Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El hijo pródigo, el nuevo orden mundial y el padre

Jaime Fomperosa, Santander
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 20 de abril de 2021, 03:06 h (CET)

Este escrito se puede considerar como una inspiración dirigida a todo ser humano, sea creyente o no ¿Se sirve Dios del Nuevo Orden Mundial para castigar al mundo? Dios no nos castiga con un palo, pero se sirve de unos acontecimientos o sucesos para nuestra corrección. Pongamos, por ejemplo, Fátima; la Santísima Virgen pidió oración y penitencia, conversión, rezo del santo rosario; dijo a Lucía que iba a terminar pronto la guerra, estaban en la primera guerra mundial, pero que si no hacíamos caso a sus peticiones, Dios castigaría al mundo con otra guerra peor, y sufrimos la segunda guerra mundial. Somos hijos de Dios y el nos ama infinitamente. En la parábola del Hijo Pródigo, vemos como el padre permite a su hijo que se marche de la casa paterna, pero todos los días miraba a ver si volvía su hijo. Y vemos las consecuencias que sufrió el hijo, solo así se percató de lo feliz que era en casa de su padre donde no le faltaba nada y arrepentido volvió y pidió perdón y vemos como el padre celebró una fiesta por la vuelta de su hijo. Puede ser que Dios se sirva del Nuevo Orden Mundial para que veamos como un simple virus, magistralmente manipulado, ha trastocado al mundo entero, entiendo que Dios lo permita para ver si nos damos cuenta de la calamitosa situación que estamos padeciendo y nos haga añorar lo bien que estábamos cuando considerábamos a Dios como nuestro Padre, bienestar que hemos abandonado cuando nos marchamos, nos creíamos autosuficientes y eliminamos a Dios, formando un estado laico, cuyas consecuencias estamos padeciendo. No es que el Nuevo Orden Mundial haya triunfado, pero Dios se sirve de él para que veamos las consecuencias que estamos sufriendo por nuestro extravío y hagamos como el hijódigo, arrepentirnos y volver pidiendo perdón a Dios, nuestro Padre, por habernos marchado de la casa paterna, y Dios celebrará una fiesta por que el hijo perdido ha vuelto a casa de su Padre. Así de bueno es Dios nuestro Padre que nos espera con los brazos abiertos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los viejos profesores

Los de mi generación hemos disfrutado de otro tipo de maestros y profesores

Ganó la inconsciencia

​Sánchez, Iglesias y Arrimadas, ¡a empinar chiringas!

Vistos los resultados electorales, éste es el momento para que todos, izquierda, centro y derecha, atendamos el aviso

​La República de Azerbaiyán: una nación prospera en Eurasia

El Banco Mundial ubica al país entre los 30 líderes en cuanto a oportunidades comerciales

¿Qué puede darnos hoy el Comunismo?

Muchos socialistas y comunistas no han sido nada más que eso, unos “hijos de papá”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris