Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Entrevista   Literatura   Franquismo  

Benjamín Prado: "En la Segunda República se realizó un gran esfuerzo para que las mujeres adquiriesen derechos que no tenían. Cuando llegó la Dictadura todo eso se acabó"

A Benjamín Prado, poeta y novelista, le podemos escuchar cada lunes y viernes en el programa ‘La Ventana’ de la Cadena SER, donde se ocupa de la literatura y de los libros
Herme Cerezo
jueves, 24 de diciembre de 2020, 12:29 h (CET)

La entrevista con Benjamín Prado tuvo lugar el mismo día en que se anunció la noticia del fallecimiento de John Lecarré, para el que el escritor madrileño tuvo unas palabras de recuerdo: «Aunque no soy muy aficionado a este tipo de literatura, he leído sus novelas y me gustaron mucho.

Lecarré afirmaba ser diplomático, pero seguro que era un espía». A Benjamín Prado, poeta y novelista, le podemos escuchar cada lunes y viernes en el programa ‘La Ventana’ de la Cadena SER, donde se ocupa de la literatura y de los libros. Se nota que los adora, lee y colecciona. También los escribe. Justo ahora acaba de publicar su nueva novela, ‘Todo lo carga el diablo’, editada por Alfaguara, una historia protagonizada por su «detective literario», Juan Urbano, que recibe el encargo de seguir el rastro de las dos primeras españolas que participaron en los Juegos Olímpicos de 1936 y de una tercera, que desapareció en tiempos de la Dictadura. Estas mujeres estudiaron y vivieron el Madrid de la Segunda República. Al acabar la Guerra Civil, su mundo deportivo fue sustituido por la casta gimnasia de la Sección Femenina y sus nombres quedaron proscritos. No importaba que fueran de izquierdas o de derechas. Les aplicaron el mismo rasero. La conversación con Benjamín Prado tuvo lugar a través del teléfono, cumpliendo el nuevo ritual de entrevistas impuesto por el covid-19.
Prado, Benjamin red

Benjamín, la verdad es que ‘Todo lo carga el diablo’ es una novela que engancha, que se resiste a dejar de ser leída.

Me alegra oír eso. Más allá de las valoraciones literarias o históricas, lo que más me gusta es que me digan que se lo han pasado bomba con el libro o que no podían dejar de leerlo. Para mí el lector ideal es el lector con ojeras, ese que pierde horas de sueño porque le apasiona lo que está leyendo.

Esta es una novela temporalmente larga, aunque comienza en los tiempos de la Segunda República.
A veces veo con sorpresa que la gente dice que se trata de una novela de los años treinta. Y eso es verdad, pero también lo es que abarca un espacio de tiempo mucho más grande y llega hasta nuestros días. En este caso el escritor corre el riesgo de contar menos de lo que debiera sobre determinadas épocas y de que la trama pierda verosimilitud por su extensión. Para mantener a los lectores atentos e intrigados he tenido que utilizar recursos propios de la novela negra, un género del que creo que este libro bebe bastante.

¿Hubo alguna imagen que desencadenó la escritura de ‘Todo lo carga el diablo’?
Curiosamente eso no me lo han preguntado nunca. Y justo fue una imagen la que dio origen a todo. Es la de la portada, donde aparece la figura de Margot Moles, a la que el dibujante le puso la cabeza de María Teresa León. Yo vi esa foto y me leí una biografía de Margot. A partir de ahí, empecé a pensar. Cuando escribo una novela me gusta aprender cosas y, aunque de la Segunda República sabía bastante, de deportistas de entonces no conocía nada. Me pregunté cómo habría sido su vida y rápidamente descubrí que Margot Moles había sido la primera española en participar en una olimpiada, la de invierno de 1936, la de Hitler, y que la había acompañado Ernestina Maenza, que estaba casada con un famoso dibujante, Enrique Herreros, próximo a la generación de Miguel Mihura y Jardiel Poncela, y de la que no se sabía mucho más.

Hasta ahí todo parece normal, pero a estas mujeres pioneras, de repente, las apartaron y las cubrieron con el manto del olvido.
Fui a ver un documental que Javier Rioyo había rodado sobre Enrique Herreros. Tras verlo, le telefoneé para decirle que no hablaba de su mujer. Me contó que la familia de Herreros no le habría dado permiso para rodarlo, si ella aparecía. Así que entonces pensé lo que cualquier novelista: si no quieren que cuentes algo es porque ahí hay una buena historia. Y me puse a indagar para saber qué había ocurrido con aquellas dos mujeres. Luego me enteré de que Margot fue una mujer comprometida, que se alineó enseguida en el bando republicano, y por ahí podía entender su desaparición. Sin embargo, Ernestina era de derechas y partidaria de los sublevados, ¿por qué la habían proscrito a ella también? ¿Por qué en su esquela no aparecía el nombre de su marido, ni el de su hijo? A raíz de estas dudas surgió la novela.

Cuentas en el libro que, hasta 1962 las mujeres no practicaron deporte durante la Dictadura. Sin embargo, la Sección Femenina en algunos deportes, como el balonmano, se mostró muy activa, tanto en hombres como en mujeres. Me llama la atención que el balonmano se basa en correr, saltar y lanzar al igual que el atletismo, donde se corre, se salta y se lanza. Un sinsentido.
Yo jugué al balonmano durante once años como portero. Entrenaba con Cecilio Alonso y con Uría en el Colegio Virgen de Europa y desconocía ese detalle. Pero creo que la Sección Femenina fomentaba los bailes regionales y la práctica del deporte les parecía algo descocado, sin olvidar que algunas eminencias como Marañón afirmaban que era malo para la concepción, que era el destino final de las mujeres según su criterio. Hay que ver cómo recurrían a supuestos argumentos científicos para justificar sus ideas y convertir a la mujer en un ser gregario, de segunda división, cuya única misión era tener hijos. Durante la Segunda República se realizó un gran esfuerzo para que las mujeres adquirieran derechos que no tenían, entre ellos el del voto, y cuando llegó la Dictadura todo eso se acabó. El deporte femenino también.

En ‘Todo lo carga el diablo’ a Margot Moles y a Ernestina Maenza hay que sumarle una tercera protagonista: Caridad Santafé.
Cuando empecé con esta historia creí que reconstruir la vida de Ernestina Maenza resultaría difícil, porque no se sabía casi nada de ella. Esta novela tiene un personaje de ficción completo, que es Caridad Santafé y, como novelista, se me juzgará por ello. Pero no hay que olvidar que el perfil de Ernestina es casi inventado también, ya que tiene un quince por ciento de realidad, un cuarenta por ciento fácilmente deducible y el resto es pura creación.

Margot, Ernestina y Caridad coincidieron en la Residencia de Señoritas de la Institución Libre de Enseñanza, rebautizada tras la Guerra Civil como Colegio Mayor Teresa de Jesús y regida por la Sección Femenina, ¿cuál fue el nuevo cometido del centro?
Lo convirtieron en un instituto, el Ramiro de Maeztu, donde daban clases, pero con las nuevas consignas de la Formación del Espíritu Nacional. La bestia negra de cualquier dictadura es la cultura y la educación, porque los dictadores no quieren educar sino adoctrinar. Poco a poco, el franquismo fue asumiendo todas las instituciones republicanas para convertirlas en otra cosa. En este país ha sido imposible lograr un pacto educativo a lo largo de la democracia. Después de cada cambio de gobierno ha habido también un cambio de ley de educación. Si esto ocurre en una democracia, ¿qué no haría una dictadura en su propio beneficio?

Además del puro entretenimiento y del aprendizaje, ¿qué otras conclusiones pueden sacar los lectores de esta novela?
Creo que leer una novela como esta puede servir para que la gente compare lo que teníamos con lo que tenemos ahora. Mucho se perdió durante la Guerra Civil y mucho se ganó con la Transición, una época con la que yo guardo ciertas distancias, como ya expliqué en ‘Operación Gladio’. La Transición tuvo perdedores con los que creo que no se ha sido justo, pero lo más triste es que hoy todavía quedan cuatro desalmados, que sienten nostalgia de un régimen perverso como el franquismo.

Siempre me ha llamado la atención cómo la gente que vivía en 1936 no vio venir el golpe de estado. Me cuesta mucho creer que nadie se diera cuenta de nada, ¿en verdad fueron tan ingenuos?
Como se comenta en otra parte de la novela, la felicidad es una forma de ceguera. Cuando todo va bien y uno se siente orgulloso de su país, y la gente comenzaba a sentirse así en la Segunda República, llegó la Dictadura y durante cuarenta años el español se convirtió en un ser acomplejado. La Dictadura solo aportó ignorancia, analfabetismo y un retraso bestial. Independientemente de ello, creo que muchas veces, cuando ves venir al lobo, finges que no lo ves. Recientemente hemos tenido el ejemplo de la pandemia. Cuando se detectó su aparición en China y pasó a Italia la gente pensaba que aquí no iba a llegar, sin disponer de una base científica en la que apoyarse.

Los franquistas quemaban libros para erradicar las ideas «que sirvieron para corromper y engañar a la juventud», como leemos en el capítulo 18 de la novela. ¿Estos actos inquisitoriales, de los que antes no se hablaba tanto, fueron muy frecuentes en España?
Todas las dictaduras queman libros. Hay muchas fotos de eso. En España no es que las cosas se oculten, sino que la gente no quiere hablar de ellas. Venimos de una larga Dictadura y los que ya tenemos una cierta edad sabemos que, en las casas cuando no había nadie delante, tampoco se nombraban estos temas. Siempre alguien te mandaba callar. Había muchísimo miedo, porque estamos hablando de un criminal desalmado como Franco. Y ese «calla, calla» y ese «no te metas en política» han dejado un poso, una idiosincrasia, que no es una forma natural de comportarse, sino la que nos han inculcado.

A Margot Moles y a Ernestina Maenza les privaron de su expediente deportivo del mismo modo que rompieron las partidas de nacimiento de otras personas. No se conformaban con su exterminio físico, también querían borrar su existencia.
Franco era un genocida y su régimen lo fue también. Lo conté en ‘Mala gente que camina’. Ellos querían exterminar, pero hace falta ser cretinos para pensar que puedes suprimir una idea. Puedes matar a la gente, pero no la idea. Vallejo Nájera creía que se podía extirpar el socialismo de la cabeza de las personas, matando a los padres y reeducando a los hijos. Por eso robaban niños y los educaban bajo su doctrina, en la creencia de que así acababan con las ideologías. Como decía Jardiel Poncela, pensaban que el buen régimen era aquel en el que todo lo que no fuera obligatorio estuviera prohibido. El franquismo trató de borrar de la faz de la tierra a todas aquellas personas que no eran afines a sus postulados, entre ellas las deportistas. Lo que sucede es que una dictadura es mala incluso para los que la apoyan, exceptuando a los grandes jefes. Y eso fue lo que le ocurrió a Ernestina Maenza que, por razones de tipo moral impuestas por la Dictadura, acabó tan olvidada y proscrita como su amiga Margot Moles.

Una de las protagonistas de la novela desaparece en un momento determinado sin dejar rastro. ¿Era fácil hacer que una persona desapareciera durante la Dictadura?
Absolutamente, los hospitales psiquiátricos, las casas de locos como las llamaban ellos, acabaron como cárceles. Si alguien deseaba librarse de una mujer que no le gustaba, la declaraban moralmente enferma, la internaban y se olvidaban de ella. Una dictadura es un régimen corrupto en el que, cuando desaparecen los derechos, aparecen los abusos. Y los hubo de todo tipo.

‘Todo lo carga el diablo’ habla también de la historia de amor entre Juan Urbano e Isabel Escandón. Pero poco a poco, ella le come la tostada a Juan y llegará a convertirse en pieza fundamental de la investigación.
Sí, aquí empieza esta relación amorosa y lo que comentas de Isabel Escandón está perfectamente visto. Antes de sentarme a escribir, he de saber todo lo que va a ocurrir. La narración no ha de guardar secretos para mí. Pero lo más divertido es lo que te surge sobre la marcha mientras escribes. De repente piensas «y si…» Y entonces aparece lo que más me gusta de la novela. Como la narración habla de mujeres extraordinarias, que vivieron un mundo hostil, me pareció oportuno que en la novela sucediese lo mismo. Y así Isabel le va robando plano a Juan y algunos de los descubrimientos más relevantes son suyos.

Hasta este momento no te he preguntado cómo se te ocurrió el título: ‘Todo lo carga el diablo’.
Creo que el título explica muy bien la historia. La gente no quería ver lo que se avecinaba y quizá hasta el optimismo lo carga el diablo. Todo lo que parece producir felicidad guarda cosas ocultas y siempre hay que estar vigilante, especialmente en los momentos de bienestar, cuando tendemos a relajarnos, porque nos cascan una crisis que nos deja hechos polvo durante diez años. No podemos olvidar que el mundo es muy grande, pero está en muy pocas manos, unas manos que cortan el bacalao y siempre quieren más. Vivimos un mundo donde los que roban son los ricos, no los pobres, que sería lo más lógico. El que lo tiene todo quiere más.

Hay un último aspecto que no me gustaría dejar en el tintero: el papel de los laboratorios farmacéuticos en la novela, otro núcleo de corrupción más, donde lo importante es el negocio.

Es muy divertido ver todo lo que se cuenta en la novela acerca de los medicamentos de los años treinta o cuarenta. Lo curaban todo y explican perfectamente cómo la industria farmacológica se fue adaptando a las necesidades inmediatas. En la posguerra y según el momento crearon antiparasitarios, analgésicos, antidepresivos, antibióticos… Y con ello se convirtieron en multimillonarios, igual que ocurrirá ahora cuando aparezca la vacuna contra el covid.

Acabamos con una frase del capítulo 22: «A veces uno tiene la perturbadora sensación de que en la historia de España nada más que cambian los nombres y las fechas, pero el resto siempre es igual, excepto cuando evoluciona para llegar a ser aún mucho peor».
Esa es la verdad de un pesimista. Yo no soy Juan Urbano, soy más optimista que él, y esas frases son suyas, no mías. Benedetti diría que soy un pesimista mal informado y, seguramente, tendría razón. Pero es imposible vivir sin la idea de una cierta esperanza, sin creer que las cosas pueden ir a mejor y que la gente no es mala por naturaleza. Me costaría mucho levantarme por las mañanas y no pensar eso. Este país ha cambiado mucho, pero las cosas han de seguir mejorando todavía. 

PORTADA BENJAMIN PRADO RED

Imágenes cedidas por la editorial.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Leyendas del Bosque Azul, de la escritora de fantasía Leslie G., participante en los Premios Caligrama desde 2019

​El viaje es narrado de forma dinámica, sin aburrir al lector, en capítulos que se intercalan con lo que va sucediendo en el tiempo actual

Los Pazos de Ulloa, de Emilia Pardo Bazán. Alianza Editorial

Narración esplendida, magistral y dura historia que impacta por su fuerza en el lector que puede en ciertos espacios quedar sumamente impresionado

Gaia Jiménez, la escritora que prefiere definirse a través de las horas que pasa escribiendo

​Según la crítica, Gaia Jiménez ha sido capaz de tratar temas que están bastante invisibilizados

Eduardo Halfon. Canción. Libros del Asteroide

Crea una línea argumental en la que describe las vicisitudes de su propia vida

Jesús Carrasco: "En ‘Llévame a casa’ suceden montones de pequeños movimientos y heroicidades. Es una novela doméstica y cotidiana"

Entrevista al escritor Jesús Carrasco
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris