Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Monarquía   Colonialismo   MARRUECOS   Magreb   Mohamed VI   Celebración  

​Celebración anticolonialista de la monarquía

De cómo una monarquía magrebí se convirtió en símbolo de lucha contra los imperios segregacionistas que colonizaban países del norte africano
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
viernes, 30 de julio de 2021, 08:59 h (CET)

Un 18 de noviembre de 1933, el Sultán de Marruecos Mohammed Yusuf (Rey Mohammed V) decidió oficializar la celebración conocida como Fiesta del Trono, a instancias de un sector de la prensa magrebí que lo instaba a declarar día festivo la fecha en que fue entronizado. Con notorio disgusto de las potencias colonialistas y segregacionistas que ocupaban por la fuerza el Magreb, ese día la conmemoración tuvo un éxito inesperado, congregando a grandes multitudes en Fez, Salé, Rabat y Marraquech.


Al año siguiente, considerando la traumática experiencia del año anterior,  los ocupantes franceses condicionaron la Fiesta del Trono, prohibiendo los discursos políticos y sobre todo las críticas al inmoral colonialismo ejercido por las playas nortes del Mare Nostrum.


Como es costumbre de los oprimidos fastidiar a los opresores, con más razón si existe una evidencia manifiesta del fastidio que causa determinada manifestación, celebración o conmemoración, los marroquíes se pasaron todo ese día 18 de noviembre de 1934 vilipendiando placenteramente a los franceses y a su administración colonial en todos los rincones del país. Fue cuando descubrieron que celebrar la monarquía podía ser, curiosamente, un hecho político y una alegoría urticante contra el colonialismo. Fue cuando el pueblo marroquí y su monarquía se sintieron unidos de manera indisoluble.


Tanta fue la identificación entre el Rey y la lucha por la libertad de su tierra, que el mismo maestro de maestros de la guerra de Guerrillas, admirado por Ho Chi Ming, Mao Tse Tung y el Che Guevara, Abdelkrim, se adhirió a la causa y dio su espaldarazo al Rey Mohammed V.


Cuando en los años cincuenta el Rey exiliado por los colonialistas pudo regresar, el reencuentro con su pueblo fue apoteósico. Para 1956 el Reino de Marruecos lograba el retiro de Francia y España de sus territorios. La tradición se hizo fuerte, y Hassan II, quien lo sucedió un 3 de marzo, decidió seguir festejando la fecha en que un monarca tomaba el mando del Reino. Es el motivo por el cual en la actualidad se celebra un 30 de julio, fecha en que inició su reinado el actual Rey Mohammed VI.


En tiempos contemporáneos los eventos más importantes son el discurso del Rey a la nación, que coinciden en fechas con reconocimientos a personalidades insignes de los ámbitos cultural, científico, político o deportivo, además de una salva de cañones a la usanza occidental.


El rey Mohamed VI de Marruecos fue entronizado el 30 de julio de 1999, fecha que tradicionalmente se celebra por parte de todos los amigos de Marruecos en diferentes latitudes del mundo, incluido el Paraguay, donde la actual fecha del trono coincide con el día Internacional de la Amistad. La celebración es tan trascendente que el Rey de Marruecos, también Comendador de los creyentes para los devotos del Islam,  ofreció hace pocos años iftar o ruptura del ayuno nocturna en Ramadán, en honor a los presentes en el Palacio Real de Rabat.


Vale puntualizar que la monarquía como herramienta útil contra la opresión colonialista, no es una idea de los magrebíes, pues en el Congreso de Tucumán de 1816, se alzó la voz de reconocidos próceres argentinos como José de San Martín y Manuel Belgrano impulsando la idea de un nativo Inca a ser proclamado emperador de Sudamérica.


Tal vez una prueba entre tantas, que entre monárquicos y republicanos, como entre izquierda y derecha, apenas si existe una comedia.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Adiós, amigos, no pudimos despediros!

¡Qué pronto se pasan las hojas del libro que no se quiere leer!

Pena de post-muerte

Si Guzmán hubiese muerto durante el Fujimorato, lo más probable es que le hubiesen permitido un entierro

Evaluando la cumbre de la CELAC

El debutante presidente peruano se destacaba por ser el único con sombrero y por sus discursos en favor de diferentes nacionalidades indígenas de su país

Lo que Castillo podrá decir en la ONU

Constantemente habla del sufrimiento de los que tienen raíces amerindias y africanas

Años de “diálogo”, solo beneficioso para las izquierdas y el separatismo

“La abundancia de palabras inútiles es un síntoma cierto de inferioridad mental”, Gustave Le Bon
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris