Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Social   SOLIDARIDAD  

Sociedad de cangrejos

Cuando hay más de un cangrejo en una cesta, aunque esta se encuentre destapada, los cangrejos se dedican a pellizcar las patas de los que intentan escapar
Iria Bouzas Álvarez
@iriagal
miércoles, 12 de septiembre de 2018, 08:20 h (CET)

Cuando yo era pequeña, allá por los años 80, uno de los entretenimientos que teníamos los niños gallegos cuando nos llevaban a la playa era la de dedicarnos a coger cangrejos.


Desde siempre, me gustan muchísimo los animales y desde siempre, tengo serios problemas con mi asertividad.

Así que, para evitar una discusión con los demás niños que aún no entendían mi temprana militancia animalista, y con los adultos que nos decían que nos entretuviésemos metiendo a aquellos pobres bichos inocentes en nuestros cubos de plástico mientras les dábamos a ellos unos minutos de respiro, lo que hacía era coger cada cangrejo muy despacio y cogerlos de uno en uno. En el momento que iba a meter en siguiente cangrejo en mi cubo, al primero ya le había dado suficiente tiempo para escapar.


Siendo ya adulta, me enteré de que existe un fenómeno al que han denominado como <<Síndrome de la caja de cangrejos>>


La niña que fui, sabía de forma instintiva que los cangrejos cuando estaban solos en mi cubo terminaban por escalar por la pared y escapar, pero cuando metía varios a la vez, se quedaban allí apelotonados sufriendo alejados de su hábitat.

Cuando hay más de un cangrejo en una cesta, aunque esta se encuentre destapada, los cangrejos se dedican a pellizcar las patas de los que intentan escapar.


Hace unos días, leía en una red social la queja de un profesor universitario que venía de firmar su contrato de trabajo, seis horas a la semana por menos de 10 euros netos la hora.


Inmediatamente le comenzaron a llover las críticas bajo los argumentos más peregrinos, la mayoría basados en la misma idea de fondo: “no te quejes que yo estoy peor que tú”


España es una sociedad de cangrejos. Somos unos ciudadanos-cangrejos mediocres y mezquinos que dedican sus esfuerzos a meter en la caja a todos los que de alguna manera intentan salir de ella, a base de pellizcarles las aspiraciones y maltratar sus demandas.


El sueldo de este profesor en una jornada completa de 40 horas semanales rondaría los 1600€ al mes.


El hecho de que haya médicos, abogados, ingenieros o periodistas cobrando menos de ese salario no implica que ese sueldo no sea ridículo para la formación y la responsabilidad que requiere el puesto de profesor universitario. 


Simplemente indica que esos médicos, abogados, ingenieros o periodistas están cobrando sueldos igualmente ridículos para lo que aportan sus respectivas profesiones al común de la sociedad.


El <<Síndrome de la caja de cangrejos>> es un fenómeno bien conocido. Y por los resultados que estamos viendo día a día, parece que algunos lo han aplicado de forma más que correcta para sus intereses particulares.


Si los cangrejos dejasen de pellizcarse las patas los unos a los otros, podrían estar todos metidos en el agua tan plácidamente disfrutando del mar.


Ni siquiera voy a plantear la opción de que lo cangrejos colaborasen los unos con otros para poder escapar más rápidamente de su cautiverio. Colaborar es una habilidad propia de los humanos. Habilidad que tampoco me atrevo siquiera pedirnos a nosotros mismos viendo cual es el tamaño del agujero de individualismo en el que estamos metidos desde hace tiempo.


La colaboración, solidaridad e unión parecen ya unas utopías desfasadas a las que por ahora es imposible volver.

Hemos llegado a un punto en el que lejos de apelar a los sentimientos fraternales yo simplemente pediría ser capaces de superar el complejo de cangrejos que nos invade como un virus letal.


No es horrible que alguien salga o al menos, intente salir de la cesta de miseria e injusticia en la que estamos viviendo. La vida no es casi nunca un juego de suma cero en el que cuando uno gana, pierden los demás.


¿De verdad queremos tener atendiéndonos a médicos agotados a base de guardias para poder completar sus salarios, solo por evitar la sensación infantil de los celos?


¿Estamos convencidos de que nos compensa tener a profesores en las universidades mal pagados formando a las siguientes generaciones de profesionales para no sentir que nos quedamos atrás?


¿Están ustedes seguros de que les interesa que nos igualemos todos por abajo en lugar de empezar a hacerlo por arriba?


Me gustaría que los cangrejos pudiesen hablar aunque fuese solo una vez. Así podría preguntarles qué sacan de positivo al pellizcarse las patas quedándose todos juntos en el fondo del cubo.


Bien sabe el Universo que ahora mismo no lo entiendo en absoluto.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Jaque mate

Hasta hace apenas unos días ya estábamos casi castigados a volver a votar

Y llegó el euro

Hinchábamos el pecho cuando fuimos admitidos en la eurozona. No tardó en llegar el desencanto. El escaso entusiasmo por acudir a las urnas en las Europeas es ya un síntoma

En septiembre aprobarán el curso

La semana que viene se despertará con la investidura de Pedro Sánchez. Se augura fracaso; pero solo es la primera batalla

El presidente Trump redefine el concepto de “Casa Blanca”

Nancy Pelosi, lo sintetizó de una manera muy clara en sus comentarios

El desastre de Annual, 88 años después

Este lunes se cumplen 88 años de lo que algunos consideran el mayor desastre militar en la hipertrofiada historia militar de España. Fue en Marruecos, y derivó en la caída de la monarquía española, encarnada por Alfonso XIII, y el advenimiento de la República
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris