Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   ACTUALIDAD   Vida  

Como soy viejo hay cosas que no entiendo

Hoy, por no escribir de cosas más serias, les comento alguna de las diferencias que van de ayer a hoy
Francisco Rodríguez
sábado, 27 de octubre de 2018, 01:14 h (CET)

Hay cosas que no entiendo, no sé si es porque soy viejo y tonto o es que sigo viviendo en un mundo que cada vez me va siendo más ajeno. No sé si la gente de mi quinta, como se decía antes, tendrá mis mismas perplejidades.


Por ejemplo, no consigo entender que sea una moda femenina llevar los pantalones cada vez más rotos y más cuando me entero que ya los venden así. Siempre pensé que en las tiendas se vendía ropa nueva y no hecha girones. Misterio, aunque algunos rotos van subiendo desde las rodillas cada vez arriba y no quiero imaginar la razón de tales desgarrones.


Pero también veo que la moda ha prendido en los jóvenes, quizás sea por la confusión creciente del sexo. Desde luego con los pantalones rotos no me hubieran dejado salir de casa. Si el pantalón se rompía me echaban piezas o remiendos y en el mejor de los casos los llevaban a la zurcidora, pero salir a la calle con calzones rotos ¡nunca!


Otra moda que cada vez más se va imponiendo es la de los tatuajes. En mis tiempos iban tatuados los legionarios, los marineros y los artistas de circo, pero ahora veo jóvenes de hermosos brazos oscurecidos con tatuajes de motivos esotéricos e inquietantes que me producen repelús. También observo tatuajes en las piernas y me imagino que en cualquier parte del cuerpo. He preguntado a alguna si tales pinturas pueden hacerlas desaparecer cuando quieran y me informan que es mucho más caro y molesto quitarlas que ponerlas.


Como en el caso de los pantalones rotos también los tatuajes “adornan” tanto a hombres como a mujeres. No quiero imaginar esos tatuajes cuando la piel de estas mocitas (y mocitos) estén fláccidas y arrugadas.


El nombre del sastre que me confeccionaba el traje aparecía en una pequeña etiqueta cosida al forro de la chaqueta en el bolsillo de la billetera y el del camisero era un minúsculo bordado. Ahora con el avance en la técnica de impresión de camisetas nos han convertido en personas-anuncio. Jóvenes y mayores, hombres y mujeres exhiben por delante y por detrás mensajes la mar de variados ya sean de actividades solidarias, comerciales, nombre de universidades o frases en inglés cuya traducción me pregunto, a veces, si será conocida de quien la exhibe. Y este atuendo, propio de excursión se utiliza a cualquiera hora y en cualquier sitio. La etiqueta y el buen gusto deben haber pasado de moda.


Mi esposa y yo debemos ser unos tipos rarísimos pues no tenemos ningún perro al que pasear, mientras los vecinos de mi barrio se levantan a primera hora para sacarlos a la calle. Son en la mayor parte de los casos perritos que casi parecen de juguete. He ido viendo crecer en los supermercados las estanterías dedicadas a alimentos para perros y gatos, verdaderas delicatesen, ropita, camitas, collares y hasta cochecitos para pasearlos. No sé si estos perritos son más felices que los perros callejeros de mi infancia que comían restos de comida. Mi ayuntamiento ha colocado carteles que dicen “Granadinos con pedigrí los que recogen los excrementos de sus perros”. Yo siempre pensé que el pedigrí es de los animales y no de sus dueños.


Bueno, iré anotando las cosas que me parecen curiosas y se las comentaré cualquier día que, como hoy, no tenga el cuerpo para escribir de política ni de cuestiones más trascedentes.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿España es una isla energética?

Uno los factores que más repercute en la dependencia energética de un país es la cantidad de petróleo y gas que debe importar para la industria y transporte

Imbecilidad dicotómica

Decidimos en cada momento, sí o no, por aquí o por allá; la tarea es natural por nuestras características

Donde fueres, haz lo que vieres

Los países católicos están cediendo ante el empuje de los musulmanes

​Sánchez sucumbe ante ERC, Podemos y su propio interés personal

Ni los propios independentistas se han puesto de acuerdo sobre la verdadera finalidad de esta mesa

​En el sendero de la barbarie

Abordamos con cierto sarcasmo las distintas opciones que buscan ensañarse con un cadáver
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris