Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   ETA   Terrorismo   Víctimas  

¿Venganza?

Desde el propio Gobierno de España se tiende una mullida alfombra roja a los etarras, en forma de cárcel de lujo superior. Y se niegan a decir la verdad
Javier Montilla
martes, 1 de mayo de 2012, 08:29 h (CET)
Por más vuelta que se le den, Mamen, por muchos ambages en que se enrede el Gobierno, por tardas que sean las explicaciones del ministro del Interior, resulta tan evidente que este gobierno está siguiendo la misma política antiterrorista que el anterior, que ya nada puede extrañarnos. Y ahí está ese PP, disfrazado de no se sabe qué, cada vez más parecido al PSE de Eguiguren que al partido de Miguel Ángel Blanco, el mismo partido al que tú creías pertenecer porque era el único que había tratado con un mínimo de dignidad a las víctimas. En el fondo, Mamen, la traición y el transformismo no sorprenden. Se trata del mismo partido en el que algún ínclito dirigente, cual insignificante vedette, os tilda a las víctimas de ultras. 

Cuesta trabajo creer, querida Mamen, que el mismo gobierno que durante la etapa Zapatero se opuso furibundamente a cualquier vía de negociación o beneficio penitenciario con los asesinos de ETA y que no dudaba en decir que Zapatero traicionaba a los muertos, sea el mismo que ahora bendiga la llamada Vía Nanclares. Porque ese subterfugio creado por Rubalcaba en complicidad con ETA, ha sido recibido por parte del ministro Fernández Díaz con un entusiasmo que produce arcadas.  ¿Sería eso de lo que hablaron hace algunos meses cuando Zapatero, ya embalsamado políticamente, pidió una reunión secreta con él? ¿Le hablaría que era necesario para culminar el proceso crear unas aulas dirigidas a la educación de los terroristas en valores de convivencia y otras memeces en pos de una supuesta reinserción? ¿Le convencería con aquello con lo que pretenden que comulguemos de que hay una ETA mala y otra ETA buena a la que hay que reinsertar? Espero que no. Porque se olvidaría que en ETA, matar y destruir a cualquier nivel es algo esencial e ineludible, su razón objetiva y fundamental de existir. Y sin embargo, querida Mamen, tengo la sensación que desde el propio Gobierno de España se tiende una mullida alfombra roja a los etarras, en forma de cárcel de lujo superior. Y se niegan a decir la verdad. Que toda esta connivencia lo único que pretende es mantener vivo el proceso heredado por Zapatero con la banda. 

Y claro, es difícil que semejante humillación a las víctimas no produzca la polvareda que se levantó el pasado jueves. Había, pues, que convocar una reunión con representantes de víctimas para darles todos los detalles. Y ahí estabas tú. Sin bajar la mirada, sin dar un paso atrás ni para darte impulso, sin golpes en la espalda y sin genuflexiones innecesarias. ¿Pero cómo vas a bajar la mirada cuando parece que el gobierno anda más preocupado por contentar a la ETA a través de sus presos al tiempo que no mueve un dedo por encontrar a Josu Ternera, el padre de la criatura de la negociación? Pero semejantes argumentos, que no merecen discusión alguna, fueron suficientes para que el ministro Fernández Díaz perdiera los nervios y te contestara eso de que “yo no busco venganza” ¿Acaso él cree que tú sí? ¡Qué grosería! No pides venganza, querida Mamen, pides justicia. Porque para ti, la justicia sería lo que permitiría cerrar esta pesadilla, este funesto capítulo que ha marcado la vida de Jose y la tuya. No pides venganza, querida Mamen, porque si pidieras venganza escribirías la perífrasis de un capítulo diferente, un capítulo que jamás las víctimas del terrorismo os habéis atrevido a traspasar, porque siempre habéis creído en el Estado de derecho.  

Y por eso, dolida con semejante improperio, le recordaste al ministro que ni tú ni tu familia pedís venganza para aquellos que pusieron una bomba compuesta por 250 kilos de amonal el 11 de diciembre de 1987, sino justicia. Justicia y todo el peso de la ley para los asesinos que hicieron estallar un coche-bomba en las proximidades de la puerta principal de la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, segando la vida de once personas, once sueños truncados y once vidas rotas. ¿Acaso olvida el ministro que en ese atentado murieron tu cuñado y tus dos sobrinas?  

Qué triste, querida Mamen, que en este país matar salga tan barato. Qué triste y qué preocupante que el GARA, el órgano oficial de ETA, bendiga el plan del gobierno. Y sobre todo, qué triste, querida Mamen, que a la ETA no le haga falta matar más para conseguir todos sus objetivos. Zapatero y Rubalcaba empezaron el proceso y estaban orgullosos, pero este gobierno pasará a la historia por culminarlo. Te podrán silenciar, querrán tu muerte civil, te podrán amedrentar, pero bajo ningún concepto podrán impedirte que pidas un final de ETA con vencedores y vencidos, con justicia y con una ETA de rodillas, sin ninguna concesión política, entregando las armas y cumpliendo íntegramente sus penas. Tú no has cambiado, querida Mamen. La pregunta es por qué el PP al que tú entregaste tu tiempo, tu energía y tu vocación pública sí lo ha hecho. 
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Celibato

La clerecía célibe por obligación, ¿es una acción legal? La respuesta a esta pregunta tenemos que ir a buscarla en las Escrituras cristianas

Nuestros cuervos

En la épica medieval, cuando uno aparecía volando delante de un personaje, era señal de traición o mal agüero

El sexo, impuesto por la naturaleza o de libre elección

Estos portadores de la bandera LGTBI, quieren sacar de donde no hay

La nueva política exterior peruana

Esta gira ha sido tremendamente productiva para Castillo. Aparece como un hombre que viene desde abajo evidenciando la posible fortaleza de una democracia

​Heidegger

La vuelta que propone en su filosofía consiste en preocuparse por la verdad de las cosas, sin manipularlas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris