Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Iria Bouzas Álvarez
Iria Bouzas Álvarez
Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico

Si me vuelven a llamar “equidistante” en alguna red social me voy a plantear seriamente querellarme contra la sociedad española en su conjunto.


Me resulta agotadora la forma de interpretar las diferencias que tenemos los españoles. No sé si este fenómeno es extensible a ciudadanos de otras nacionalidades porque no tengo la suficiente energía vital para intentar llevar más allá de las fronteras españolas mis discrepancias políticas.


Las redes sociales, como espacio muestral que son, representan perfectamente esto de lo que estoy hablando.

En España, salvo muy honrosas excepciones, ni sabemos ni nos gusta debatir. Vemos todo en términos de confrontación y eso, supone nos supone una limitación a la hora de crecer como sociedad además de unos gastos absurdos de energía y pasión que podrían estar dedicados en alguna actividad muchísimo más constructiva y desde luego, mucho más reconfortante a nivel personal.


Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico que nos lleva a necesitar situarnos siempre bajo el paraguas de un grupo de personas con el que sentirnos identificados y asumiendo como propio su sistema de valores aún cuando no coincida plenamente con el nuestro.


Nos horrorizamos cada día cuando tenemos noticia de los casos de acoso que sufren los niños en los colegios e institutos. Nos echamos las manos a la cabeza y nos quejamos de como está el mundo cuando sabemos que un grupo de chavales se han juntado en una pandilla de matones y se han dedicado a maltratar a algún otro por considerarlo diferente o más débil.


Y ahora es cuando no puedo evitar pensar en las tertulias de televisión, en los medios divididos en dos bloques en la interpretación de cualquier noticia y en las peleas entre partidos y me planteo, ¿de dónde habrán aprendido estos chavales de hoy en día eso de que hay que machacar a aquel que es, se comporta u opina diferente?


Los niños no ejercen nunca comportamientos que no hayan visto antes en algún sitio, funcionan por pura imitación. Ahora los adultos tenemos que decidir si queremos admitir que este comportamiento nos lo están copiando a nosotros o si realmente somos unos hipócritas que prefieren seguir peleando en grupo contra los que consideramos “el enemigo” y luego santiguarnos al ver el siguiente caso de acoso escolar.


El pensamiento dicotómico este que tanto defienden la mayoría de los españoles, obliga a tomar parte por un grupo, hacerse un carnet de socio de por vida y permanecer leal a él aunque el comportamiento o los postulados de dicho grupo te produzcan ganas por momentos, de darte de cabezazos contra el primer poste de la luz que te encuentres mientras vas caminando por la calle.


Y si eres de esos seres que no tienen por norma la de adscribirte a un grupo, si funcionas de acuerdo a tu sistema propio de valores que te llevan a posicionarte en cada caso en función de tu propio radar de lo que es justo, entonces te llamarán equidistante.


Equidistante porque no quieras convertirte en un ser gregario.

Equidistante porque decides no militar en ninguna pandilla como cuando tenías 15 años.

Equidistante porque tener tu propia opinión y no seguir la de ningún código que no sea el tuyo.

Equidistante por pretender poder dialogar con todo el mundo, y abierto aprender, de cualquier ser humano que te encuentres por la vida.

Equidistante porque no quieras ver a nadie como “el enemigo” aunque piense radicalmente a ti.


Y yo me pregunto, ¿Cómo diablos puedes ser equidistante de nada cuando en cualquier conflicto terminan por pelearse todos contigo por no tomar la posición que ellos quieren que tomes?

Artículos del autor

​En la década de los setenta, el trabajo de muchas organizaciones en el Tercer Mundo reflejó la necesidad de ir más allá de la mera intervención humanitaria para desarrollar soluciones económicas de autoempleo y autogestión que permitiesen a los habitantes de las naciones más pobres crear unas fuentes de ingresos que fuesen autónomas y estables a lo largo del tiempo.
Cuando yo era pequeña, allá por los años 80, uno de los entretenimientos que teníamos los niños gallegos cuando nos llevaban a la playa era la de dedicarnos a coger cangrejos.
Jenner López, Presidente de la asociación "45 sin despidos" nos relata la situación por la que están pasando los soldados que son despedidos cuando cumplen los 45 años.
Nací en 1977 por lo que mi educación primaria de desarrolló en los años 80. Años llenos de creatividad en muchos aspectos, pero lamentablemente, también fue una época en los que el sistema educativo español era todavía una extensión de la educación del Régimen anterior.
El diálogo se ha utilizado desde que tenemos memoria colectiva como una de las herramientas más útiles para la convivencia pacífica y satisfactoria entre las personas y los pueblos.
​Me dicen que hay varios sesudos catedráticos de Ciencias Políticas trabajando a un ritmo frenético para averiguar si la intervención en el último Pleno de la Asamblea de Madrid del portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, era un chiste o realmente pretendía hacerla pasar por algo serio.
​Estamos tan absolutamente politizados que hemos llegado al punto absurdo y ridículo en el que casi todo lo que hacemos en nuestras vidas, alguien lo interpreta en clave política.
Hace unos días, desesperada por la plaga de los terribles sentimientos de ofensa generalizada que estamos viviendo en los últimos tiempos, plantee un debate literario en mi cuenta de Twitter.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris