Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Religión   Cristianismo  

La misa del "pollito"

​Aún recuerdo alguna de aquellas misas del “Gallo” de mi infancia.
Manuel Montes Cleries
jueves, 26 de diciembre de 2019, 08:23 h (CET)

Especialmente hoy viene a mi memoria una Nochebuena de los cincuenta en la que mi familia buscaba acomodo y lo encontró en una casa del rincón de la Victoria. Por circunstancias que no vienen al caso no teníamos un domicilio definitivo. Aquella época anduvimos de “Poncio a Pilatos”, hasta que meses después encontramos una casita mata en la calle Ecuador.

Esa Nochebuena (creo que era la de 1953) decidimos ir a la Misa del Gallo del Rincón de la Victoria. El párroco atendía a diversos pueblos y no contaba con el vehículo adecuado. Apareció por el templo después de las dos de la madrugada cuando los feligreses ya habían agotado los villancicos, el aguardiente y la paciencia. Solo recuerdo que me quedé dormido. A aquel “gallo” le habían salido espolones y se había hecho un viejo.

Esta Nochebuena pasada se ha celebrado en un centro malagueño, en el que cuidan a mayores, lo que uno de los celebrantes (han participado varios) ha denominado como la “Misa del Pollito”; por lo temprano de la hora, (seis de la tarde). En el Convento de mis monjas-vecinas –la comunidad cisterciense- hace años que se celebra a las ocho de la tarde cuando ya “el pollito” está galleando. Y tan ricamente.

No es cuestión de horas. El Espíritu es intemporal y se hace presente en el momento en que lo invocamos. Lo hizo aquella noche en el Rincón de la Victoria, o aquella tarde en el “Buen Samaritano” o la tarde del 24 en el convento del Atabal. Lo importante estriba en que lo invoquemos y celebremos la Eucaristía en comunidad. Después llega la cena familiar, los discursos y los villancicos.

Gracias a Dios, y pese a sus detractores “modelnos”, se sigue viviendo en amor y buena compañía la Navidad. Felices aquellos a los que ama el Señor. A todos; no a muchos. Paz y amor para todos.     

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

SARS-CoV-2: Sin solución de contiunuidad

Demonizar a determinados colectivos no ayuda a solucionar un problema que es de todos

Acertada suspensión de las manifestaciones

​El socialismo se impone al comunismo en contra de las manifestaciones

El sanitario que despide a los enfermos de covid asiéndoles con calor la mano

El objetivo del presente artículo es meramente el transmitir el mensaje que contiene un texto del cantante de la banda de rock duro Lujuria, Óscar Sancho

Ilusionantes perspectivas

Están ahí, abundan...; pero, si no les hacemos caso...

Policía muerto, Ada Colau y Grande-Marlaska

Las frases, oídas en una televisión nacional, son de Eugenio Zambrano, Secretario de Organización sindical CSFI de la Guardia Urbana de Barcelona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris