Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La linterna de diógenes   Debate  

Sonrisas y debates

Luis del Palacio
jueves, 10 de diciembre de 2015, 23:00 h (CET)
Como ya les comenté en mi anterior columna, no tenía intención de convertirme en espectador del “debate decisivo” (qué aficionados somos a la adjetivación innecesaria) por una sola razón: me esperaban cosas más interesantes que hacer… y sobre todo más entretenidas.

No obstante parece inevitable “caer” en alguno de esos reiterativos resúmenes con comentarios posteriores al numerito ¡Qué enorme pesadez! Uno es poco dado a la televisión, pero a veces la enciende y… ¡zas!: la sonrisa profidén de Pedro Sánchez, las manchas de sudor axilar de Pablo Iglesias (y todo por no ponerse chaqueta), el “abrocha va – abrocha viene” (este sí con chaqueta) de Albert Rivera y los zapatitos-zanco de Soraya S. de Santamaría. Palabras, palabras, palabras. Ideas… pocas.

¿Por qué será que cada vez que tratamos, con la mejor voluntad, de extraer aunque sólo sea una hebra de discurso coherente, una gota de sustancia, nos topamos con un murete de adobes hechos de barro y paja –sobre todo mucha paja- recocidos bajo los focos de los platós de televisión? No me extraña que Rajoy prefiriera fumarse un puro en Doñana contemplando el tostón, y, por mucho que se le haya criticado como “gran ausente”, es entendible que se reserve doncella para el único debate del que no puede librase: el que le enfrentará el lunes próximo al principal líder de la oposición, George Clooney de la política española (“what else?”) don Pedro Sánchez. Y ahí sí que va a haber chicha, créanme, ya que Rajoy es un político bastante mediocre pero como parlamentario y polemista resulta ciertamente brillante, y puede comerse con patatas a “George Pedro” y a continuación, junto con el puro, tomarse un “nespresso”. What else?

No entiendo la manía de equiparar el debate a un torneo y tener que proclamar un ganador ¿Quién perdió el debate? ¿Quién lo ganó? Otra simplificación en una época que rinde culto al vellocino de oro de lo binario y digital y, lo más espantoso de todo, de lo “mediático”.

Diez mil bombillas “led” no sólo revelaron la sudoración sobacal de Iglesias, las marcas de un antiguo y contumaz acné en Sánchez, la cierta expresión de acusica de la clase en Soraya o el aire de empleado de Selfridges of London de Rivera. Diez mil luminarias o diez mil billones de conexiones cerebrales pusieron sobre el tapete –una vez más- que detrás o delante, a derecha o izquierda, arriba o debajo de las palabras y los gestos hay siempre un atisbo de aquel “mono catarrino”, que es, probablemente y a decir de los expertos, nuestro pariente más remoto.

Y como afirman los etólogos, cuando el macaco sonríe, no lo hace para hacerse el simpático, sino como acto de sumisión. Entonces… déjenme que lo entienda ¿Los políticos sonríen tanto para expresar sumisión ante los electores? Pues sí; eso es casi seguro. Saben que la adustez –tipo Rosa Díez- se paga cara. Con la sonrisita, su versión favorita del lenguaje no verbal, están diciéndonos: “Hacedme vuestro/a. Preñadme de votos”

Yo, a estas alturas, creo que prefiero a los antipáticos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Los “lamentos” de Otegi

Solo se merecen que el recuerdo y la voz de los mártires de su sinrazón, persigan y remuevan sus conciencias hasta el fin de sus días

Hablando de sustancias

Si algo nos gusta hasta la debilidad de la voluntad razonada es ese peculiar diálogo con lo desconocido

​Una fiscalidad abusiva, como sistema recaudatorio contra la propiedad privada

Resulta penoso que se estén dando, por parte de los gobernantes, señales inequívocas de pretender convertirse en un sanedrín autoritario

Congreso PSOE-Sánchez sin 'g' ni 'r'

La novedad no es solo nominal. Afecta al histórico y serio Partido Socialista Obrero Español, privado del anzuelo y uña que le caracterizaba

¿Cómo vencer el sufrimiento?

No es tiempo de batallar contra nadie, sino de celebrar esa cultura del abrazo que nos invita a levantar el ánimo para asegurar ese futuro común
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris