Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Comunicación positiva  

El salto de Ángel

Francisco J. Caparrós
martes, 24 de febrero de 2015, 08:15 h (CET)
Lo mejor que se puede decir del catedrático Gabilondo, elegido recientemente como candidato a presidir la Comunidad de Madrid por la Comisión Federal de Listas del Partido Socialista, es que no parece un político. Al menos, no se comporta como tal. Escuchándole, hablando sosegado y sin despotricar contra sus adversarios sino destacando de cada uno aquello que más le cautiva, se deduce fácilmente porqué no está afiliado a ese partido ni a ningún otro.

Para político al uso o convencional no vale cualquiera. Cuando es necesario, hay que echar pestes contra todo aquel que ponga en un brete aquellas expectativas que a uno le tornan en un ser vulnerable. Lo hemos visto estos días, en especial con algunos aspirantes a candidatos, que en cuanto sus adversarios destacan en positivo por algo que no saben neutralizar de otra forma, lo normal para ellos es desacreditarlos en cuanto pueden.

Ignoro si el profesor Gabilondo podrá soportar la presión de tanto cernícalo sin escrúpulos como deambula en el mundo de la política. Si no se espabila y endurece su discurso, me da que va a darse un planchazo de aúpa. En dos meses largos, que son grosso modo el tiempo que falta para los comicios de mayo, no sé si tendrá suficiente tiempo para radicalizarse, al menos lo suficiente como para poder llegar a un espectro mucho más amplio de la población que el que abarca hasta ahora.

Coincido con su hermano Iñaki, también, en que hay que tener valor para hacer lo que ha hecho el filósofo. De las cenizas de un Psoe desgajado, está claro, no había Fénix de la que echar mano con garantías de renacer y hacer revivir a un partido seriamente herido. Eso lo sabía Pedro Sánchez, pero también la Comisión Federal que lo ha nombrado por abrumadora mayoría. Esperemos que por su bien, no se hayan equivocado.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El miedo y la mentira

Aquellos que utilizan la mentira para “gobernarnos” se sirven del miedo con que previamente nos han inundado

​Trompetas de venganza contra Fernández Mañueco

No es justo que gente de valía como Begoña Villacís, Edmundo Bal, Verónica Casado, Carlota Amigo o Paco Igea puedan acabar su carrera política por montarse en el caballo equivocado

La España fragmentada

Los políticos aventureros pasarán, porque comer y dar de comer según sus intereses es fácil, lo difícil es ser hombre de estado

​Los nacidos en los 50

Nuestra generación ha vivido y presenciado mucho más que ninguna otra en cada dimensión de la vida

Las macrofechorías de un macrogobierno

¿Dónde está la justa distribución de todos los recursos para que todos los españoles seamos iguales?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris