Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Productividad

Etiquetas:   Viajando por las emociones   Coaching   -   Sección:   Productividad

¡Cuéntame, cuéntanos!

Contarnos nuestras experiencias vitales con otras personas nos permite transformar nuestro mundo
José J. Rivero
@jriveroperez
miércoles, 20 de septiembre de 2017, 08:16 h (CET)
Una de las grandes conclusiones a las que han llegado las diferentes investigaciones en psicología es que sin lugar a dudas somos criaturas sociales, necesitamos del otro para expresarnos, venimos diseñados para la interacción y la relación con otras personas. Todo esto choca con ese ferviente individualismo a ultranza que promueve en ocasiones la sociedad del siglo XXI y ese modelo de éxito que potencia el desarrollo profesional cueste lo que cueste y pese a quien pese.

Los diferentes estudios transculturales realizados en psicología han llegado a la conclusión de que la cultura occidental es de corte más individualistas. Tendemos a vincularnos poco a la vida en comunidad, aunque, y eso es lo paradójico, indirectamente vivimos rodeados de personas, nos relacionamos constantemente con la persona que vive en el tercero, el que pasea por el parque, etcétera.

Pero podemos, incluso, ir más allá, saltando de los máximas individualistas para afianzar la idea de que la realidad es producto de lo que el colectivo lo crea, por tanto, la individualidad tiende a generar enemigos en la comunidad y alianzas interesadas.

Pero ¿Cómo creamos esa realidad común?

Pues partiendo de algo tan simple y tan complejo como el lenguaje. Las narrativas que creamos a través de las palabras, es decir el ¿cómo nos contamos y contamos lo que nos va sucediendo en la vida? Esa narrativa que usamos para juzgar, clasificar y organizar nuestro mundo, es fundamental cual emisora de radio que sintonice con los receptores, es decir, creamos una realidad común que todos y todas entendamos.

El hablar un lenguaje común y construir una misma realidad a través de compartir una misma forma de contarnos las cosas es fundamental. El individualismo nos hace hablar y construir realidades diferentes, donde nosotros somos el centro de todo y define en ocasiones a los otros como diferentes, lo que los traslada a ser nuestro enemigo, pero además nos hace hablar de la realidad únicamente en primera persona.

Por lo tanto, es importante conocer cómo nos contamos las cosas, esos lenguajes internos que nos permiten construirnos o por el contrario nos llevan a destruirnos y ser nuestros peores enemigos. Pero además es importante como relatamos nuestra realidad, las vivencias cotidianas que nos van sucediendo.

Para ello puedes utilizar una libreta y escribir tus experiencias, tus pensamientos con respecto a los demás, el recordar todos aquellos momentos que has vivido, potenciando ese lenguaje constructivo y positivo. Siendo consciente que siempre hay más de una forma en la que contarnos la realidad.

Pero además es importante el papel que juegan los otros en nuestra vida y los frenos y miedos que manifiesto, que hacen que me relacione de manera diferente y bajo el miedo o la culpa debido a nuestras experiencias previas. Es decir, el sentir que he fracasado en diferentes momentos de mi vida ya que no he podido mantener una amistad o simplemente con el tiempo me he ido quedando solo, todo ello influye en cómo me cuento el mundo y hablo de mi realidad con respecto a mis posibles.

Para descubrir tus frenos haz una lista de ellos y sobre todo cuestiónalos, pregúntales por qué sientes eso y cómo te sientes e intenta transformarlos en resortes que te impulsen hacia delante.

Por último es bueno que estés pendiente en cómo hablas de ti y de tus experiencias con los demás. En ocasiones las pintamos de colores y en otras sin embargo les quitamos los colores y las contamos en todos descoloridos y grises. Todo ello nos acerca o nos aleja a los demás, nos potencia o nos limita a la hora de abrirnos a las experiencias con los otros.

Todo ello irá poco a poco transformando tu realidad, quitando quizás ese velo con el que mirabas las cosas y que te frenaba para experimentar relaciones sanas y construirte con los otros a través de esa felicidad compartida.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las claves para dejar de procrastinar

Disfrutar del cierre de la venta

Tienes que trabajar desde la perspectiva en la que bajar precios no es la solución

Unos consejos de Will Smith

Unos resultados incuestionables

La actitud

La Actitud para el éxito en la empresa y en la vida

Deleitarse para después maravillarse

Debería de ser tan básico que nos maravillásemos nada más y nada menos que de vivir, de experimentar esa sensación de tener la oportunidad de vivir este preciso momento, irrepetible y único
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris