Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Violencia Género   Sucesos   Delincuencia   Machismo  

​Sociedad marchita

Me gusta estar informado, saber qué ocurre en el mundo, aunque nunca lo acabe de comprender
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
jueves, 8 de agosto de 2019, 01:58 h (CET)

Cada vez se mueren más jóvenes. Piensas, podría haber sido mi hija y te consuela el hecho de que no haya sido así, hoy.


La reconocerán como la víctima número 38. Por lo visto en los medios de comunicación solo se da la información completa dependiendo de su nacionalidad, aunque nunca acabé de entenderlo, pero la chica de 21 años que han matado esta semana en Hospitalet de Llobregat tenía un nombre y una familia. Y también una orden de alejamiento de la persona que acabó matándola, pero aquí la justicia va a su ritmo.

He visto la polémica campaña de la Junta de Andalucía. No sé quién ha sido el que un día dijo ‘vamos a hacerlo’ y se acabó el último chupito, pero se ha cubierto de gloria. Me cuesta mucho trabajo imaginarme sonriendo a esta chica de 21 años que han asesinado, sin ni siquiera un nombre en los medios. Otra más, y ya está. A por la siguiente, que lo que importa es la noticia.

Me da miedo poner esas noticias, porque cada día pasa algo peor que el anterior. Me gusta estar informado, saber qué ocurre en el mundo, aunque nunca lo acabe de comprender. Hace unos años cuando conocía a alguien y me decía ‘yo no miro las noticias’ y me hablaba del reality de turno, me sentía superior y cuando después, me iba a mi casa pensaba que en algún momento esa chica cambiaría de opinión.

Años más tarde, ahora soy yo el que se siente invadido de tantas noticias. Leo y escucho una estupidez detrás de otra, como la del camión. ¿Habéis leído lo del camión?

Resulta que un camionero se pierde en mitad de un pueblo, Sant Pol de Mar, guiado por su GPS. Se encalla en mitad de una calle y la lía parda, como diría aquella socorrista tóxica. Ha sido algo muy parecido. Y el hombre sale tan tranquilo ante los medios de comunicación echando la culpa al GPS, como si lo que tenía delante de sus ojos no importara. ¿Qué hay una calle estrecha? No importa, ¡el GPS dice que acelere!

Lo más curioso del asunto es que el tipo en cuestión dio positivo en el primer test de sustancias estupefacientes, pero negativo en el segundo. Ahora, parece, hay que esperar a una analítica para determinar, cito textualmente lo que dicen los medios ‘si consumió alguna sustancia’. Vamos a ver. Digo yo, que si dio positivo una vez, alguna sustancia consumió. Y lo ‘mejor’ de todo, se le ha permitido seguir circulando.

Que la noticia que más haya llamado la atención en lo que llevamos de semana sea que las mujeres reivindican su derecho a hacer ‘topless’ en las piscinas de Barcelona, es una muestra de la clase de sociedad que estamos creando entre todos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Giro artístico

La magia del arte personal será el mejor recurso contra la desorientación campante

Haciendo familia, se hace humanidad

“No podemos continuar con esta inmoralidad que nos distancia”

Un rayo de luz

Hay noticias que te permiten albergar esperanza en el futuro de la humanidad

Historia brillante de una madre, escritora y poeta

Idalmis es escritora, poeta y le fascina cantar, en sus versos siempre está manifestando con eminente belleza, la ternura, dulzura y humanismo de su corazón

Dudar es de inteligentes

Cuando las preguntas no tienen respuestas y los políticos cruzan el pueblo al estilo "Míster Marshall" ..., DUDEMOS
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris