Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   Pandemia   VOX  

Con qué medios pagará el Gobierno sus veleidades igualitarias

“La gente no necesita liderazgos ideológicos o dogmáticos, necesita mecanismos y herramientas para resolver sus problemas” Naomi Klein
Miguel Massanet
martes, 14 de julio de 2020, 08:29 h (CET)

De hecho, ya se sabe que durante los cuatro primeros meses del corriente año salieron de España capitales por importe de 27.100 millones de euros, frente a los 700 millones del mismo periodo del año anterior. Los destinos preferentes de estos capitales que huyen de la fiscalidad española parece ser que suelen ir a parar a Luxemburgo e Irlanda. El profesor de economía de Universidad Complutense de Madrid, Jorge Onrubia, afirma lo siguiente: “Son indicadores que no implican causalidad, sino indicios, claros, pero indicios, porque para poder establecer causalidad habría que introducir variables adicionales como el clima, la fragilidad política que afecta a la estabilidad del Gobierno, a su capacidad de pactar medidas de apoyo necesarias para la recuperación, a la evolución económica general y sectorial, al éxito de las negociaciones con la UE, etc.”. No olvidemos que el propio Banco de España, en su informe anual de la economía española, advierte de que la subida de impuestos o la creación de otros nuevos (como la “Tasa Google” o la “Tasa Tobín) podrían generar en España una desventaja competitiva y fomentar la salida de capitales o empresas y la deslocalización de ciertas tareas.

Y ante todas estas noticias, evidentemente nada optimistas, procedentes de organismos que proporcionan datos contrastados y fiables, parece ser que al Gobierno sólo le preocupa cargar sus críticas contra la oposición, especialmente sobre el PP y VOX, en su obsesión de descargarse de toda responsabilidad, cuando es obvio que quienes gobiernan son ellos, los socialistas y comunistas y, en consecuencia, a quienes se les han de demandar explicaciones sobre los errores que vienen cometiendo es a ellos y no a una oposición que apenas consigue que se la escuche, aunque nunca se le haga el más mínimo caso. Deberemos hacer caso a los datos que nos proporciona la dura realidad del momento por el que estamos pasando, por ejemplo, en el pasado mes de mayo la producción industrial sufrió una caída de un 27’8%, una circunstancia nada alentadora si pensamos en una posible recuperación económica.

Como complemento se aclara que las dos industrias que más cayeron fueron la confección de prendas de vestir y la fabricación de vehículos.

Va llegando el momento de que quienes se hicieron ilusiones de que, con un gobierno de izquierdas, España iba a entrar en un momento de esplendor, de que los ricos iban a pagar por los pobres y que en esta nación, con la llegada de este nuevo Frente Popular que nos dejaron las pasadas elecciones, la justicia social iba a proporcionar a las clases menos favorecidas un nivel de vida muy superior al que les proporcionaba la democracia parlamentaria de la que hemos venido gozando, hasta que llegaron ellos; de que empecemos a aterrizar en la realidad y ello supone hacer frente a una nueva era en la que nos van a freír a impuestos porque, como no hay otra explicación plausible, cuando se pretende solventar las carencias sociales a base de endeudamiento público, acrecentar la carga fiscal, aumentar el número de funcionarios y de enchufados que vivan a costa del trabajo de unos pocos; entonces, señores, es obvio que una nación no puede seguir funcionando por mucho tiempo e, indefectiblemente, su futuro está marcado, porque en este mundo imperfecto en el que vivimos, no hay milagros que permitan que sin trabajar, ser competitivos, esforzarse y crear riqueza sea posible que, una sociedad sometida a un recorte de libertades y a una situación de opresión como la que ya se nos viene anunciando, consiga poder sobrevivir durante mucho tiempo, bajo estas condiciones.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, estamos viendo como todos los esfuerzos de nuestros gobernantes para ocultarnos la gravedad de la pandemia, primero, y ahora para hacernos creer que estamos avanzando en la recuperación de España, para mantenernos narcotizados el mayor tiempo posible, mientras va llegando el momento en que ya no puedan ocultar la realidad. Si estos rebrotes, Dios no lo quiera, que parece que se están extendiendo por toda la piel de toro, se van incrementando y volvemos a tener que regresar a situaciones de confinamiento severo y paralización del funcionamiento de nuestra producción, lo que se nos viene encima ya va a dar al traste con nuestros peores sueños. Claro que, la verdad es que nos lo habremos ganado a pulso, por permitir que estemos en manos de unas personas completamente incapacitadas para hacerse cargo de una nación como España. Y, como colofón, una frase del gran maestro Confucio: “Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender, peligroso”

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

PSOE: el silencio de los corderos

"El que se mueva no sale en la foto"

Inmigrantes, población errante, nueva nación

la inmigración indocumentada es un problema de oferta y demanda de empleos en esos imperios capitales

​Dibujando sin el mundo

Amo escribir, escribir es mi vida. Pero había olvidado otra parte de mí: el dibujo

¿Qué culpa tenemos los españoles?

España puede hacer gala, con más razón que la otras naciones descubridoras, de haber dejado un legado inmarcesible en lo que hoy es Hispanoamérica

El Pilar de Zaragoza, el anticristo, la Divina Eucaristía y el Garabandal

Jaime Fomperosa Aparicio, Santander
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris