Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reivindicación   Búsqueda   Verdad   Justicia  

¿Dónde vamos a llegar?

Pues adonde nosotros dejemos que llegue, si esperamos que lo que hay que hacer lo hagan otros
Francisco Rodríguez
martes, 24 de mayo de 2022, 10:00 h (CET)

Seguramente siempre se ha dicho eso de “no sé donde vamos a llegar” en un lastimero tono de queja y esperando que alguien lo arregle. Pero nos cuesta trabajo pensar que las cosas llegarán hasta donde cada uno de nosotros las dejemos llegar. No creemos que las cosas estén en nuestras manos ni en nuestra voluntad.


Nos quejamos constantemente de los políticos, de la economía, del ayuntamiento, etc. etc. Pero frente a todo ello podríamos alzar nuestra voz, podríamos hacernos oír. Lo más que pueden hacernos, y ya hacen, es tratar de silenciarnos, marginarnos, incluso encarcelarnos, pero la verdadera cuestión es que solo sabemos quejarnos, pero aportar, lo que se dice aportar, aportamos poco.


Parece que nuestro ideal es que las cosas marchen suavemente mientras dormitamos, pero solo tenemos una vida y hay que llenarla de proyectos, de ideas, de ilusiones, aunque nos cueste.

Quienes manejan el mundo son hombres y mujeres como nosotros, que quizás tratan de enriquecerse a nuestra costa, de imponernos sus ideas, de que no les creemos problemas. Pues no, vamos a hacernos presentes con nuevas ideas y nuevos proyectos.


Aquí espero a los jóvenes capaces que no se dejen adormecer por el sexo o la droga, sino que puestos en pie exijan y busquen un mundo nuevo y diferente, un mundo más fraterno en el que no tengan cabida los aprovechados, ni los que creen en cuentos chinos de salvar el planeta, ni en que sobran millones de personas que hay que eliminar no dejándolos nacer o aplicándoles la eutanasia si son viejos.


Son necesarios jóvenes que rechacen sin contemplaciones la famosa agenda del Foro de Davos, o el gran reinicio que promueven los masones y los capitalistas.


No nos podemos dejar engañar por los medios de comunicación al servicio de las élites políticas y económicas, ni por las encuestas que se publican falseando datos. Abandonémoslos para siempre y abramos nuestros ojos después de limpiarlos a fondo.


¿Cómo no va a ir todo a peor si estamos dispuestos a renegar de nuestra historia y de nuestra lengua? ¿Si estamos dispuestos a renegar de nuestra fe cristiana y aceptamos la ideología de género?


Dios nos creó hombre y mujer y nos colocó en el Paraíso, pero aceptamos la tentación demoniaca de “ser como dioses” y nos hemos convertido más bien en íncubos y súcubos, dispuestos a toda clase de aberraciones.


¿Dónde vamos a llegar? Pues a crueles guerras, a muerte y destrucción si no somos capaces de reaccionar. Quizás no sea esto el Apocalipsis que anunció el apóstol Juan, pero se le parece bastante.


Somos adoradores de la bestia que sale de mar ofreciendo placeres, sexo y droga, mientras que el mundo se hunde y suenan las siete trompetas y se esparcen las siete plagas, el COVID o la viruela del mono.


Pienso que aún estamos a tiempo de reaccionar, de tomar las riendas de nuestras vidas, de usar nuestra voluntad para buscar la verdad y la justicia, de no aceptar las sugerencias del maligno que nos quiere obedientes a los que mandan, sometidos a los amos del dinero…

Comentarios
Casas -Viejas 26/may/22    10:37 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Luis Enrique, otro que tal baila

Hemos hecho el ridículo más espantoso, a pesar de las fanfarronerías de quien estaba “vendiendo la piel del oso antes de cazarlo”

​El rosa, significado y uso en Adviento

Tenemos que trasladarnos hasta el siglo XVI para encontrar el origen de este color en las celebraciones litúrgicas

Reorientar políticas y recuperar derechos

Nuestros mayores problemas actuales tienen su origen, precisamente, en la violación de lo sensato y en el incumplimiento de nuestras obligaciones

Inhabilitada de por vida y condenada a prisión

La inhabilitación a perpetuidad y los numerosos años de cárcel que le han caído le servirán para la reflexión, que no para el arrepentimiento

Adiós, Qatar

¿Por qué lanzaron los penaltis con esa desgana y abulia?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris