Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Internacional
Etiquetas:   Kazajistán   Protestas   Disturbios   respuestas   Geopolítica   Futuro  

Kazajistán: entender los eventos actuales

¿Qué tipo de país es?, ¿hay algunas implicaciones geopolíticas para la situación actual?, ¿qué se puede esperar en el futuro?
Oleg Chupryna
lunes, 17 de enero de 2022, 12:36 h (CET)

Las recientes protestas y disturbios en este país ex-soviético en Asia Central llevaron a Kazajistán al centro de atención de los medios internacionales. Para muchos, Kazajistán es un país lejano, poco conocido y que raramente está en el foco de la atención mundial. Ahora, todo el mundo está tratando de entender lo que está ocurriendo allá, tratando de comprender la razón por la cual los kazajos protestaron por todas partes de este país post-soviético relativamente acomodado justo desde el comienzo del nuevo año. ¿Qué tipo de país es Kazajistán?,  ¿hay algunas implicaciones geopolíticas para la situación actual? ¿qué se puede esperar en el futuro?


Las protestas comenzaron en la ciudad de Zhanaozen en el suroeste del país el 2 de enero de este año. Fueron provocadas por el salto brusco de los precios del gas licuado que se duplicaron en el nuevo año. Zhanaozen es una ciudad famosa por sus protestas, en 2011 los trabajadores de las empresas de gas y petróleo tuvieron huelga durante seis meses exigiendo aumentos salariales. Las autoridades reprimieron la protesta por la fuerza y, según los informes, decenas de manifestantes murieron y más de 80 resultaron heridos a manos de las fuerzas de seguridad. 


Sin embargo, esta vez, las protestas contra el aumento de los precios del gas se extendieron rápidamente a otras regiones del país. Cuando las autoridades comenzaron a reaccionar, prometieron reducir los precios de la gas. Aún así, para entonces las demandas de los manifestantes pasaron de ser puramente socio-económicas a políticas. El eslogan más común en todo el país fue "¡Viejo, vete!" ¿A qué se refería? Ese fue un llamado al ex presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, quien ocupó su cargo durante tres décadas, aúnque desde marzo de 2019 no fue presidente. Entonces, ¿por qué la gente le exigía que se fuera? ¿Qué querían decir exactamente?


Hace tres años, un autócrata de 78 años, Nazarbayev, transfirió la oficina presidencial al jefe del Senado, Kassym-Jomart Tokayev. Mientras tanto, Nazarbayev retuvo de por vida el puesto de jefe del Consejo de Seguridad, y sus protegidos permanecieron en roles clave en el estado y la economía. Así, el tránsito del poder a Tokayev fue más bien formal. De hecho, el país siguió siendo gobernado por Nazarbayev y sus familiares. También a lo largo de los años, el régimen autoritario de Nazarbayev creó su culto a la personalidad. Se dio a sí mismo el título de Elbasy, el líder de la nación. Sus monumentos se han erigido en todo el país, e incluso la capital del país, Astana, pasó a llamarse Nur-Sultan en su honor.


Kazajstán es rico en materias primas y su economía se basa en gran medida en las exportaciones de petróleo, gas natural, uranio, oro, carbón, zinc, cobre, plomo y otros. Las transnacionales como Shell, Exxon Mobil, Chevron invertieron notablemente en el país. Las exportaciones generan ingresos sustanciales, lo que convierte a Kazajstán en un país relativamente próspero con un PIB per cápita de alrededor de $ 9,7 mil. En comparación, el PIB per cápita anual en las antiguas repúblicas soviéticas vecinas, como Tayikistán, es de 0,9 mil, en Uzbekistán es de 1,8 mil y en Kirguistán es de 1,3 mil. 


El problema, sin embargo, es que la distribución de la renta del país es muy injusta, la mayor parte de la cual la recibe una pequeña élite que se ha enriquecido enormemente. Al mismo tiempo, la mayoría de la gente vive de sueldo en sueldo. Además, la estructura de la economía basada en la extracción de materias primas no implica suficientes puestos de trabajo disponibles para la gente. La alta tasa de natalidad del país, combinada con la ausencia de los ascensores sociales para sus jóvenes, condenados a trabajos mal pagados o al desempleo, complican aún más la situación. Mientras tanto, el cronismo y la corrupción a gran escala en la cima del país son bien conocidos por el pueblo kazajo. Solo unas pocas docenas de personas cercanas a Nazarbayev, los principales miembros de su clan, encabezan la lista de Forbes Kazajstán de los multimillonarios más ricos del país. El creciente descontento con esta situación social en el país finalmente derivó en protestas, provocadas por un fuerte aumento en los precios del gas.


En comparación con las protestas recientes en otros países post-soviéticos como Bielorrusia, las manifestaciones en Kazajistán fueron más dinámicas y radicales, e incluyeron actos de violencia contra las fuerzas de seguridad. Esto es el resultado de una serie de factores. En primer lugar, es un factor demográfico, ya que la edad media de la población de Kazajistán es  menos de 30 años, más de 10 años más joven que en Bielorrusia. Además, en la parte rural del sur, la situación socio-económica es particularmente mala. Miles de jóvenes de familias pobres y con poca educación desesperados por salir de la pobreza se mudaron a los suburbios de las grandes ciudades, y muchos de ellos se unieron a bandas criminales. Estas bandas de jóvenes delincuentes eran los principales responsables de la violencia y el saqueo. Kazajistán es un país extenso con una densidad de población muy baja; por lo tanto, fue difícil para las autoridades mover rápidamente a las fuerzas del orden, lo que contribuyo a la anarquía en algunas ciudades. Es importante destacar que en un país sin oposición organizada, que fue eliminado por el régimen autoritario y una sociedad civil muy débil, esta rebelión espontánea careció de liderazgo. Un liderazgo necesario para proponer un programa de reformas y organizar las protestas y la transición de la autocracia a la democracia.


Como ocurre con cualquier otra autocracia, el régimen del país carece de transparencia, está dominado por la política informal y gran parte de la vida política se lleva a cabo a puerta cerrada. La falta de una prensa libre e independiente acompañada de cortes de Internet en todo el país durante las protestas y el vacío de información de las agencias gubernamentales dieron lugar a muchas opiniones, a menudo contradictorias, sobre la esencia de los hechos, incluidas muchas teorías de conspiración. Lo que sí se sabe con certeza es el carácter masivo de las protestas. Muchos kazajos, descontentos con la distribución injusta de los recursos,  una gran corrupción y falta de perspectivas viables, participaron en manifestaciones en todo el país.


La demografía, la pobreza y la falta de perspectivas para muchos jóvenes explican en parte el radicalismo y la violencia, los saqueos y el vandalismo. Sin embargo, aún quedan algunas preguntas por responder. Los rebeldes pudieron apoderarse de edificios administrativos, comisarías y armas con bastante facilidad. Mientras tanto, el 5 de enero, apenas tres días desde el comienzo de las protestas, Tokayev destituyó a Nazarbayev del cargo de jefe del Consejo de Seguridad y asumió ese cargo él mismo. Al día siguiente, Tokavev ordenó el arresto de uno de los hombres de mayor confianza de Nazarbayev, el jefe de los servicios de seguridad del país Karim Massimov, bajo sospecha de traición. El presidente Tokayev también ha destituido rápidamente a otros miembros de Nazarbayev clan de sus cargos. Una versión de los hechos que parece la más realista sugiere que el clan Nazarbayev trató de usar las protestas para debilitar la posición del presidente Tokayev, quien comenzó a construir su propia estructura de poder, que Nazarbayev vió como una amenaza. Según esta versión, el caos en Almaty y otros lugares, cuando las autoridades no controlaron la situación durante varios días, fue organizado deliberadamente por el clan en competencia para socavar la creciente influencia de Tokayev.


Como aparentemente no confiaba en las fuerzas de seguridad del país, Tokayev pidió ayuda a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) dirigida por Rusia, cuyas tropas actuaron con decisión y aplastaron duramente la sublevación. Más de 160 manifestantes fueron asesinados, varios miles fueron detenidos. El resultado de estos eventos es que el clan de Tokayev tomó el control del país, reemplazando al clan de Nazarbayev en el poder. Sin embargo, eso tiene profundas implicaciones geopolíticas para Kazajstán, porque Tokayev, a cambio de asistencia para retener y consolidar su poder, aumentó la dependencia del país de Rusia. Durante sus tres décadas en el poder, mientras mantenía buenas relaciones con el Kremlin, Nazarbayev pudo, sin embargo, fortalecer significativamente la soberanía de su país, debilitando gradualmente la dependencia de Rusia. El idioma kazajo se convirtió en el principal idioma oficial del país, donde el 70 % de la población es de etnia kazaja. El alfabeto cirílico fue reemplazado por el latino. Todas las organizaciones y movimientos pro-rusos fueron reprimidos sin piedad. Se construyeron fuertes lazos económicos con Occidente y China. Ahora el Kremlin aprovecha la oportunidad para recuperar su influencia en este país de Asia Central. 


Cabe señalar que durante la crisis, algunos políticos en Rusia instaron a Rusia a anexar Kazajistán. También es importante señalar que Kazajistán tiene una importante minoría rusa de alrededor del 20 por ciento de su población. Algunos políticos en Rusia llaman abiertamente a la anexión de la parte norte de Kazajstán, alegando que son "tierras rusas históricas", donde más del 50 por ciento de la población es de etnia rusa en muchas áreas. De hecho, la amenaza a la categoría de estado y la integridad territorial de Kazajistán es real, especialmente en la luz de las recientes demandas de Putin a Occidente para devolver el espacio post-soviético a su esfera de influencia. 


En estas circunstancias, si Tokayev no implementará reformas significativas que aborden las causas de las protestas, es inevitable que los disturbios civiles se repitan nuevamente, poniendo en peligro la seguridad del país e incluso su categoría de estado. Hasta ahora, Tokayev ha ganado, pero sigue siendo una gran incógnita si podrá permanecer en el poder y garantizar la independencia de Kazajistán en el futuro.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La contraofensiva ucraniana pone a Putin contra las cuerdas

Crónica de Josep Lluis del Alcázar. Miembro de la dirección de Lucha Internacionalista (Estado español) y la UIT-CI

​Irán: rebelión de las mujeres contra el asesinato de Masha Amini

Cientos de miles de mujeres de todo el país se cortaron el pelo y se quitaron y quemaron sus hiyabs en las plazas

​Cancilleres iberoamericanos se reúnen en el ámbito de la 77º Asamblea General de Naciones Unidas

Durante el encuentro se ha ratificado por consenso el nombramiento de la nueva Secretaria General de Cooperación, la embajadora Lorena Larios

​Violencia y humillaciones contra las personas migrantes y refugiadas en la frontera europea

Según denuncia No Name Kitchen

​De refugiados a mendigos: la realidad de Ucrania en España, olvidados tras seis meses de guerra

Un 50% de los ucranianos venidos a España podrían volver a Ucrania o bien a países como Alemania o Polonia, donde hay más ayudas y empleo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris