Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Marcos Carrascal Castillo
Marcos Carrascal Castillo
Miles de voces desean cambiar la UE, y ponen como modelo Italia. Los partidos euroescépticos superan el cincuenta por ciento. ¿Mandato inequívoco de pensar la UE? Todo lo contrario

El partido más votado, con diferencia abismal, es el populista —no es un insulto o algo peyorativo; ellos se autodenominan así— Movimiento Cinco Estrellas (M5E). El M5E posee un 32, 7 de las papeletas y lo convierte en el partido preferido por los italianos. No obstante, en el sistema italiano, en el que las coaliciones tienen una mayor impronta que los partidos, la coalición de centro-derecha supera al M5E. La coalición de centro-derecha pactó que el partido más votado entre ellos sería el encargado de pilotar esta amalgama de siglas. En contra de los pronósticos, el omnipresente partido del controvertido Berlusconi, Forza Italia, no ha conseguido el oro. En su lugar, la Liga, otrora nacionalista de las regiones del norte, hoy formación escorada a la nueva extrema-derecha, alcanza la hegemonía de la coalición, con un 17, 4%. El Partido Demócrata (PD) de Renzi, aquejado por su gestión, logra uno de sus peores resultados, 18, 7% de las papeletas, liderando una coalición de centro-izquierda famélica en apoyos.


Así pues, la ingobernable Italia continúa con su tónica general. Desde 1946, al término de la II Guerra Mundial, el país de la bota ha contado con 66 gobiernos, con una vida siempre inferior a los dos años. Ninguna coalición ni el M5E alcanza el 40%, franja que los coronaría como formadores del gobierno. Los italianos vuelven a votar a la incertidumbre.


La UE tiene que cambiar, vaticinan muchos, para que todos tengan cabida. Ese argumento yo le apoyo; pero mis argumentos no son los resultados electorales. Si así fuera, ¿cómo cambiamos la UE? Obedeciendo a grupos europarlamentarios como GUE/NGL, la política de extranjería ha de ser harta distinta a la que propugnan los de la Liga, que han sustituido como adversarios a los “vagos sureños de Nápoles” por “los invasores musulmanes que vienen en patera”. ¿Qué modelo de UE queremos? Porque esas son las dos formas antagónicas que están dañando a la UE.


Se abre una nueva era política italiana, que deja a una socialdemocracia herida, como en todo el continente —el PSOE no logra resucitar, el SPD se estanca a la zaga de Merkel como desde hace doce años, el Partido Laborista no amagaba con imponerse a los conservadores…—, al partido tradicional liberal-conservador sin recambios que puedan obrar el milagro de la supervivencia, un partido xenófobo y euroescéptico como el nuevo líder de los flancos diestros del tablero y un creciente y poderoso movimiento transversal que acoge al populismo como pilar ideológico. Terminó el novecento; terminó el siglo XX. Ahora, llega el siglo XXI. Y, si la UE no logra crear un pacto mayoritario entre la sociedad que logre ensamblarla, la UE dejará de tener el sentido ilusionante que cobró en el siglo pasado.


Hoy, muchos ven la UE como un monstruo de instituciones que acoge en su parlamento a los cadáveres que políticos con los que, empero, los vivos políticos deben saldar sus deudas aún, a un banco que es culpable impune de la crisis del 2008, a una comisión que censura la soberanía popular de las naciones… En definitiva, la UE es una suerte de proyecto impersonal; y, como impersonal que es, es la génesis de todos los problemas. No es de extrañar que, ante este panorama, los dos proyectos políticos que opten al gobierno italiano sean de corte euroescéptico. No hay que olvidar que el Reino Unido está más fuera que dentro de la Unión, que la europeísima Alemania albergan una tercera y contundente fuerza política euroescéptica —AdF— y la europeísima Francia estuvo cerca de caer en los brazos de la euroescéptica y hoy segunda formación política de la nación —Frente Nacional—.  

Artículos del autor

Ya saben qué ha pasado. El Madrid de los ultra-sur, de los ochenta, ha resucitado en Bilbao. Violencia, insultos, ataques al mobiliario: altercados. Bilbao se convirtió en una batalla campal entre radicales de los dos equipos
El sábado 10, miles de jóvenes se bregaron en un examen por conseguir el sueño de ingresar en el sistema sanitario, tanto como médicos, como enfermeros, como psicólogos…
​Hay varias teorías que se han convertido en dogmas de fe, pero solo presentan cientos de pruebas fehacientes. Sin embargo, el devenir de la Historia sustituye estas teorías —¿estos dogmas?— por otras teorías.
Te conozco desde hace varios años, y has sido un referente en todos los sentidos. Gramsci elogiaba la astucia de la Iglesia, y no se equivocaba. Es un gran acierto convertirte en mitrado, pues eres es un sacerdote muy especial.
En su primera acepción, la RAE define este sustantivo como “forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos”.
Kabul, Saná, Al Raqqa… así como todas la localidades, pequeñas y grandes, castigadas por el fanatismo, están siendo olvidadas por Occidente.
España, 2017. La ciudadanía, frenética, parece haber enloquecido. Nuestro país arde, con consecuencias funestas, y se separa, con consecuencias igual de funestas.
30 de septiembre. Cientos de ayuntamientos concentra a lo largo y ancho de España a decenas de personas —en algunos casos centenas y en otros, unidades— que reclaman la unidad patria, con especial énfasis en la cuestión catalana.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris