Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La buena noticia   Realidad e ilusión   2022   Esperanza   Cuesta de enero  

La cruda realidad

La buena noticia de hoy es que seguimos estando vivos y resultando útiles para nuestros semejantes, a los que podemos transmitirles esperanza y futuro
Manuel Montes Cleries
lunes, 10 de enero de 2022, 10:09 h (CET)

Apenas pasan unas horas de la noche mágica de Reyes te vuelves a enfrentar a la cruda realidad.  Es como salir de un sueño fantástico en el que todo eran risas y una reedición de esa infancia despreocupada que todos añoramos. Hemos despertado esta mañana de domingo encontrándonos con la misma retahíla de recomendaciones contradictorias para no caer victimas del maldito virus. Hemos desempolvado la tapa del ordenador y, ¡oh desgracia!, la cuenta del banco se ha quedado temblando. Nos ha llegado un recibo de la luz que cuadriplica el importe del mismo en el año pasado. La báscula se ha puesto farruca y te acusa de haber engordado tres kilos. La tensión arterial un tanto elevada y no te has quedado embarazado porque no tienes edad.


¿Qué más te puede pasar? Del año 2022 nos podemos esperar lo mejor y lo peor. Lo que se impone es no hacer cuentas a medio ni a largo plazo. Carpe Diem. Vivamos el presente el hoy por hoy. La cuesta de enero es una mandanga. Ya todos los meses están en cuesta. Así que piano piano; que quién anda piano, anda lontano.

       

Me cuesta trabajo encontrar una buena noticia que transmitirles. Pero haberlas… “haylas” Todas estas circunstancias contradictorias las podemos contar; seguimos vivitos y coleando. Andamos enmascarados y trivacunados. Mañana vamos a volver a nuestras restringidas tareas habituales del último año. A impartir clases “muy aireadas” y hablando como si tuviéramos una patata en la boca. A hacer programas de radio en los que nos tenemos que imaginar la cara del entrevistado (dado que las tenemos que hacer por teléfono) y en las que nos pisamos la palabra los unos a los otros por falta de comunicación visual. A la ilusionante catequesis de la parroquia. En una palabra. “A la nueva normalidad”.

     

El sábado hice mi primer turno del año como orientador del Teléfono de la Esperanza. Los mismos problemas de siempre. La misma transmisión de un rayo de luz en la oscuridad de muchas vidas. La posibilidad de  poder ejercer la escucha activa con personas de todas las regiones y todas las edades de nuestro país, te ayuda a comprender que tus problemas no son tan terribles como aparentan. La existencia del Teléfono de la Esperanza es siempre una buena noticia.

    

Repito: La buena noticia de hoy es que seguimos estando vivos y resultando útiles para nuestros semejantes, a los que podemos transmitirles esperanza y futuro. Aunque sea por teléfono.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

De monarcas y abortistas

Resulta muy preocupante el deterioro de las instituciones del Estado

El escándalo de la uniformidad de pensamiento

Todos votando a favor de ideas y proyectos en los que muchos no creen

Yo aborto o nosotros abortamos

El hombre, actor necesario debería presentar su opinión y ser parte necesaria para la toma de decisión de abortar

Emergencias fugaces…, reiterativas

Con frecuencia nos escapamos del tiesto constitutivo

Jordi Juan, de La Vanguardia, avergüenza a todos los españoles

El periódico catalán, en plena decadencia, se ha convertido en un panfleto más al servicio de una izquierda separatista, que ya no sabe qué hacer para acabar con el Estado español
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris