Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Marcos Carrascal Castillo
Marcos Carrascal Castillo
Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ralo cabello despeinado, pálida piel, oscuros ojos nostálgicos y con el rostro surcado por marcas de la edad. Gesto adusto y desafiante. Un cigarro encendido incrementa la sensación de rebeldía. Es Michel Houellebecq. Mis amigos dirían que es “todo un personaje”. Tal vez, sí. Tal vez, él es el personaje que se reproduce en sus novelas. Y, aunque así fuera, ¿qué más da?


Ingeniero agrónomo de profesión y escritor por vocación, comenzó la singladura de la literatura con “Ampliación del campo de batalla”. Sería cuatro años después, en 1998, cuando pariría la novela que mejor le refleja —combatiente de lo políticamente correcto y desafiante a los biempensantes que campan en los mundos mediáticos—: “Partículas elementales”. Rebosa de brochazos autobiográficos, como la relación de los protagonistas con su madre. Pero, sobre todo, osa detonar las bases de un mito que se mantuvo —y se mantiene— a Europa, y en particular a Francia, cual suerte de hazaña generacional: el mayo del 68. ¿Qué queda del mayo del 68? Según Houellebecq, un puñado de progres devorados por los cánones pequeñoburgueses que soñaron con despedazar, místicos que condenan el cristianismo pero se refugian en otros credos… Y personajes ávidos de sexo descontrolado. No hay auténticos sesentayochistas. Quizás, nunca hubo auténticos sesentayochistas.


La ristra de títulos que ha publicado no deja indiferente a nadie. Tal es la controversia que gravita en torno a sus obras, que hubo de abandonar Francia durante un tiempo, estableciéndose en Irlanda y en España, hasta que se calmaron los politburós de la moralidad occidental. En 2015, coincidiendo con el triste atentado de Charlie Hebdo —al que le dedicaba su portada—, publicó “Sumisión”. Esta novela hace acopio de valentía y esboza una Francia en 2022 presidida por un musulmán aupado por un partido islámico cuya misión es convertir a Francia en una nación más sometida a los designios de la Sharía. ¿Quién es el único partido que, a juicio de Houellebecq, puede hacer frente a esta victoria? El Frente Nacional; hoy, Agrupación Nacional.


Y yo me quedo con Houellebecq. Disentiríamos en muchos asuntos; sin embargo, coincidiríamos en el esencial: la sociedad europea se parece más a la romana del siglo V d.C que a la esplendorosa de los siglos I y II d.C.. Taparse los ojos y vivir de la nostalgia no va a cambiar que la cultura y la proyección internacional de Europa va al rebufo del oleaje estadounidense, que la juventud no tenemos un estandarte por el que unirnos y combatir, que el precariado se expande por todas las capas sociales; o que el Mayo del 68 no ha llegado al grueso de la clase trabajadora, que ésta tiene otros mayos en los que no se conocen a Sartre o a Beauvoir. Insisto: disentiríamos; yo hablaría de Kolontái y él del kamasutra; yo —creyente— de Cristo y él —no creyente— de la necesidad de imponer el catolicismo como religión oficial; yo de Miguel Hernández y de Tolstói, él del marqués de Sade y de Céline. Los dos coincidiríamos con Kafka y Huxley. Pero, al fin y al cabo, los dos hablaríamos de revolución; de una revolución de verdad, que pontificara que bajo los adoquines no hay playa. Una revolución cuya columna vertebral fuera la literatura y no se resumiera a marcos económicos o políticos, sino que integrara y cambiara de una vez por todas el concepto antropológico actual. Yo me quedo contigo, maestro denostado pero en la intimidad leído. Yo me quedo contigo, Michel Houellebecq.


¿Qué tendrá semejante sujeto que nos una a Despentes, a Arrabal, a Le Pen y a mí, y a una legión de lectores de Francia y de todo el mundo?

Artículos del autor

​Arribó a la Moncloa tras una moción de censura un gabinete de gobierno feminista y progresista. Llegó la esperanza que desbancó al partido de la corrupción; al partido de la sentencia de la Gürtel. Toda la oposición se unió para entronizar a Pedro Sánchez.
​HBO, Netflix, Instagram, Facebook… y otras centenas de realidades nos recuerdan que vivimos en una sociedad en la que se rinde culto a la imagen.
​Dos formas de entender España en el marcho liberal-conservador. Dos formas de entender el propio marco liberal-conservador. Dos almas, representadas por rostros más jóvenes y conocidos, que no dejan de evidenciar la tensión Aznar-Rajoy presente desde el Congreso de Valencia de 2008.
​Los romanos eran tipos muy astutos; y esta astucia se materializó, entre otros aspectos, en la ingeniería civil… y social. Un ejemplo de ingeniería social es aquella locución latina que reza: “Panem et circenses”.

Todos mis lectores saben que gusto de polemizar, de plantear debates a diestro y siniestro. Hoy no es una excepción. No obstante, hoy vamos a debatir y a cuestionar la base de la vida cultural universal y la columna vertebral de la literatura inglesa: William Shakespeare.

​OkDiario, con el vídeo de Cristina Cifuentes hurtando un par de botes de crema en el Eroski en 2011, precipitó su dimisión. Podría decirse, pues, que OkDiario salvó a Ciudadanos. Los salvó de decidir si van a apostar por prolongar la agonía del PP con el coste pertinente a los españoles o van a dar un volantazo a la izquierda.
​Ante la situación de tensión que atraviesa Cataluña, en las anteriores elecciones, el PP ya apostó por personificar la radicalidad en su candidato: García Albiol, desechando a rostros más diplomáticos y, tal vez, más capaces, como Andrea Levy.
​El rapero Día Sexto sostiene en una de sus canciones que los valencianos son “un pueblo oprimido por la corrupción”. No solo los valencianos fueron oprimidos por Rita Barberá y el todopoderoso PP que la acompañaba.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris