Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Marcos Carrascal Castillo
Marcos Carrascal Castillo
Estamos jugando a tensar la cuerda, y el resultado es un supremacista como president de Cataluña

Ante la situación de tensión que atraviesa Cataluña, en las anteriores elecciones, el PP ya apostó por personificar la radicalidad en su candidato: García Albiol, desechando a rostros más diplomáticos y, tal vez, más capaces, como Andrea Levy. Esta decisión resultó fatal para la formación azul. Puigdemont y su concurrencia apostaron por intentar recordar a Tarradellas con las facciones de Puigdemont. Ahora, con Puigdemont fuera de juego, se planteaban tres opciones: Elsa Artadi, que representa la misma línea de Puigdemont disfrazada; renunciar a la lucha, lo cual es impensable en el estadio actual; o… investir a un hooligan.


Quim Torra es el hooligan encargado de convertirse en president. Enseguida, unos tuits pasados salieron a la luz y precedieron su protagonismo político. En estos mensajes, hacía gala de un reprochable supremacismo catalán. “Fue hace años”, le escudan desde los ambientes independentistas. Es cierto; pero no he escuchado ningún acto de contrición real, ajeno a la presión mediática.


Lo que se me antoja harto increíble es que partidos políticos independentistas pero declarados internacionalistas y de izquierdas —ERC y la CUP— favorezcan la investidura de este hooligan nacionalista. Con esto, no estoy pidiendo que renuncien a sus ideales independentistas; pero sí que tampoco renuncien a sus valores internacionalistas y de izquierdas. Al fin y al cabo, no todo gira alrededor del tema identitario.


Gabriel Rufián, icono del independentismo, nos tiene acostumbrados a afiladas observaciones. Sin dudarlo, recordó que el Ciudadanos de Albert Rivera, en año 2009, concurrió a las elecciones europeas junto a Libertas, una coalición de extrema derecha, cuyo programa electoral es una caricatura de la Falange. Cierto; también actuaron como hooligans. Este detalle que nos arroja Rufián no es baladí; y tiene que hacer pensar al son de qué se mueve el partido que, a día de hoy, objetivamente, hegemoniza el discurso nacional y, según las encuestas, puede ser el partido más votado en los próximos plebiscitos.


Si estos son las dos opciones que se nos presentan: un Sabino Arana catalán que rezuma un odio indiscriminado y una formación camaleónica que juega con la extrema derecha, flirtea con el PSOE y obedece al PP, permítanme confesar que no entiendo nada. Si es así, todos mis valores filosóficos se desparraman. Si es así, la resignación de Epicuro ha de apoderarse de mí y mirar con soslayo estos púgiles que están tirando de un hilo que creen cuerda.

Artículos del autor

​El rapero Día Sexto sostiene en una de sus canciones que los valencianos son “un pueblo oprimido por la corrupción”. No solo los valencianos fueron oprimidos por Rita Barberá y el todopoderoso PP que la acompañaba.
Presuntamente, se ha cometido una ilegalidad y una tropelía que salpica a Cristina Cifuentes y a la Universidad Rey Juan Carlos. Los grandes perjudicados no son ni la presidenta de la Comunidad de Madrid ni el rector: somos los estudiantes.
El partido más votado, con diferencia abismal, es el populista —no es un insulto o algo peyorativo; ellos se autodenominan así— Movimiento Cinco Estrellas (M5E). El M5E posee un 32, 7 de las papeletas y lo convierte en el partido preferido por los italianos.
Ya saben qué ha pasado. El Madrid de los ultra-sur, de los ochenta, ha resucitado en Bilbao. Violencia, insultos, ataques al mobiliario: altercados. Bilbao se convirtió en una batalla campal entre radicales de los dos equipos
El sábado 10, miles de jóvenes se bregaron en un examen por conseguir el sueño de ingresar en el sistema sanitario, tanto como médicos, como enfermeros, como psicólogos…
​Hay varias teorías que se han convertido en dogmas de fe, pero solo presentan cientos de pruebas fehacientes. Sin embargo, el devenir de la Historia sustituye estas teorías —¿estos dogmas?— por otras teorías.
Te conozco desde hace varios años, y has sido un referente en todos los sentidos. Gramsci elogiaba la astucia de la Iglesia, y no se equivocaba. Es un gran acierto convertirte en mitrado, pues eres es un sacerdote muy especial.
En su primera acepción, la RAE define este sustantivo como “forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris