Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
Etiquetas:   Muerte   Niños   Padres  

Cómo hablar con los niños sobre la muerte

Claves para tratar el duelo con los más pequeños de la casa
Redacción
@DiarioSigloXXI
viernes, 2 de noviembre de 2018, 00:05 h (CET)

¿Cómo le comunico a mi hijo la muerte de una persona cercana? ¿Debo implicarle en los actos de despedida? ¿Cómo consigo que el niño vuelva a la rutina? Cuando fallece un ser querido es inevitable que surja una especial preocupación por cómo explicarle la noticia a los más pequeños. Meridiano Seguros aporta los recursos necesarios para mejorar la seguridad y confianza en la difícil tarea de acompañar a un menor en esos momentos tan delicados.


La aseguradora, de la mano de la psicóloga experta en duelo Nuria Javaloyes, continúa con su afán de apoyar a las familias y ofrecerles un servicio completo en todo momento, y aporta las siguientes claves para facilitar a los adultos lidiar con este delicada situación:

  • Comunicar la noticia lo antes posible y sin eufemismos

Es esencial que la persona que hable en un primer momento con el niño sea alguien de confianza, preferiblemente uno de los padres, que le diga la verdad graduada y adaptada a su capacidad de entender, pero sin utilizar eufemismos que pueden confundirle. El menor tiene que entender la irreversibilidad de la muerte, pero paralelamente debemos darle cierta esperanza diciéndole que esa persona sigue viva en el recuerdo.

  • La edad, un factor clave para saber cómo tratar el tema

De 0 a 2 años: En esta etapa lo más importante es mantener sus rutinas, horarios y ritmos, procurándole un entorno de seguridad y estabilidad, cogiéndole en brazos, tocándole muy a menudo y haciéndole sentir a salvo.

De 2 a 6 años: Es esencial utilizar un lenguaje claro y preciso para contestar a sus preguntas; ¿Por qué no viene?, ¿dónde está?, ¿tú también te vas a morir? Con nuestras respuestas le ayudaremos a entender que la muerte es irreversible, universal y que tiene un porqué. Debemos evitar utilizar eufemismos como “se ha ido” o “está de viaje”.


De 6 a 10 años: Es especialmente importante atender las preguntas del niño, dado que el nivel de sofisticación en su capacidad de razonar es mayor. Además, suele ser a partir de esta edad cuando el niño puede tener la iniciativa de querer participar en los rituales de despedida. Para ello, es importante anticiparle en qué va a consistir y permitirle que participe si así lo desea.


De 10 a 13 años: La transmisión de nuestras experiencias previas facilita a los preadolescentes un modelo fiable de cómo sobrellevar esos momentos y seguir adelante. En esta etapa debemos mostrarnos accesibles y cercanos, respetando sus tiempos y proporcionándoles seguridad para el futuro.

  • Asumir y conocer las fases del duelo por las que pasará el menor

Es importante saber que las fases son distintas entre adultos y niños, y la intensidad con la que el menor lo procese dependerá de su edad y de su desarrollo emocional y social. Las diferentes fases por las que pasa un niño en su proceso de duelo son tres: Protesta, que puede durar varios días; desesperanza; donde puede aparecer el miedo y la culpa; y transformación del vínculo emocional que tenía con esa persona que ya no está y vuelve a la normalidad.

  • Mantener las rutinas del niño

Mantener las rutinas y horarios es una manera de armonizar el mundo interior del niño a través de su mundo externo, siempre con cierta flexibilidad especialmente los primeros días, ya que es posible que necesiten ayuda en sus tareas cotidianas y que experimenten cierta ansiedad al separarse de sus seres queridos al trasladarse a algún lugar. En el colegio es recomendable que el profesorado conozca la situación y establezca un canal de comunicación estable con el entorno familiar.

  • Prestar atención a un duelo complicado

En determinadas circunstancias de carencia afectiva, el proceso del duelo puede suponer un problema para el desarrollo normal del niño. Si ocurre, habrá que acudir a un psicólogo, y enseñar a los niños a expresar sus emociones y a manejarlas de forma adecuada.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

En España los animales ya son legalmente “seres dotados de sensibilidad”

España sigue el ejemplo de la Unión Europea y más de once millones de perros y gatos dejan de ser cosas

Polvorones, el dulce símbolo de la Navidad

Solo con azúcar, manteca de cerdo, harina y almendras se consigue un producto prácticamente perfecto

Marina García y su ayuda en la lucha contra el cáncer

Esta marca, radicada en Zaragoza, dona el 50 % de los beneficios de su colección durante el mes de octubre a programas de investigación destinados al cáncer de mama

​Las mil posibilidades de Barcelona para disfrutar en familia, en pareja o en viaje de negocios

La Ciudad Condal da la bienvenida al viajero con un gran despliegue de posibilidades que nunca defraudan. El visitante encuentra numerosas razones para disfrutar de una estancia placentera

ANPE apuesta por la Educación como herramienta fundamental para erradicar la violencia contra las mujeres

Bajo el lema: 'Pinta la educación de naranja. Pongamos fin a esta lacra'
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris