Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Conquista de América   España   Corona   Papa Francisco   Joe Biden   López Obrador  

Zapatero a tus zapatos

Los hispanos nos podemos sentir orgullosos de la espléndida mezcla de razas que hoy puebla la zona donde reinó la Corona española
Manuel Villegas
jueves, 14 de octubre de 2021, 09:14 h (CET)

Plinio El Viejo, en su Historia Natural refiere un hecho que bien podemos aplicarlo a múltiples ocasiones de la vida, sobre todo cuando algún sabelotodo se atreve a pontificar sobre algo que desconoce con tanta contundencia que parece que es un experto en el asunto del que se trate. Nos narra que. allá por el siglo IV a.C., Apeles, posiblemente el mejor pintor que haya existido en la Grecia Clásica, buscando la perfección en los cuadros que pintaba, los exponía en el ágora y él se ocultaba cerca, para oír los comentarios que hacían los transeúntes.

        

En cierta ocasión, un zapatero observó que la correa de una de las sandalias que calzaba la figura de la pintura tenía un defecto, y así lo manifestó en voz alta. Apeles, entendió que el que hablaba conocía su oficio, así que la corrigió. Al día siguiente se repitió la escena y el zapatero ufano de que le hubiese hecho caso, se atrevió a hacer observaciones sobe la forma de la pierna. Apeles enfadado, salió de su escondite y le dijo: “sutor sutoribus tuis” (la diría en griego pero la frase más usada es la latina), o sea: “zapatero a tus zapatos”, manifestándole así que solo hablase de lo que entendía y no opinase cerca de lo que desconocía.

         

Este dicho se mantiene hoy para indicar a alguien que no tiene que “meterse en camisa de once varas” o sea, inmiscuirse en lo que no le incumbe o no le importa. Mi hermano tiene otro dicho más certero y contundente: “Quien no entiende una cosa, que se calle”. Si todo el mundo obrase así y solo hablase de los que sabe, la cantidad de disgustos, discusiones rencores y malquerencias que podríamos evitarnos serían innúmeros.

        

¿Cuántos toreros hablan desde la barrera diciéndole al maestro cómo ha de entrarle al toro y cómo tiene que dar los pases? ¿Cuántos aficionados al futbol, desde las gradas, les aleccionan a los jugadores por dónde han de llevar la pelota para que le salga bien la jugada? ¿Cuántos hay que son aprendices de todo y maestros de nada? Incontables como la arena del mar

         

¿A qué viene este extenso exordio? A la estupefacción e indignación que me produce oír los despropósitos que personas tan representativas de la Sociedad, como pueden ser el Papa,el Presidente de Méjico Andrés Manuel López Obrador o Joe Biden,han manifestado sobre el descubrimiento y la posterior civilización que los españoles llevaron a cabo en las tierras de  ambas américas: la el Norte y la del Sur.

         

Bien digo civilización, que no colonización. No es momento de hacer un recuento de las Universidades, Colegios Mayores y Centros de estudio que fueron fundados por los españoles, mucho antes que en Europa se creasen Universidades. Como ejemplo nos basta decir que la primeraUniversidad española se erigió enSanto Domingo en 1538.

         

La de Harvard es la más antigua de los EE. UU se erigió en 1636, o sea casi un siglo después de la que hemo mencionado, y es la más veterana de ese país.

         

Los portugueses no fundaron ninguna universidad  porque desconfiaban de crear una élite local educada que pudiera desafiar su autoridad, a pesar de que su colonización comenzó con el tratado de Tordesillas del 22 de abril de 1529. Los españoles iban a evangelizar y a dar a conocer el Cristianismo, así que no tenían miedo a que los nuevos hispanos estuviesen a la altura de ellos en cuanto a conocimientossuperiores.

         

Leamos lo que dice textualmente Charles Fletcher Lummis en The Spanish Pioneers:

"Si no hubiera existido España hace cuatrocientos años, no existirían hoy los Estados Unidos…Porque creo que todo joven sajón-americano ama la justicia y admira el heroísmo tanto como yo, me he decidido a escribir este libro. La razón de que no hayamos hecho justicia a los exploradores españoles es sencillamente porque hemos sido mal informados. Su historia no tiene paralelo…

Amamos la valentía, y la exploración de las Américas por los españoles fue la más grande,la más larga y la más maravillosa serie de proezas que registra la Historia…”

         

Entre los siglosXVI y XIX -esto es, durante más de 400 año- la corona española gobernaba en casi todo el continente americano.Y pese a lo prolongado de ese dominio, la presencia española en los actualesEstados Unidos y Canadá ha caído en un extraño –no por ello menos lamentable-olvido. Un olvido especialmente notable entre los propios españoles, que desconocen la inmensa huella de nuestros antepasados en aquellas tierras.

         

Olvido porque la grandeza del descubrimiento, civilización y aculturación no tiene parangón en la Historia de las Humanidad. La única que podría comparársele sería la romana, pero comparar civilizaciones llevadas a cabo con más de 1500 años de indiferencia es un anacronismo que ningún historiador que se precie debe de permitirse.

         

Olvido porque a las demás naciones les rechinaban los dientes al no poder soportar que España fuese la dueña del Orbe, y por ello la cubrieron de inmundicias con la Leyenda Negra.

            

Las posesiones españolas se extendían desde Alaska, donde aún se conservan algunos topónimos hispanos, los más septentrionales del planeta hasta la Patagonia. los territorios españoles comprendían más de la mitad del actual Estados Unidos. Los contemporáneos estados norteamericanos deCalifornia, Nevada, Colorado, Utah, Nuevo México, Arizona, Texas, Oregón, Washington, Idaho, Montana, Wyoming, Kansas, Oklahoma, Luisiana, Florida, Alabama, Misisipi y Alaskaestaban regidos por la Corona española.

         

Pues bien, a pesar de todo ello y de la evangelización llevada a cabo por los frailes españoles, especialmente franciscanos y jesuitas, el Papa Francisco se ha permitido el lujo de pedir perdón por los pecados cometidos por la Iglesia Católica durante la evangelización de Méjico.

         

Bueno, vamos a ver, los componentes de la Iglesia Católica que llevaron a cabo el descubrimiento, la evangelización y aculturación de las tierras descubiertas fueron españoles, así que de forma muy ladina, pide perdón por los pecados cometidos por los españoles.

         

Este hombre puede que sea el mejor teólogo de toda la cristiandad pero adolece de conocimientos históricos, si habla de buena fe, en caso contrario es maldad manifiesta. Es descendiente de italianos que llegaron a Argentina cuando la conquista y civilización hispana estaba más que asentada allí, así que en la dura tarea de la ocupación los italianos no participaron ni por asomo.

         

Hoy gracias a España, el mayor caladero de vocaciones a la vida religiosa se encuentra en Hispanoamérica. En España estamos recibiendo monjas y sacerdotes procedentes de esas tierras que vienen a devolvernos lo que hace cinco siglos les llevamos y tanta falta nos hace. Gracias a los españoles hoy rezan a Jesucristo y a María Santísima en español millones de almas. ¿Tenemos que pedir perdón por eso? ¿Tenemos que arrepentirnos por las Reducciones del Paraguay que fundaron los hermanos en religión de Francisco? ¿Deberemos de darnos golpes de pecho por haber llevado la religión y los conocimientos vigentes en Europa  a partir del siglo XV en adelante?

         

Que alguno de sus asesores, debe de tener muchos, le informe de lo que fueron las Leyes de Indias y de cómo quería Isabel la Católica que se tratase a los nuevos españoles (así los consideraba ella) de allende los mares. Que se interese por todas las leyes que promulgaron los monarcas españoles para el buen gobierno de los hispanos que habitaban al otro lado del Atlántico

            

Que conste que soy cristiano, católico y apostólico, lo de romano, conociendo los derroteros de este papa, mejor no tocarlo

         

El cantamañanas Presidente de Méjico, Andrés López Obrador uniéndose a la corriente antiespañola que tan en boga está, se ha incorporado a este movimiento contra España. Esta persona no tiene motivo alguno para erigirse en defensor de los mexicas ya que es mejicano de tercera generación, pues su abuelo emigró desde Ampuero para “hacer las américas”, a principios del siglo XX, así que qué motivos tiene para promocionarse como defensor de los aztecas de hace 500 años

         

¿Sabe este hombre lo que hacían los aztecas con los prisioneros que tomaban en sus batallas? Que alguno de sus asesores lo ilustre y así conocerá la extrema crueldad que utilizaban con los vencidos a los que en ceremonias sangrientas les extraían el corazón, que los sacerdotes se comían aún palpitante, y el cuerpo, moribundo todavía, era despellejado y su carne ofrecida en un banquete de antropofagia a los amigos de los sacerdotes.

         

Y nos viene el corto de mente de Joe Bidem y nos dice que "para los nativos americanos, la exploración occidental marcó el comienzo de una ola de devastación, protagonizada por la violencia perpetrada contra las comunidades nativas, el desplazamiento y robo de tierras tribales, y la introducción y propagación de enfermedades, entre otras muchas cosas".

         

“Justicia Señor, pero por mi casa no”, ¿sabe este mentecato que los indios de América del Norte fueron exterminados por sus antepasados. El  Ejército de Estados Unidos se curtió en cien años de guerras de aniquilación contra los pueblos indios, hasta consumar el primer genocidio planificado de la historia. Baste recordar la afirmación del general Philip Sheridan, en 1875, de que “el único indio bueno es el indio muerto”.

            

Fue una eliminación casi completa, y a los pocos indios que quedaron los encerraron en las reservas donde los mantienen aletargados por el alcohol y las drogas. ¿Qué mestizaje se produjo entre los anglosajones y los nativos de la parte de EE. UU dominada por ellos?

         

Los hispanos nos podemos sentir orgullosos de la espléndida mezcla de razas que hoy puebla la zona donde reinó la Corona española.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Los Planetas de la literatura y las finanzas van cogidos de las manos

Mientras desde un balcón Thomas Mann lee La montaña mágica, mientras por el fondo parece sonar el bolero de Ravel

​Es urgente retornar a la prosperidad y el orden pre-sanchista

El mismo 40º congreso del PSOE, no ha resultado, como se esperaba por todos, un paseo de rosas para el señor Sánchez

La tesis

Este fin de semana he asistido a la lectura de una tesis doctoral de un familiar mío. El acto se celebró en una de las universidades de la periferia madrileña

Los recuerdos enseñan los accesos

La prioridad es entenderse para avivar la cohesión social, que es lo que nos armoniza

¿Qué podemos hacer en tiempo de crisis?

”Tu fe te ha salvado, ve en paz”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris