Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Marcos Carrascal Castillo
Marcos Carrascal Castillo
Lo que no se cuenta, no existe. Esto es una obviedad; más aún en una sociedad hiperinformada —o, tal vez, infrainformada—
Los medios de comunicación más importantes de este país nos despiertan el sábado 11 de noviembre con el auto que aboca a Forcadell a ser juzgada por rebelión (elmundo.es), la supuesta trama rusa que empleó redes chavistas para agravar la crisis catalana (elpais.es), los beneficios del mejor amigo de Puigdemont (abc.es), las diferencias que subrayan el Supremo y la Fiscalía entre el Govern encarcelado y la Mesa del Parlament en libertad (eldiario.es), la rebelión de las bases de ANC (lavanguardia.com), los reproches del Comité Federal socialista a Pedro Sánchez por no haber sido consultado en la aplicación del artículo 155 (publico.es), la decisión que han de tomar las CUP este domingo de cara al 21-D (diariosigloxxi.com). Los medios de comunicación, y nosotros, sus lectores, nos hemos olvidado del incremento del paro, del número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas… Y que ese terrorismo que nos estremeció en Barcelona y en Cambrils el pasado 17 de agosto se repite. No en Europa. Si no, estaría en todas las portadas. ¿Por qué? Porque hace que sintamos miedo. Pero el miedo que sufren las centenas de heridos y muertos diarios en otros puntos de Oriente Próximo no son noticia: no son ninguna amenaza para Occidente.

Kabul, Saná, Al Raqqa… así como todas la localidades, pequeñas y grandes, castigadas por el fanatismo, están siendo olvidadas por Occidente. En nuestros fueros internos, toda esa gente que padece la brutalidad terrorista apenas es mencionada: apenas existe. ¿Qué dirá de nosotros la Historia? Que fuimos cobardes. Un anciano salmodiando el Talmud, envuelto en lágrimas, esperando a la muerte en el gueto de Varsovia, se ha transformado en una niña con su cuerpo inerte en Yemen, una joven guerrillera asesinada en Kurdistán, una madre maldiciendo al mundo sobre el cadáver de su vástago en Siria o un anciano memorizando suras del Corán en Gaza al recordar a su hijo ejecutado.

La concepción eurocéntrica que arrastramos la mayor parte de los habitantes de este continente, algunos en mayor o menor medida, impiden que tengamos presentes a esas víctimas. Es cierto que es importante hacer los deberes de casa. ¡Claro que hay que luchar para que nadie pase hambre y haya trabajos dignos, unos servicios públicos de calidad y que ninguna mujer sea asesinada! ¡Y claro que el interminable conflicto catalán ha de solventarse! Éstas son prioridades que exigen horas de trabajo y de dedicación; pero no en detrimento de la necesidad de Occidente de implicarse en esas zonas zarandeadas por el terrorismo. Este verbo, implicarse, no exige una invasión en ningún país; exige, primero, creernos que las cifras de occisos son personas. Sostienen que dijo Stalin que “una única muerte es una tragedia; un millón de muertes, una estadística”. Cuán razón tenía el sucesor de Lenin; y es obligación de los consumidores de la prensa acabar con esta idea que planea sobre cada uno de los titulares. Todas las vidas que fina el terrorismo son las mismas tragedias que las quince de Cataluña… o las 190 del 11M.

El jueves pasado, merced a un grupo de profesores y profesoras de mi universidad, la URJC, pude escuchar a Nazanín Armanian. Esta activista, politóloga y escritora iraní nos relataba con una resignación bañada de nostalgia que ella, años atrás, había participado en la revuelta que derrocó al sha de Persia. Por desgracia, no imaginaba en esos momentos que el ayatolá Jomeini sería catapultado a la corona iraní. Asimismo, una década antes de la revolución, cuando en la España de grises y revueltas no había más que ministros y procuradores nacional-católicos y temibles, como Blas Piñar o Utrera Molina, ellos contaban con una ministra en la cartera de Cultura. Para terminar con el problema del fanatismo que asola Oriente Próximo es tomarnos en serio a sus habitantes: tratarles como personas. Ver en esas víctimas a nuestros allegados y allegadas, vecinos y vecinas, conocidos y conocidas… Después de la concienciación, vendrá la determinación de actuar. No queremos que la Historia nos inculpe el delito del desprecio hacia los oprimidos, hacia los parias.

Artículos del autor

España, 2017. La ciudadanía, frenética, parece haber enloquecido. Nuestro país arde, con consecuencias funestas, y se separa, con consecuencias igual de funestas.
30 de septiembre. Cientos de ayuntamientos concentra a lo largo y ancho de España a decenas de personas —en algunos casos centenas y en otros, unidades— que reclaman la unidad patria, con especial énfasis en la cuestión catalana.

Y, sobre todo: no se pueden apartar de las propuestas que se hagan desde los Poderes Públicos para combatirlo.

La historiografía liberal presenta este movimiento como la respuesta obrera ante su alternativa internacionalista, que abandona el pilar patrio.
Al principio, las comedias y el teatro ocuparon el ocio. Según algún alumno de Feuebarch, hasta las religiones y la mitología no eran sino un enredo con el que llenar el tiempo libre.

En la ciudad, con los agobios de la universidad o del trabajo, las angustias que deparan los amigos o las familias, las prisas y la rutina, el silencio se desvanece.

Puigdemont, president de Cataluña, anunció —luego de otro anuncio— que el referéndum unilateral se celebrará el uno de octubre. Esta decisión no sólo ha sido basculada por el ejecutivo autonómico.
Domingo, 21 de mayo: la greca tótem Cibeles se regocija con la noticia de que el Real Madrid se laurea con la liga. Domingo, 21 de mayo: Ferraz se deshace en gritos de júbilo y cánticos internacionalistas, festejando la victoria de Pedro Sánchez.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris