Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

José J. Rivero
Viajando por las emociones
José J. Rivero
Vivimos en una cultura donde cada vez más se valora positivamente el individualismo
Podemos afirmar que las relaciones con los otros, nuestro entorno social, las experiencias cotidianas con amigos, hijos, familias, en nuestro entorno social, son las que más nos aportan a nuestra vida.

Todo ello nos plantea cómo las relaciones cercanas aportan satisfacción a nuestra vida, incluso algunos estudios aportan que las relaciones con los otros son la clave para un envejecimiento más saludable. Ya que se relaciona con el significado que nos aporta la vida, es decir una vida con una vida significativa.

Es importante tener en cuenta que vivimos en una cultura donde cada vez más se valora positivamente el individualismo, una cultura que tiende al egocentrismo, donde las redes sociales juegan el papel del enaltecimiento de lo individual, de lo único. Esa tendencia que nos mueve a publicar los detalles de nuestra vida o de la de los demás, pero con el fin último de sentirnos protagonistas de haber sido nosotros los primeros en compartir la noticia, tanto es así que se ha convertido en un todo vale, y con ese afán no nos importa publicar lo que sea aunque atente contra la libertad de las otras personas.

Los últimos estudios sobre la influencia de las relaciones interpersonales y el papel positivo que nos proporcionan las relaciones cercanas producen un efecto positivo sobre nuestra salud física y mental, potenciando nuestro bienestar cotidiano. En momentos altos de estrés el potenciar momentos para relacionarnos con otras personas produce un efecto importante a la hora de entender que gestionamos mejor tanto nuestros retos vitales. Entendemos que las situaciones complejas que nos aparecen en la vida, los retos y metas que nos planteamos las percibimos como más asumibles. Otro resultado que hemos detectado es que sentimos menos dolor físico cuando está presente un ser querido.

Esto sucede ya que las relaciones personales y el potenciar el contacto físico a través de abrazos e incluso besos reduce el nivel del cortisol y de la adrenalina que son las hormonas relacionadas directamente con el efecto del estrés en nuestro organismo.

Pero además se ha demostrado que el contacto físico y concretamente los abrazos producen un aumento en nuestros niveles de oxitocina, hormona que no solo actúa sobre nuestra presión arterial sino que además actúa potenciando el vínculo con los demás y reduciendo el miedo a afrontar situaciones vitales importantes, reduciendo la sensación de miedo.

Como ves aunque nuestra cultura nos lleve a potenciar el egocentrismo a través de la potenciación de la imagen personal y el postureo en las redes sociales, debemos de fomentar las relaciones personales ya que nos mejoran como personas pues reducen nuestro estrés y nos generan bienestar y satisfacción con la vida. Además si esas relaciones que fomentamos son cercanas y presenciales donde se potencien las interacciones cara a cara y el contacto físico, esto influye sobre nuestra felicidad y nuestro sentimiento de seguridad a la hora de sentirnos capaces de afrontar situaciones cotidianas que responden a retos personales de superación.

Artículos del autor

En muchas ocasiones de nuestra vida hemos tenido que afrontar situaciones personales en las que las emociones han jugado un papel importante, gestionar esas respuesta para poder afrontar las situaciones es un aspecto importantísimo en nuestras vidas.
No me cabe la menor duda de que una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida ha sido poder coordinar como miembro del Colegio Oficial de Psicología de Tenerife y conjuntamente con la Universidad de La Laguna.
En estas semanas me he visto guiado a tomar decisiones donde la ambigüedad, la falta de información y la poca posibilidad de predicción de las mismas terminaron generándome algo de inseguridad e indecisión.
Desde que comencé a trabajar como psicólogo me centré en el desarrollo personal como un elemento fundamental dentro del proceso de crecimiento personal destinado a fomentar aquellas herramientas personales que generan altos niveles de bienestar, con una lógica clara.
Cuando echamos una mirada a nuestra sociedad observamos que las personas vivimos con más ansiedad y depresión que con alegrías y momentos de felicidad.
Seguramente, con el tema que abordamos hoy, podríamos acudir al famoso dicho que plantea que: la curiosidad mató al gato.
Como decía la mítica canción de Rubén Blades, Pedro Navaja, la vida nos trae sorpresas constantemente que debemos de confrontar, lo que hace que en un tiempo récord tengas que enfrentarte a decisiones cruciales en tu vida.
Hace unos día mientras conversaba con una buena amiga esta me contó el caso de una persona allegada que de la noche a la mañana, afirmaba sorprendida, había dejado de tener ilusión por la vida, lo que muchas personas definen como dejar de vivir en vida.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris