Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Rafa Esteve-Casanova
Contar por no callar
Rafa Esteve-Casanova
La extrema derecha, el fascismo cotidiano, se está creciendo porque nadie les para los pies, la Fiscalía mira, generalmente, hacia otro lado

Generalmente la bandera de un país suele tener como objetivo acoger entre sus pliegues a los ciudadanos de ese país, a todo aquel que se sienta identificado con sus colores y valores sin importar la ideología que profesen. Pero desde hace algún tiempo la bandera rojigualda ha sido secuestrada por las fuerzas más reaccionarias de España, en ella se envuelve el fascismo acogido en un partido, VOX, que juega peligrosamente con la democracia, también  los elementos fascistas que van por libre, también ondean sus colores  partidos y partiditos extraparlamentarios, e, incluso se amparan en los colores rojo y amarillo los militantes y simpatizantes de la derecha extrema, es decir el Partido Popular. Y lo que ven hacer a sus mayores lo hacen los cachorros de la extrema derecha, de tal palo tal astilla. 


Estos días de exaltación patriótica por los siete goles de la “roja” se han producido algunos altercados que demuestran que futbol y política siempre han ido de la mano. Elementos de la extrema derecha siempre han coqueteado con el futbol, especialmente desde la llegada de la democracia a España, llámense “yomus” en Valencia o “boixos nois” en Barcelona, o “Ultra Sur” y “Frente Atlético” en Madrid, todos los equipos tienen sus ultras, más de una vez protegidos por la directiva de los clubs.


Y en este ambiente, viril, futbolero y ultra, estos días con la excusa del Campeonato Mundial de Fútbol en Qatar, “el Campeonato de la Vergüenza",  en la ciudad de Palma se ha producido un incidente que ha hecho vibrar de odio a los jóvenes cachorros de la extrema derecha de la ciudad y a los medios de comunicación españoles más escorados a la extrema derecha, la Brunete Mediática ha salido en tromba con sus mentiras habituales acusando a la profesora de catalán del Colegio La Salle de haber quitado del aula en la que daba clase una bandera española.


Nada más lejos de la realidad. El claustro del colegio había acordado que en las aulas tan sólo se exhibirían banderas españolas el día que jugase la “roja”, la selección española. El viernes, día que ocurrieron los hechos, la selección que dirige Luís Enrique no tenia partido, por tanto sobraban las enseñas patrias en el aula. Y la profesora pidió que, cumpliendo el acuerdo claustral, las retiraran.


Los alumnos se negaron y, ante la imposibilidad de seguir dando la clase esta se suspendió y la dirección envió los alumnos a sus casas hasta el lunes. De forma inmediata la prensa más de ultraderecha de Madrid tergiversó la realidad y acusó a la profesora de quitar de las paredes del aula la bandera española. Inmediatamente desde twiter se puso en marcha una campaña para denigrar, insultar y amenazar de muerte a la profesora de catalán, unas veces los amenazantes, seguros de su impunidad, con nombre y apellidos y otras desde la cobardía del anonimato llegando a publicar fotos de la hija de la profesora junto con amenazas de muerte.


Envueltos en la bandera estos cachorros del fascismo se crecen ante la segura impunidad, lo mismo que lo hicieron los que desde un Colegio Mayor en Madrid llamaron putas a sus vecinas colegiales y universitarias. La extrema derecha, el fascismo cotidiano, se está creciendo porque nadie les para los pies, la Fiscalía mira, generalmente, hacia otro lado, los jueces, algunos, dictan sentencias cuyas condenas mueven a la risa y la rabia, y lo más grave y peligroso es que tanto los universitarios de Madrid como los alevines chulos, ignorantes y prepotentes de La Salle de Palma un día, algunos de ellos, serán parte de esa elite del poder y los negocios, y su comportamiento no habrá mejorado, serán los mismos ultraderechistas que son ahora, pero con poder de decisión. Y ese es el peligro. 

Artículos del autor

La construcción de las vías de tren de lo que ha de ser el Corredor Mediterráneo lleva camino de convertirse en una de las obras públicas españolas de más larga duración. Todo comenzó hace poco más de 10 años, el 22 de Marzo del 2012 cuando los 27 miembros de la Comisión Europea votaron la financiación de las más importantes redes de transportes europeas cuya construcción tendría que estar finalizada el año próximo, es decir el 2023.

Hace unos días afiliados y simpatizantes del PSOE estaban de fiesta celebrando los cuarenta años de aquellas elecciones donde más de diez millones de españoles les otorgaron la confianza para que por primera vez, después de la muerte de Franco, un socialista llegara a Presidente del Gobierno.

Por fin parece que se hará justicia y mi villano favorito, Eduardo Zaplana, será condenado a unos cuantos años de prisión por haber esquilmado las finanzas del País Valencià mientras ocupaba el cargo de Presidente de la Comunitat Valenciana, donde, durante años, él y sus cómplices se dedicaron al compadreo y la rapiña de los bienes públicos con la complacencia de los valencianos.

La semana pasada el diputado Batet, de JUNTS, al final de su intervención en el Parlament de Catalunya durante el debate de Política General demandó al presidente Aragonès que, dado que, según él, el Govern no estaba cumpliendo con los acuerdos de investidura, sometiera su cargo a una moción de confianza.

Cada año, a principios de septiembre, se produce la solemne inauguración del año judicial. Los señores magistrados de alto copete, es decir los de los altos tribunales del Estado, tienen una quedada en el Salón de Plenos del Tribunal Supremo donde, en presencia del rey, con las togas y las puntillas de las albas puñetas de la bocamanga relucientes.

El decreto fue aprobado por 187 votos, los de los partidos del Gobierno y los de ERC,PNB, EH BILDU, MÁS PAÍS Y COMPROMÍS, partidos que en su día dieron el voto afirmativo para que Pedro Sánchez ocupara la Presidencia del Gobierno del Reino de España.

En España los reyes en lugar de por oposición lo son por reposición de la institución monárquica por la mano dura y el deseo de un dictador rebelde como fue el general Franco y sus secuaces. Al actual Borbón, le hemos pagado los estudios en los mejores colegios para que los palaciegos de la prensa nos lo vendieran como el rey más preparado de la historia de España.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris