Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Iria Bouzas Álvarez
Iria Bouzas Álvarez
Los espectáculos de Podemos, entretienen, pero no ayudan a nadie a vivir mejor
En estos días Podemos ha vetado que Iñigo Errejon siga participando, tal y como venía haciendo hace tres años, en la tertulia política de la Cadena Ser `Hora 25´.

Hasta aquí parece que no hay ninguna novedad. En Podemos se le da a la discrepancia interna exactamente el mismo sitio que en el resto de los partidos. Ninguno. Al fin y al cabo para poder aceptar la discrepancia y el cuestionamiento hay que tener al menos un poco de madurez y un mucho de liderazgo y ya sabemos que los dirigentes de la política patria actual tienen un mucho de mediocres y poco más.

La vertiente vodevil de esta polémica surge cuando la flamante que no flameante nueva portavoz de Podemos en el Congreso se presenta en dicho programa para participar en el debate en lugar de su predecesor Errejón, sin haber sido invitada.

Se iba a emitir un especial desde el Museo Reina Sofía, así que la diputada Montero sin que sus fobias monárquicas empañasen un ápice su determinación, se plantó en el programa. Evidentemente los responsables del mismo le dijeron que no podría participar ya que ellos no la habían invitado. Se me ocurren múltiples formas de calificar esta actitud por parte de Podemos pero creo que son dos los adjetivos que mejor les definen ahora mismo: “Cutres y niñatos”

Cutres porque no hay forma de pensar que empequeñezca más un espíritu que aquella que te hace rodearte de aquellos que nunca te cuestionan y que te hace aislar y expulsar a los que te contradicen. Pablo Iglesias no ha llegado aún al punto de madurez política en el que entiendes que un compañero leal es aquel que te lleva la contraria cuando cree que con eso suma. Si no te cuestionas no creces y si no creces te conviertes en un perfecto mediocre.

Niñatos porque sus actitudes frente a casi todo recuerdan demasiado a las pataletas de unos adolescentes consentidos. Ninguna persona adulta y razonable se presenta en un lugar al que no ha sido invitado y luego se queja de que no le hayan querido allí. Un adolescente consentido aún está a tiempo de ser encauzado y reeducado por unos padres firmes, en los carnets de los dirigentes de Podemos pone que ya son mayores de edad, dudo mucho que haya quien pueda hacer nada para ayudarles a madurar si no quieren hacerlo.

Y mientras siguen con estas niñerías muchos de sus votantes e inscritos se desesperan. Se quejan donde pueden ser escuchados o leídos de que ellos se unieron a su proyecto para luchar por unos ideales y por un modelo de sociedad diferente. De los espectáculos dantescos no estaban advertidos.

He de decir que aunque estas escenas lamentables nos den mucho sobre lo que escribir a los que nos gusta más que nada en la vida dedicarnos a juntar letras, personalmente preferiría no verlos. Al fin y al cabo servidora, por más palos que se lleve, aún cree en la política. Y sigo pensando que no se puede olvidar nunca que detrás de los debates de ideas está un país lleno de ciudadanos que necesitan seguir adelante con sus vidas.

Los espectáculos entretienen pero no ayudan a nadie a vivir mejor.

Artículos del autor

Por desgracia el fallecimiento de la ex-ministra Carme Chacón no ha constituido una excepción a esta sensación de que nos rodea una falta de humanidad que es lamentable.
La política nacional española, y la de prácticamente cualquier país, está llena de tramas que muchas veces recuerdan más a un vodevil que a una actividad digna que pretenda gobernar los asuntos de un país.
Que dicen los de Podemos que ellos son la izquierda. Así, sin ningún molesto atisbo de humildad que interfiera en su afirmación: “Ellos, son la izquierda”. La única, genuina e incuestionable izquierda.
Lamentable. No se puede calificar de otra manera el espectáculo que dio ayer el Partido Popular en el Congreso.
Podría decir que hoy se cumplen 180 del nacimiento de una persona, Rosalía de Castro.
Leo un brillante artículo de Lola Sampedro en el diario “El Mundo” en el que reivindica el derecho de los enfermos de cáncer a sufrir en paz.
Acabo de consultar en la web del Instituto Nacional de Estadística y cerca de medio millón de jóvenes que a día de hoy son adolescentes, cumplirán la mayoría de edad en el 2020.
Aprendí a aceptar mi forma de ser el día que dejé un puesto muy cómodo en una multinacional para irme a una empresa mucho más pequeña.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris