número uno del mundo, se le recordará bastante más por su mal genio cuando pierde, por sus rabietas y roturas de raquetas y -sobre todo- por los bochornosos sucesos que está protagonizando.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Mercado y sociedad

Lo que hay alrededor de la vida económica

Excluyentes

De tanto excluir a los demás, se generan verdaderos monstruos

Bello como justicia electoral en llamas

'Bello como una prisión en llamas' es un libro memorable sobre un oculto episodio de la historia inglesa

Los socialistas y su mangoneo ridículo de los impuestos

El separatismo catalán y su catástasis disolvente

Solidaridad y transparencia

Nuevo “impuesto de solidaridad”: el que paga para un fin tiene derecho a conocer lo que se hace con el dinero recaudado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris