Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

José J. Rivero
Viajando por las emociones
José J. Rivero
Céntrate en valorar la esencia de lo vivido, no te pierdas en lo trivial

Decía John H. Newman que en un mundo superior puede ser de otra manera, pero aquí abajo, vivir es cambiar y ser perfecto es haber cambiado muchas veces. Sin duda vivir es cambiar constantemente, hablar de estabilidad y constancia es decir no a la propia naturaleza humana. Somos sistemas en constante desequilibrio que buscamos una entropía como motor de cambio, partiendo del aprendizaje y el crecimiento personal.


Las investigaciones centradas en entender el papel de las emociones positivas como la alegría, la gratitud, el interés, la serenidad, etcétera, realizados con niños y niñas, médicos y otros profesionales, a los que se le potenciaban las emociones positivas antes de realizar una tarea compleja, han demostrado que estas personas mejoraban su rendimiento con respecto a aquellos que no se le fomentaban dichas emociones.


Detrás de todo esto vislumbramos el propósito evolutivo de la felicidad que nos promociona, nos permite generar desequilibrios ante la quietud, nos adapta a situaciones vitales, potenciando esa tendencia que nos hace sentirnos vivos, el buscar la entropía constante. Es decir, lo ideal es que nos haga sentirnos en constante movimiento.


El otro grupo de emociones, esas que nos ayudan a mantenernos vivos que nos permiten sobrevivir y garantizarnos como especie, siempre y cuando consigamos una gestión adecuada de las misma, pues la falta de gestión nos traslada al empoderamiento de dichas emociones a través de sus respuestas, cerrando nuestra potencialidades, aumentando así nuestros miedos, generando problemas de tristeza y ansiedad.


Ambas respuestas emocionales, distintas como vemos, unas más transformadoras como las emociones positivas que generan satisfacción con la vida y felicidad, potencian nuestros pensamientos e ideas, aumentando nuestra capacidad mental y nuestro comportamiento, fomentando en nosotros la creatividad, nuestros recursos intelectuales y sociales; incluso mejorando nuestra propia salud. Las otras de primarias de supervivencia son estados afectivos automáticos y complejos que se desatan en nuestro cuerpo y que cumplen una función beneficiosa y de adaptación del organismo, al favorecer nuestra reacción frente a un estímulo. Como ves nos situán y nos permiten mantener la búsqueda constante del cambio entre el equilibrio y el desequilibrio.


Como puedes observar toda transformación te situa a ti al frente de los mandos de tu vida, el entender lo que te sucede, el sentir y vivir gestionando adecuadamente las situaciones y permitiendo que cada momento juegue su papel primordial y no se empodere ninguno sobre otros momentos. El que la tristeza se haga dueña de tu vida no es bueno, pero el que la tristeza te muestre que hay cosas que puedes cambiar en ella y sea la alarma que te permita iniciar la transformación, eso es importantísimo. Todo ello está bajo tu responsabilidad para potenciar aquellos elementos que generan bienestar.


Para ello haz consciente el día a día, aprécialo, vívelo disfrutando de los momentos como si fueran únicos. Ríe, practica deporte, da paseos al aire libre, aprovecha los momentos y sácale partido a tu vida. Pero aún ve más allá: haz cosas que te identifiquen, vuélcate en actividades que den sentido a cada segundo que vivas, identifícate con unos ideales o lleva los tuyos a la práctica. Potencia tu espiritualidad si así lo deseas; pero rodea de sentido todo ese mundo en el que te mueves. Por eso cambiar es posible y lo tenemos que hacer, porque en ello va nuestra felicidad de hoy, no las postergues.

Artículos del autor

Seguramente hoy te estarás preguntando si vale la pena que te hagas propósitos en la noche de fin de año, como lo has venido haciendo año tras año.
​Como me gusta compartir en familia momentos tan importantes como preparar la Navidad. No es menos cierto que con el tiempo la perdida de estos momentos nos causa dolor.
Es asombroso ir descubriendo mientras te vas adentrando en el concepto del conocimiento científico del funcionamiento de las personas, que existe una tendencia dirigida a la entropía que parece dominar nuestra existencia.
Hace unos días desde el Club Deportivo al que pertenezco: CorreAyo, me pedían que escribiese una reflexión sobre el papel que juega la Actitud positiva a la hora de afrontar una carrera importante.
No me cabe la menor duda que la creatividad es como esa buena especia alimentaria que condimenta un buen plato, ya que juega un papel fundamental en nuestro proceso de transformación y cambio personal.
Normalmente cuando hablamos de dolor y de sufrimiento lo vinculamos con elementos de desajustes personales, de rupturas con tu propia vida e incluso de elementos que atentan contra ti mismo provocando cambios en negativo, difíciles y en ocasiones imposibles de abordar.
Una de las grandes conclusiones a las que han llegado las diferentes investigaciones en psicología es que sin lugar a dudas somos criaturas sociales, necesitamos del otro para expresarnos, venimos diseñados para la interacción y la relación con otras personas.

Es además fundamental que padres y madres vuelquen sus esfuerzos en fomentar la empatía que les permita ayudar a sus hijos a comprenderla y mostrándoles que el pensar en las otras personas, en como reaccionan ante situaciones diarias, pero además que aprendan a ser constructores y transformadores de su entorno, de las relaciones que genera y que esas relaciones mejoran a través de potenciar las emociones positivas.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris