Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín
Las frases, oídas en una televisión nacional, son de Eugenio Zambrano, Secretario de Organización sindical CSFI de la Guardia Urbana de Barcelona

“Desde las diferentes instancias políticas donde hay responsabilidades de Gobierno, de los diferentes niveles de la Administración Local, Autonómica o Estatal, se está alimentando esta barbarie que la debemos calificar como terrorismo urbano”… “Ada Colau ha estado escondiendo durante todo este tiempo que no tiene una unidad antidisturbios. Como estamos viendo, esta unidad existe. No puede jugar, o seguir jugando, a ser la trilera, la mejor trilera de Europa ¿Dónde esta la bolita, dónde está la unidad antidisturbios? Existimos y hacemos frente a todas las situaciones que se presentan en esta ciudad, pero debemos denunciar que no disponemos de los suficientes recursos humanos”… “Carecemos de herramientas policiales necesarias para poder combatir a estos terroristas”… “Alguien está buscando, y son los propios poderes públicos, parece ser que un muerto.

Si lleva uniforme, da igual el color del uniforme, pues mucho mejor porque así todo el mundo se sentirá más a gusto”… “¿Ahora, qué es lo que necesita la señora Ada Colau: Un muerto. Es eso lo que necesita la señora Ada Colau, el señor Valle, el señor Samper, el señor Echenique cuando con su agresividad verbal está alimentando a estos terroristas? Hay que decir basta ya. Insisto, parece que se esté buscando la muerte de un policía”

Las frases, oídas en una televisión nacional, son de Eugenio Zambrano, Secretario de Organización sindical CSFI de la Guardia Urbana de Barcelona. Estaba enfadado y dolido. Tras oírlas, busqué lo que llaman ‘televisión a la carta’ y las repasé. Dos veces. Se referían a las revueltas en Cataluña. Lo visto en Barcelona y contado por el sindicalista es duro. Sin duda. Lo tenido por terrorismo urbano es terrorismo. Sin matices que descafeínen la historia. No es sólo la consecuencia del gamberrismo visto en informativos y telediarios, que es mucho. Ni el resultado de la acción de guerrillas de grupos organizados con propósitos que pueden suponerse. Tampoco es, sólo, lo que ve el sindicalista, con las pretensiones supuestas de la alcaldesa de Barcelona y autoridades con las que es mejor no ensuciarse, ni enredarse con preguntas ‘no contestables’. Es todo: gamberrismo, guerrilla de grupos, terrorismo urbano, pretensiones de políticos de cualquier laya, preguntas sucias, y más.

Un más que, para valorarlo, debe separarse de las circunstancias que duelen al sindicalista. Éstas pueden producir el policía muerto que teme y las miserias que conviene estimar. Y apartar, para que no estorben: Intereses personales, afanes electorales y económicos. Pretensiones independentistas, las que sean. Crisis con pandemia o sin ella. Y muertos, con uniforme o sin él.

Limpio el panorama, para ver el desastre basta formular una pregunta. No es sencilla, ni simple ¿Un muerto o varios para Ada Colau, que es la alcaldesa de Barcelona; para los titulares de cargos en la autonomía catalana; para el portavoz de un grupo que comparte el gobierno de España; o para la autoridad a la que el Estado ha confiado el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCS) con las policías locales, autonómicas y nacional?

Por supuesto, los muertos importan. Mucho, aunque sea uno solo. Por ello, hay que saber en qué momento pueden morir, a manos de quién o bajo qué responsabilidad. Porque la responsabilidad primera, última y única porque las engloba a todas es de la persona en quien el Estado ha depositado la autoridad para velar por la seguridad y vidas de todos: El ministro de Interior Grande-Marlaska.

Desde esta convicción, lo ocurrido en Barcelona, como lo que pueda ocurrir en toda Cataluña y en el resto de España, es responsabilidad del ministro y, con él, del Gobierno de España. En consecuencia, no estamos ante sucesos graves, sino frente a algo más peligroso: La amenaza real contra la seguridad y la vida, de la que se ocupan los medios de comunicación y las FCS, con las distracciones y escaramuzas que puedan surgir. Y el desafío que, como subterfugio velado y a modo de ultimátum, culebrea frente al sistema de convivencia que ampara nuestro presente y protege el futuro.

Por la evidencia advertida, las ultimas revueltas, debidas a las protestas por la detención de un rapero, a los afanes revolucionarios de independentistas de salón o de calle, o a las desatinos de políticos, dejan de ser la cuestión, muy importante, de un muerto relacionado con la alcaldesa de Barcelona y los que cita el sindicalista, para convertirse en el afiche que señala al ministro del Interior y define la capacidad del Gobierno de España.

¿Ada Colau la mejor trilera de Europa?, ¿Herramientas policiales para poder combatir a estos terroristas? ¿Poderes públicos buscando un policía muerto sin importar el color del uniforme, porque alguien se sienta a gusto? ¿Quién necesita un muerto, es lo que necesita la señora Ada Colau, el señor Valle, el señor Samper, el señor Echenique cuando con su agresividad verbal está alimentando a estos terroristas? Es serio y huele a tragedia. Puede oírse y participar en lo que dice y llora Eugenio Zambrano. Pero es necesario coincidir con él en el plante: Hay que decir ¡basta ya!

Un policía muerto no es, no puede y no debe ser ambición de nadie. Hay que evitarlo. También, la alcaldesa Ana Colau y el ministro Grande-Marlaska.

Artículos del autor

A nivel nacional, lo que importa ahora, en plena crisis sanitaria, social y económica, siquiera sea como recambio al gobierno de coalición PSOE-UP y el desastre que se avecina, es la derecha nacional que hoy encarna el PP que preside Pablo Casado y dirige como Secretario General Teodoro García Egea. Este PP nació como consecuencia del cese de Mariano Rajoy como presidente del partido.

Las anteriores son las expresiones de: ‘Odio’, un concepto que según el diccionario mezcla sentimientos (antipatía y aversión) con un deseo (perjuicio) sin motivar el nexo y admitiendo que ambos, sentimiento y deseo, van unidos. Y ‘delito de odio’, una noción jurídica que se ocupa de los delincuentes para que satisfagan, con lo previsto (prisión y multas), los daños que puedan causar a la sociedad, entendidos y valorados por las leyes, incluido el C.P.

Porque la Seguridad prima sobre todo, no es momento de detenerse en otras cosas. No son menores, pero dejemos para mejor ocasión los aspectos sobre financiación, intereses internacionales, planes económicos y políticos, y la pretensión (acaso imposible) de las operaciones de los gurús, potencias y economías (privadas o no) que se oyen por ahí.

Runas, del término nórdico ‘rún’, relacionado con misterios y secretos. Semeja el ruido de una piedra que roza con otra (rún-rún-rún). Leer runas, conocido también como echar runas, es una herramienta de adivinación que usa piedras con símbolos para responder a preguntas sobre el pasado, presente o futuro. Las piedras rúnicas también ayudan a enfrentar un problema o asunto. Para usarlas, dicen, conviene preparar el ambiente, echarlas al buen tuntún y como caigan, ver la situación y colocación de las piedras al caer, valorar la grafía y letras de sus símbolos, y tratar de interpretar lo que puedan sugerir.

En la situación actual, con Cataluña sometida a la pandemia y la crisis que la acompaña, bajo la bota gravosa del independentismo, con el Gobierno autonómico catalán en solfa en manos del sustituto del sustituto que lo formó y con el Gobierno nacional PSOE-UP, se cuestiona la conveniencia de anular o posponer las elecciones catalanas, votar en ellas o no votar.

El Consejo de Estado es, pues, un órgano independiente que usa el Gobierno para recabar información jurídica antes de tomar decisiones. En el caso que hoy nos ocupa, el Real Decreto-ley 36/2020, por el que se aprueban medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (Así se llama el Plan para el control y reparto de los Fondos Europeos, que prevé 140.000 millones de euros para España), hay un informe del Consejo de Estado al Gobierno.

Mientras se sustancian las Elecciones Catalanas. Ante todos. Desde la derecha independentista catalana, Junts per Catalunya (JxCAT) y Partit Demócrata Europeu Català (PDeCAT), ahora desgajada, por intereses personales y de partido, conocidos unos e intuidos otros, hasta las izquierdas separatistas de En Comú Podem-Podem en Comú (En Comú Podem), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), y Cand. De Unitat Popular-Un Nou Cicle per Guanyar (CUP), a la greña entre ellas.

Durante estos días, en los mentideros políticos, la situación del Gobierno de coalición PSOE-UP y lo que le acompaña daban para todo, Crisis de Gobierno o crisis ministerial. En el runrún, con los aditamentos habituales de rumores y filtraciones, se encontraban: Hechos sin fuentes que nadie creía, cuchicheos con apariencia de fews-news, algunas verdades (pre o post), y los bulos, noticias y noticiables que han ocupado los medios de comunicación. Entre ellas, porque dan una visión actual del Gobierno, apuntemos algunas, con el aditivo prudente y cursi de ‘supuesto’: Pendencias entre miembros de Unidas Podemos y PSOE (las de los vicepresidentes del gobierno merecen reseña).

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris