Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Piscina   Reflexión   Verano  

Los buenos modales a remojo

La buena educación, y el sentido común junto a la buena voluntad, son la clave para que las piscinas sean un lugar de entendimiento entre varias generaciones
María del Carmen Portugal Bueno
@PortugalBueno
miércoles, 31 de julio de 2019, 10:06 h (CET)

Nos encontramos en la época del año ideal para el uso y disfrute de las piscinas. Tanto adultos como menores pasamos horas refrescándonos en ellas. Sobre todo los niños que están la mayor parte del día a remojo, jugando con nuevos o antiguos amigos. Durante sus vacaciones las piscinas son su punto de encuentro social por excelencia.

Por motivos de seguridad los adultos debemos controlar y supervisar su comportamiento en la piscina, ya que, como niños que son, muchas veces cruzan la línea existente entre la diversión y el peligro o la mala educación. Pero ¿no nos pasamos un poco los adultos a la hora de imponer ciertas normas de comportamiento?

En las inmediaciones de las piscinas nos podemos encontrar carteles con avisos como prohibido el uso de colchonetas o pelotas, o prohibido los chapuzones. Muchas veces si aplicáramos el sentido común, y los padres ejerciéramos con responsabilidad nuestro papel, estas prohibiciones no serían necesarias. Es una lástima que para informar sobre normas de comportamiento se tenga que hacer desde un punto de vista negativo y prohibitivo, en lugar de buscar lo positivo de dichas conductas.

Las piscinas son pura diversión para el verano. ¿Qué sentido tiene no poder hacer uso de colchonetas o no poder jugar al balón en el agua? Evitar un comportamiento inadecuado o peligroso de una actividad no significa tener que prohibir dicha actividad. Los padres somos los responsables de enseñar a nuestros hijos cómo comportarse en la piscina, y que diversión y buena educación no son términos excluyentes.

El recinto de la piscina es adecuado para todas las personas, independientemente de su edad, y es necesario poner todos de nuestra parte para poder disfrutar cada uno de lo que nos gusta. Un adulto no tiene más autoridad que un niño para disfrutar de la piscina, o al contrario. Los gritos espontáneos del juego no tienen por qué molestar a nadie, sobre todo cuando la piscina es un lugar para la diversión. Lógicamente cuando se trata de gritos, no de chillidos. Tampoco debe molestar a los adolescentes que dos personas mayores se queden hablando al lado de la escalerilla de la piscina, inutilizando su uso. Ellos son más ágiles y pueden salir por otra.

La buena educación, y el sentido común junto a la buena voluntad, son la clave para que las piscinas sean un lugar de entendimiento entre varias generaciones.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La tetrarquía destructiva

En el siglo II a. C. la economía era un auténtico desastre: la inflación se disparó, el comercio se paralizó y las provincias quedaron aisladas entre sí.

​Feliz Navidad filtrada

Hay niños que no entenderán por qué Santa Claus los ha dejado sin regalos, a pesar de haberse portado bien

​Autogolpes de Fujimori y de Castillo

El miércoles 7 antes del mediodía, el Presidente Castillo leyó un mensaje desde su despacho decretando la disolución del Congreso

​Pedro Castillo como el maestro Ciruela

Fue una insensatez instaurar un Gobierno de emergencia nacional, momentos antes del debate de la «moción de vacancia», algo así como la sentencia de destitución que le apartaba de la Jefatura del Estado

Asturias, ninguneados y olvidados

No podemos seguir teniendo un sistema de trenes que no es suficientemente rápido y que no está adaptado al ancho estándar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris