Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

José J. Rivero
Viajando por las emociones
José J. Rivero
Nuestra actitud ante las vicisitudes marca una clara diferencia, pues cuando el ciclo vital
En muchas ocasiones te habrás enfrentado a tu día a día con desánimo y tristeza, posiblemente incluso pensando que para que te levantas, en ocasiones esto sucede pues nos absorbe la rutina. Todo esto influye sobre nuestro estado de ánimo, esa disposición emocional menos intensa que la vivencia de nuestras emociones que se mantiene estable un tiempo determinado y que se va regulando en función de diferentes situaciones y herramientas que ponemos en marcha para cambiar la forma en la que nos enfrentamos a las situaciones cotidianas.

La actitud es una capacidad propia de las personas con la que se enfrentan al mundo y a las circunstancias vitales por las que vamos atravesando que influye sobre nuestro estado de ánimo y que se nos presentan en la vida real.

Nuestra actitud ante las vicisitudes marca una clara diferencia, pues cuando el ciclo vital y el propio cambio inherente a la persona y que sin darnos cuenta llega de manera inesperada. La actitud nos proporciona una forma de superar o afrontar diferentes situaciones vitales.

En diferentes situaciones nos surgen imprevistos que nos hacen reaccionar de manera rápida e imprecisa, lo que hace que nuestra actitud se resienta, por eso es bueno pararse en muchas ocasiones. Observar lo que sucede a nuestro alrededor, respirar profundamente y tomar conciencia de donde estamos nos ayuda a centrarnos y nos permite tomar conciencia de nuestra nivel de bienestar.

En algunos momentos puedes llegar a notar que existen momentos donde te sientes que la situación te sobrepasa, en esos momentos es bueno que incluso te pares a respirar profundamente. Puesto que en ocasiones esta inseguridad que nos invade hace que nuestro sistema de alerta se active. Produciendo en nosotros multitud de cambios físicos que pueden incluso llegar a asustarnos, entendiendo que esta situación nos está sobrepasando.

El intentar hacer consciente lo que nos sucede nos ayuda a gestionar de otra forma esos cambios que se nos generan, todo ello nos invita a plantearnos una gestión más adecuada de nuestra respuesta emocional, haciendo frente al miedo como elemento que disminuye nuestro bienestar de manera importante.

Esta situación hace que aprendamos a mantener una determinada forma de afrontar la vida, de plantearnos una determinada actitud ante la vida, lo que genera cambios en la forma de pensar y enfrentarnos a las situaciones que vamos viviendo.

Esos momentos vitales que catalogamos como malos o incluso durísimos hace que nos anclemos a determinadas emociones e incluso al dolor. si respondemos de manera descontrolada, limitamos nuestra capacidad de acción y empeoramos el resultado. En cambio, aceptando que la vida no será perfecta, que habrá circunstancias que no nos gustan y que aún así podemos ver el lado positivo de esos acontecimientos, nos damos fuerzas para salir adelante. Sobre todo, cuando esas circunstancias son imposibles de cambiar.

Potenciar una actitud positiva incide directamente sobre nuestro estado de ánimo, lo que hace que nos sintamos más abiertos a nuevas experiencias, ya que solemos fomentar las vivencias vinculadas a la emociones positivas, lo que nos permite ser más creativos y eso hace que podemos ser elementos transformadores de nuestro día a día.

Además la actitud positiva nos permite potenciar la liberación de endorfinas y oxitocina que activan nuestro sistema de satisfacción y calma, lo que nos lleva a interpretar la vida como positiva. Todo ello incide directamente sobre nuestra salud y nuestro bienestar personal. Incidiendo incluso a nivel físico.

Artículos del autor

Si existe un objetivo fundamental dentro de la vida de las personas es ser felices, hoy más allá de ser una utopia, pasa por potenciar elementos que potencien modelos de felicidad más duraderos y sostenibles.
Estoy seguro que en más de una ocasión te habrás preguntado acerca de lo que es eso del estado de ánimo, como afecta a tu día a día, a tus decisiones vitales.
Estoy seguro que en algunos momentos de tu vida habrás sentido que tus proyectos vitales, todo aquello de da sentido a tu vida parece haberse encasquillado, es decir, no avanza.
Estarás de acuerdo conmigo en que no hay mejor experiencia en nuestro día a día que aquella que nos aporta algo más, aparte de generarnos placer y felicidad.
Podemos afirmar que las relaciones con los otros, nuestro entorno social, las experiencias cotidianas con amigos, hijos, familias, en nuestro entorno social, son las que más nos aportan a nuestra vida.
En muchas ocasiones de nuestra vida hemos tenido que afrontar situaciones personales en las que las emociones han jugado un papel importante, gestionar esas respuesta para poder afrontar las situaciones es un aspecto importantísimo en nuestras vidas.
No me cabe la menor duda de que una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida ha sido poder coordinar como miembro del Colegio Oficial de Psicología de Tenerife y conjuntamente con la Universidad de La Laguna.
En estas semanas me he visto guiado a tomar decisiones donde la ambigüedad, la falta de información y la poca posibilidad de predicción de las mismas terminaron generándome algo de inseguridad e indecisión.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris