Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Pandemia   Nueva normalidad   Vejez  

La normalidad

A los mayores se nos plantea una duda existencial. ¿Cuál es ahora nuestra normalidad? ¿En qué consiste?
Manuel Montes Cleries
jueves, 6 de agosto de 2020, 08:41 h (CET)

La vida de los mayores ha recibido una convulsión extraordinaria a lo largo de los últimos cinco meses. Hemos pasado de un status quo bastante estabilizado, en el que hemos asumido nuestros roles de mayores activos, a una incertidumbre cimentada en el miedo a la situación sanitaria y a las dudas provenientes de la información. Al final de todo esto nos encontramos con un pavor cerval a las calles y a las actividades que impliquen trato con nuestros semejantes.

Les pondré un ejemplo. No he conseguido superar el temor a entrar a un café para desayunar o comer con mi familia más próxima en un restaurante. Por otra parte toda la actividad que hacemos los mayores como voluntarios se ha visto interrumpida al considerarnos “población de riesgo”. Que lo somos.

La psicosis que se ha producido conduce a los miembros de tu familia a impedirte tomar un espacio de libertad que psicológicamente necesitamos. Lo que no hacen con los jóvenes, que como tienen bula especial, hacen de su capa un sayo y contaminan a diestro y siniestro sin conciencia alguna.

He decidido crear una “normalidad distinta”. Apenas llegue septiembre voy a volver a dar clases presenciales a mis queridos alumnos, a darme un paseíto mañanero por las calles de mi barrio, a practicar un poco de natación (con la máxima seguridad posible) y a reunirme una vez al mes con mis amigos de siempre para comer y convivir. Creo que debemos recuperar un riesgo asumible. También muere la gente de gripe y de accidentes vasculares. No podemos seguir confinados, en beneficio de nuestra salud mental.

Ayer jugué dos partidas de dominó, con mis amigos y vecinos del hogar de mayores. Con mascarilla y desinfectado frecuente de manos. Para mí es una heroicidad. Un gran paso. Si siguiera acobardado acabaría encerrado debajo del colchón y cogería el virus de la vejez mental.

Acabaré con un grito reivindicativo: ¡Carpe diem! Leo en Internet la frase completa de Horacio: “carpe diem quam minimum credula postero”, que en español puede entenderse como el siguiente consejo: “aprovecha cada día, no te fíes del mañana”. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Reflexiones desde el mirador del abuelo

La desigualdad muda nunca alcanzará la prosperidad

Tudanca, el candidato desconocido PSOE en Castilla y León

Acabó su intervención en Nueva Economía Fórum resumiendo su postura y situación de aspirante socialista ante las elecciones autonómicas del 13 de febrero

​La izquierda puede ganar la alcaldía de Lima

Para lograr ello debe postular unida con sus propios candidatos (como Indira Huilca) y no marchar tras derechistas divisionistas (como Ricardo Belmont)

La caza es violencia, siempre

Gente sin escrúpulos que antepone a todo su ansia enfermiza de matar animales

Magnicidio contra Castillo

Ante tanto atropello a la democracia, el Gobierno y la fiscalía deben actuar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris