Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   memoria histórica   Revolución   Golpes de Estado   Latinoamérica   Militares   Poder  

​Sobre militares y poder político

Los gobiernos neonazis proliferaron en Latinoamérica bajo impulso de la guerra fría
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 17 de mayo de 2022, 11:29 h (CET)

Escribió Montesquieu al hablar de Roma, que cuando las legiones romanas cruzaron los Alpes y el mar, durante campañas de conquista, los generales que ocupaban los países sometidos sentían su propia fuerza y dejaban de obedecer las órdenes de Roma. Con esa dinámica, era frecuente que al volver de sus victoriosas campañas, los generales regresaran para asumir como emperadores. Las campañas militares exitosas siguieron siendo un ascensor que condujo a los comandantes a la cima del poder político a través de los siglos, de Julio César a Bonaparte.


En la América Latina durante la guerra fría, la Doctrina de la Seguridad Hemisférica durante la Segunda Guerra Mundial, y su sucesora la Doctrina de la Seguridad Nacional después, fueron a su turno impulsoras de la militarización del poder político tan efectivas como las victorias de las legiones romanas en sus campañas de conquista.


Por supuesto que hubo excepciones para confirmar la regla, sobre todo en lo que alguien llamó "cementerio de teorías" refiriéndose a Paraguay.


Las revoluciones y golpes de estado promovidas por intereses extranjeros a la región, abundan en la historia sudamericana, pero la revolución paraguaya  del 17 de febrero de 1936 escapó a esa norma.

Del abismo de los tiempos, resurgió la fórmula de Montesquieu cuando un hombre encarnó al héroe popular que contrarresta la depresión de un pueblo sojuzgado.


Se trataba de Rafael Franco, el hombre que se  había convertido en protagonista decisivo durante la Guerra del Chaco, episodio que inspiró profusa bibliografía y filmografía. Rafael Franco fue consagrado como el ídolo de los oficiales que habían ganado la guerra contra Bolivia, y eso le valió ser convocado para presidir provisionalmente la República del Paraguay en 1936. 


Fue el gran momento de la historia paraguaya, breve pero intenso. Duró muy poco, a diferencia del recuerdo. Cuando volvió definitivamente de un exilio de cuatro décadas, ni siquiera su antagonista político Alfredo Stroessner, resistió la tentación de reencontrarse con el Rengo León, como sus fanáticos soldados llamaban a Franco.


Como al decir de Borges no existe el olvido, nunca es tarde para el deber de la memoria. LAW

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Redescubriendo el inmenso valor del ser frente al parecer

La privacidad y el anonimato frente a la cultura de la permanente e insoportable exposición constante

Viaje festivo y feminista a EE.UU.

Cuando se viaja a otro país es imprescindible llevar una agenda clara y organizada. Vean en Instagram cómo presume la tropa de Irene Montero de reuniones con apenas diez personas

¿Permitiremos que los “diferentes” nos impongan otra ética o moral?

Se está creando una sociedad que amenaza con quebrar todos aquellos principios por los que nos hemos regido durante siglos

Por unos Sanfermines sin violencia hacia los animales

Debemos hacer frente a una profunda reflexión sobre la licitud moral que nos asiste para infligir sufrimiento a inocentes

Hay que volver a lo esencial

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris