Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Rafa Esteve-Casanova
Contar por no callar
Rafa Esteve-Casanova
​Han pasado casi tres años desde que dos millones y medio de catalanes votaron en las urnas, la mayoría a favor de la independencia y por la República como forma de Gobierno

Desde que Catalunya celebró el Referéndum del 1-O las altas instancias del Estado parecen estar dedicadas full time a buscar, incluso forzando interpretaciones de la legislación, la manera de cobrarse la revancha contra todos los que hicieron posible que aquella consulta se llevara a cabo, contra todos, contra los que votaron y contra los que trabajaron para que las urnas llegaran puntualmente a los colegios electorales. El Estado, con Felipe VI al frente, no ha olvidado el grito de “a por ellos” con el que una parte de la población española azuzó a la policía y guardia civil contra los catalanes que querían expresar su opinión ante las urnas.

Han pasado casi tres años desde que dos millones y medio de catalanes votaron en las urnas, la mayoría a favor de la independencia y por la República como forma de Gobierno, pero el Estado español no ha olvidado lo que para ellos fue una afrenta. La Guardia Civil pasó semanas buscando las urnas sin encontrarlas, la Brigada Aranzadi con sus togas adornadas de puñetas en la bocamanga había comenzado a extender la estrategia del miedo enviando a la cárcel a los dos líderes sociales, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart no pudieron votar por estar secuestrados en prisión por ese Estado que temía verse desbordado por un tsunami independentista. Cuando a primeras horas de la mañana comenzaron en los colegios electorales a aparecer las urnas a la estrategia del miedo el Gobierno de Rajoy, una parte de ese Estado represor, añadió la estrategia de la violencia. Una violencia vestida con los colores verde y azul oscuro de los guardia civiles y la policía nacional que se emplearon a fondo y que llevaron a que más de mil votantes tuvieran que pasar por los servicios médicos, uno de ellos con el resultado de pérdida de un ojo por un disparo de una bala de goma, elemento que está prohibido utilizar en Catalunya.

Y la venganza y la revancha estatal siguieron. Con la aquiescencia del PSOE, no lo olvidemos, el “a por ellos” fue envuelto en el papel de regalo de la Constitución con la aplicación del art. 155 que conllevó la disolución del Govern, legítimamente elegido, y la prisión o exilio de sus miembros. Después vendría un juicio en el que, en algunos momentos, las garantías brillaron por su ausencia, incluso su señoría Marchena impidió que durante la prueba testifical se comprobara cómo guardia civiles y policías mentían, las grabaciones de sus actuaciones, que el presidente de la Sala impidió ver al tiempo de los testimonios, así lo demostraban, como demostraban que diversos testigos de las fuerzas del orden mentían descaradamente incurriendo en el supuesto penal del falso testimonio.

Y la venganza del Estado quedó plasmada en una sentencia en la que se condena a los procesados a muchos años de cárcel. Sentencia que, con el tiempo, se estudiará en las Facultades de Derecho como muestra de mala praxis jurídica. Pero el Estado no ha quedado satisfecho y los gritos de “A por ellos” siguen resonando por los pasillos del Tribunal Supremo consiguiendo que, en aplicación de la venganza y la revancha en lugar de la Justicia parezca se que aplica la justicia del vencedor. Una vez más aparece el nombre de Marchena, que retorciendo las interpretaciones de la legislación, acaba de convertir el Tribunal Supremo en un tribunal penitenciario con una interlocutoria contra la aplicación del artículo 100.2 a Carme Forcadell, Presidenta del Parlament de Catalunya, Interlocutoria que abre la puerta a dejar sin efecto las resoluciones que afectan al resto de presos políticos, y de rebote a los comunes. Hace un par de meses el Tribunal Supremo amenazó a los funcionarios de las prisiones catalanes si se les ocurría dar como buena la aplicación del art. 100.2 de la legislación penitenciaria a los presos políticos, ahora ya ha abierto la puerta a que la Fiscalía se ponga en marcha para que ni este artículo ni el tercer grado, en una interpretación torticera, sean de aplicación a los presos políticos. El Estado utiliza todas las armas a su alcance, sean legales o no lo sean. Y si es preciso las cambia, como ha hecho Marchena en este caso.

Lo más grave de esta interlocutoria del Supremo es que el razonamiento para denegar los beneficios penitenciarios a Carme Forcadell, y por ende al resto, es que no está suficientemente rehabilitada. Y yo me pregunto si el pensamiento y las ansias de independencia son un delito. Querer rehabilitar el pensamiento nos hace retroceder a las épocas más oscuras de España, aquellos años del franquismo en los que el pensamiento no oficial estaba prohibido y castigado con largos años de prisión, e incluso la muerte. Que en pleno siglo XXI la cúpula judicial en lugar de justicia implante la revancha contra quien disiente pacíficamente del Estado demuestra que la tan halagada Transición del 78 fue un fraude y se dejaron muchas cabos sueltos para que el Estado los aprovechara a su libre albedrio cuando se sintiera amenazado. Flaco servicio a la democracia están haciendo unos jueces que el mismo día que su señoría Marchena abre la puerta a interpretaciones torticeras de la legislación penitenciaria , y desde el mismo Tribunal, el Supremo, rebajan los más de cuatro años de pena que habían impuesto a un grupúsculo fascista a poco más de dos años. Todo ello con la aquiescencia del Constitucional que obligó a repetir el juicio a petición de los “mamporreros del miedo” que el 11 de Setiembre de 2013 habían atacado con violencia el centro Blanquera en Madrid. El mismo Tribunal Supremo, que tenía que dar ejemplo de imparcialidad, en un solo día nos dice que la Justicia no es igual para todos, y que porqué el icono que la representa lleva los ojos vendados, no para no ver a quien juzga , tapa sus ojos para no ver lo que hacen algunos jueces. 

Artículos del autor

Desde hace algunos meses las cosas parecen no andar demasiado bien por Borbonland. El CIS lleva tiempo sin atreverse a preguntar a los españoles la opinión que tienen sobre la Monarquía mientras en las encuestas en las que preguntan por la vieja institución restaurada por el dictador Franco ésta no tiene muy buen cartel. La ciudadanía considera que ya ha callado durante bastante tiempo e incluso la Vicealcaldesa.

Durante casi cuarenta años, todos los que duró el franquismo, España fue un Reino sin Rey. Franco así lo había decidido a la hora de redactar las Leyes Fundamentales del Movimiento, una especie de Constitución, que en las Facultades de Derecho por aquellas calendas se estudiaban bajo el epígrafe de “Derecho Político”.

Se han abierto los cielos y los políticos de Madrid han visto descender a la tierra, cual un nuevo paráclito la verdad. Algunos llevamos años denunciando la actuación irregular de una parte importante de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía.

Estamos viviendo un tiempo en el que no es nada extraño que el miedo se haga presente en las vidas de las gentes. Miedo al contagio, miedo a la muerte, y, especialmente, miedo a lo que vendrá, miedo a un futuro de horizontes negros, sombríos e inciertos.

Seguimos dando vueltas y vueltas en esa noria del pánico de la que les hablaba hace unos días en mi último artículo. Cada día que pasa el miedo es más grande, y cuando toda esta pesadilla hecha realidad acabe nada será igual.

Mientras estábamos preocupados estudiando cómo parar la destrucción del planeta nos hemos encontrado inmersos en un problema muy grave, que nunca, hasta ahora, habíamos conocido. Una pandemia ha llamado a la puerta y nos ha encontrado, como dicen por mi pueblo, “amb els pixats al ventre”, totalmente indefensos y sin preparar. La globalización nos ha hecho un triste regalo, y la muerte, triste caballo del Apocalipsis, está trotando en nuestro alrededor.

Hace unas semanas Felipe VI de Borbón y Grecia, rey de España, acudió a Sevilla para presidir la entrega de unos premios otorgados por la Real Maestranza de Sevilla, y allá, rodeado de toreros, de los próceres de la entidad otorgante de los galardones y de la aristocracia de la intelectualidad taurina además de los dirigentes de la Junta de Andalucía tuvo la osadía de atreverse a calificar la fiesta de los toros como uno de los nexos de unión de la sociedad española.

La semana pasada, desde el Tribunal de Justicia de la Unión Europea con sede en Luxemburgo, llegó el primero de los bofetones que en los próximos años le llegaran al Tribunal Supremo español y, también a la Junta Electoral Central, por la mala praxis jurídica que han demostrado a la hora de juzgar a los presos políticos catalanes.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris