Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Pensamiento   El segmento de plata  

​Sal y luz

“Luz para alumbrar a las naciones”
Manuel Montes Cleries
jueves, 6 de febrero de 2020, 08:20 h (CET)

A lo largo de aquel fin de semana que transformó mi vida y que me puso en “el inicio de la búsqueda del camino de la fe”, una serie de ideas fuerza martillearon constantemente mi conciencia. Entre ellas destacó el papel de los cristianos como “Sal y luz de la tierra”.Los que venimos de la catequesis de “no hagas esto, ni lo otro, ni lo otro”, una religiosidad basada en eliminar lo negativo, el encuentro con un cristianismo activo, de búsqueda de las Bienaventuranzas a través del camino de las Obras de Misericordia, nos iluminó en una pauta a seguir que te hace pasar de una actitud de espectador amedrentado a un papel de actor ilusionado.

Ser sal que sale y luz que ilumine es muy difícil. La sal idónea es aquella que hace su “trabajo” de forma humilde, desaparece entre el resto de los alimentos, pero da sabor, hace sabrosa la vida. Es económica pero imprescindible. La luz que se agradece es aquella que proyecta el foco hacia los demás, no deslumbra, alumbra, ilumina, es como la linterna del acomodador que te acompaña en la oscuridad para indicarte el camino y llevarte a un sitio seguro.

Esta luz lleva alumbrando a las naciones desde hace más de veinte siglos. Algunos de sus portadores nos equivocamos cuando la queremos hacer nuestra. Somos solo la bombilla que necesita de la “central eléctrica” que se encuentra en la puesta en práctica de los evangelios.

A veces nos pasamos con la sal. La queremos encerrar en saleros brillantes pero con los agujeros cegados por el “yoismo”. La utilizamos con exceso cuando queremos imponer, no exponer nuestras ideas. Cuando presentamos a Jesús “ante las naciones” lo llenamos de parafernalia y aires de superioridad que deslumbran y no acompañan que te hacen subir la tensión emocional en vez de dar paz a tu vida.

Tenemos grandes ejemplos de esta forma de vivir. A veces los tenemos cerca y no los valoramos. Yo agradezco a aquellos que en su día abrieron las puertas de mi cristianismo a otras posibilidades. Aquellos que me enseñaron a intentar ser (con algún provecho) sal que de sabor y luz que ilumine.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Disarmonía incongruente

Necesitamos abandonar el seguidismo de las necias intemperancias para reivindicar con ahínco la presencia ilusionada de las personas con las mentalidades abiertas

Política de máscaras venecianas

El pueblo no quiere tierras; desea convivencia, vivir sin puertas, sin vividores, sin consejeros serviles, sin mercenarios baratos…

​Cómo saber si eres idiota

Expondré en este artículo unas sencillas fórmulas, interrogantes que fácilmente nos podemos hacer y contestar, para descubrir si somos normales o somos como la mayoría

Fortalecerse

Afianzarse como familia irradia un horizonte despejado, al saber acompasarse y acompañarse, de vivos tonos y timbres, para no morir de frío y poder florecer desvivido por vivir

​Los números cantan

Se impone, a estas alturas, definir con claridad, qué es lo que de verdad queremos conseguir los gitanos españoles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris