Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

José J. Rivero
Viajando por las emociones
José J. Rivero
Generar un nuevo enfoque vital tras el crecimiento post-traumáticos nos dirige a centrarnos en las nuevas oportunidades que aparecen en la vidas tras el evento traumático
Normalmente cuando hablamos de dolor y de sufrimiento lo vinculamos con elementos de desajustes personales, de rupturas con tu propia vida e incluso de elementos que atentan contra ti mismo provocando cambios en negativo, difíciles y en ocasiones imposibles de abordar. Lo que normalmente nos va cargando de miedos y situaciones que nos cuestan afrontar por esas vivencias tan complejas que no hemos incorporado a nuestra vida en crecimiento.

Por ello creo es importante saber que la opción existe y se denomina crecimiento post-traumático, es decir ese concepto que hace referencia al cambio psicológico en positivo que experimenta la persona atraviesa, afronta y supera una situación de vida compleja.

Cuando hablamos de crecimiento postraumático entendemos que existe un cambio en tu vida, que normalmente viene marcado por un proceso de perdida, de separación y ruptura con lo anterior, que nos plantea experimentar el duelo necesario. Además entendemos que ese proceso de cambio no nos lleva al momento anterior a la vivencia traumática sino que se experimenta una transformación general, produciendo en nosotros una mejora personal, que en algunos casos es inmensamente significativa por los elementos que reuvicamos en nuestra vida y todos aquellos que sumamos en diferentes momentos.

Por esa razón entendemos que ese cambio en las personas debe de ir más allá de nuestra propia capacidad de resistir e intentar no ser dañados por las situaciones vitales que atravesamos. Sino que es necesario experimentar una mejoría a nivel de pre-trauma de nuestra adaptación.

Estarás de acuerdo conmigo que es evidente aprender a gestionar las situaciones complejas de esta forma tan transformadora, pero claro, la pregunta a contestar es quizás:

¿Qué pongo en mi vida para potenciarlo?

Dicen los estudios que en primer lugar debemos de cambiar la visión con la que observamos lo que nos sucede en la vida, debemos por lo tanto aprender a interpretar los sucesos traumáticos como retos a superar, asumiendo una visión adaptativa que plantee importantes desafios en nuestro crecimiento personal.

Otro de los elementos fundamentales que nos aporta crecimiento personal es sin duda la capacidad de trascendencia, entendiendo esa capacidad de las personas de crecer, de ir más allá, alguna personas enfocan esta trascendencia hacia la espiritualidad, hay que decir que la personas que experimentan un crecimiento post-traumático. Es importante destacar que muchas personas tras la vivencia de un evento traumático suelen consolidar creencias como resultado de la vivencia del trauma.

Parece jugar un papel importante lo que denominamos inteligencia social, marcada por esa tendencia de las personas a potenciar las relaciones personales como elementos fundamental en el crecimiento post-traumático. Las personas extravertidas y abiertas a nuevas experiencias que cuentan con apoyo social previo a la vivencia traumática está asociada con un mayor crecimiento.

La personas optimistas también generan un alto potencial en emprender procesos y vivencias de crecimiento post-traumático. Coincidirás conmigo que son capaces de centrar la atención y todas sus herramientas y recursos en el momento actual dejando a un lado aquellos problemas que no afectan a la situación actual. Creen en sus posibilidades y así lo manifiestan.

Sin duda generar un nuevo enfoque vital tras el crecimiento post-traumáticos nos dirige a centrarnos en las nuevas oportunidades que aparecen en la vidas tras el evento traumático.

Artículos del autor

Una de las grandes conclusiones a las que han llegado las diferentes investigaciones en psicología es que sin lugar a dudas somos criaturas sociales, necesitamos del otro para expresarnos, venimos diseñados para la interacción y la relación con otras personas.

Es además fundamental que padres y madres vuelquen sus esfuerzos en fomentar la empatía que les permita ayudar a sus hijos a comprenderla y mostrándoles que el pensar en las otras personas, en como reaccionan ante situaciones diarias, pero además que aprendan a ser constructores y transformadores de su entorno, de las relaciones que genera y que esas relaciones mejoran a través de potenciar las emociones positivas.

No se si te has dado cuenta que ante diferentes situaciones vitales tenemos una tendencia a dramatizar lo cotidiano, es decir tendemos a creer que nuestra vida las situaciones complejas no existen.
En verano compartimos espacios, momentos positivos con amigos y familia, nos llenamos de energía para abordar cada semana y eso nos oxigenarnos ante el estrés y la rutina.
En muchas ocasiones he comentado lo didáctica que me parece la película de Disney: Del Revés. Ya que nos muestra la importancias de los cambios y las vivencias emocionales en nuestra vida.
Como ya me vas conociendo, seguro que te habrás dado cuenta de la importancia que le doy a la relación tan importante que existe entre la salud y el bienestar.

Como observarás, ser tenaz nos ayuda a gestionar altas dosis de problemas, desde la visión de lucha y construcción nos permite fomentar en nosotros herramientas y posibles soluciones que nos ayuden a afrontar las situaciones.  El sentirnos desarmados antes de tiempo, el que un problema me bloquee, afecta directamente sobre las posibilidades de gestión del mismo, ya que nos produce una situación emocional y cognitiva en la que me siento que yo no llevo el timón de mi barco.  Llevar el timón, sentirme independiente, no dejarme arrastrar, sentir y gestionar lo que me sucede, son las competencias personales que me hacen ser tenaz, potenciar mi capacidad de mirarme para dentro, buscar soluciones y entender lo que está pasando, además me permite sentirme autoeficaz, mejorando mi autoestima, y así siento que comienzo a llevar mejor la situación, asumiendo la autocrítica desde la construcción y el aprendizaje, dos conceptos primordiales en un proceso de cambio y crecimiento.

Por otra parte contemplamos el optimismo como ese aspecto que nos plantea entender que tu puedes intervenir en la manera que suceden las cosas en función de la interpretación de como afectan a tu vida y así fomentar cambios en tu futuro.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris