Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Memoria   memoria histórica   Pasado   Aniversario   victoria   Centenario  

​809 años de la batalla de las Navas de Tolosa

La situación de nuestro país no ha cambiado, incluso ha empeorado, y hay empeñados en ir haciendo desaparecer nuestra historia, nuestra memoria
Francisco Rodríguez
martes, 3 de agosto de 2021, 09:05 h (CET)

El 29 de junio del 2012 escribí un artículo sobre los ochocientos años de la batalla de las Navas de Tolosa. Vuelvo a enviar el mismo artículo porque la situación de nuestro país no ha cambiado, incluso ha empeorado, y hay empeñados en ir haciendo desaparecer nuestra historia, nuestra memoria.


Recordar una de nuestras mejores historias cada cien años, máxime cuando los niños no la conocen en la escuela, me parece fatal. Menos mal que hasta ahora en Granada celebramos el dos de enero de cada año el día de la toma, aunque cada vez con más contradictores.


Este es el artículo de hace nueve años:


800 años de la batalla de las Navas de Tolosa


Una nación existe si las personas que la forman tienen un pasado común y un proyecto de futuro juntos. Si el pasado común se desdibuja, se omite o se silencia, el futuro se rompe, se fracciona, en proyectos de vida insolidarios y enfrentados. Lo mismo pasa si se trata de una realidad más amplia. Europa podrá ser una comunidad estable si su proyecto de futuro está cimentado en una historia común, en unos valores compartidos, en encuentros y desencuentros vividos y superados.

Pero al mismo tiempo que tratamos de formar una realidad supranacional llamada Europa, nuestra vieja nación se descompone en taifas que olvidan el largo proceso que los llevó a una grandeza, que parece avergonzarnos hoy.


En mi lejanísima etapa de colegial recuerdo las clases de Historia de España en las que se nos hablaba del esfuerzo de los castellanos, vascos, leoneses, navarros, aragoneses o catalanes, por recuperar la península del dominio de los musulmanes que pretendieron conquistar Europa.

En la larga marcha que empezó en Covadonga se fueron produciendo avances y retrocesos. Cuando desapareció gran caudillo Almanzor, el victorioso, el califato cordobés se fraccionó en un mosaico de pequeños reinos, que diversos pueblos africanos pretendieron unificar para luchar contra los reinos cristianos que habían ido surgiendo en el norte.


El próximo 16 de julio se cumplirán 800 años de la batalla de las Navas de Tolosa, en la que la actuación de Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón, López de Haro de Vizcaya, Sancho VII de Navarra, conjuntados por los buenos oficios del Arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada, obtuvieron una decisiva victoria contra el imperio almohade de Miramamolín.


A los españoles de hoy no parece importarnos demasiado aquella batalla, que forzó el paso de Despeñaperros y abrió las puertas de Andalucía para acciones posteriores como la conquista de Córdoba en 1236 por Fernando III, Sevilla, Jaén, el Estrecho, hasta dejar reducido el poder musulmán al reino de Granada, que se mantuvo hasta 1492.


La batalla de las Navas de Tolosa, orquestada como Cruzada por Roma, animó a otros ejércitos de Europa a sumarse a la operación militar, aunque desistieron de continuar, con lo que la victoria fue enteramente española. El gigantesco rey de Navarra Sancho VII arremetió contra la tienda de Miramamolín, rodeada de esclavos negros encadenados, rotas las cadenas, éstas pasaron a formar el escudo de Navarra donde continúan.


En la antigua carretera de Madrid a Andalucía, a su paso por el pueblo llamado La Carolina, hay un monumento a esta batalla con todos los reyes y el arzobispo que tomaron parte en ella y delante una estatua del providencial pastor Martin Halaja, que señaló el camino a las tropas para sorprender a los almohades.


Cuando los españoles son capaces de concertarse para conseguir un fin, llega la victoria, pero si se enzarzan en disputas estériles, entonces dinásticas, hoy partidistas o separatistas, nada prospera ni se realiza.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Ministros al cadalso, de Defensa y de la Presidencia

En beneficio del sistema, Robles y Bolaños deben salir del Gobierno. Dimitidos o cesados

Irene Montero hace más difícil ser mujer

La ministra quería volver a casa «sola y borracha», continuó con su credo de falsa igualdad, pero sigue sin saber que la regla de metro tiene cien centímetros y diez decímetros

​Sobre militares y poder político

Los gobiernos neonazis proliferaron en Latinoamérica bajo impulso de la guerra fría

Un mundo divido en bloques irreconciliables va a la ruina

Recemos por la paz sin descanso y pidamos inteligencia para elegir a nuestros gobernantes

Expropiar un poco a los expropiadores

Redistribuir la riqueza es acabar con el saqueo contra el 90% de la población
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris