Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Entrevistas
Etiquetas:   Entrevista   Autores  

Entrevista a Kadan Navarro

Autor de 'El Libro Negro'
Martín Parra
martes, 4 de noviembre de 2014, 08:15 h (CET)
Acerca de El Libro Negro y de su autor han escrito:

Las últimas horas del protagonista en el simbólico escenario de Very (fiel reflejo del Nuevo Orden Mundial que a todos nos espera), constituyen la excusa argumental perfecta para enlazar todos los tipos y subtipos de seres, planos y realidades…

041114entrevista1.


El protagonista decide rebelarse contra el sistema establecido tras leer el último libro “vivo” de la Masonería y esa rebelión trae consigo consecuencias incalculables dentro de su sociedad. Krisham, es el nuevo Cristo, el nuevo salvador… Y todos vivirán sin posibilidad alguna de escapatoria la Revolución interna del “Elegido”, mas sufrirán en sus carnes el despliegue de la filosofía más potente, jamás creada por ningún ser vivo, con el fin de acabar con la tiranía impuesta y heredada del emperador.

Corre, lector, corre hacia Very, no te sitúes en una posición contraria a su voluntad y disfruta de una narración poderosa; una nueva literatura en la que se aúnan todas las disciplinas, se unen todos los individuos y sociedades para crear el nuevo escenario donde nosotros, los mansos clones, viviremos antes de lo que pensamos…

Las consecuencias son imposibles de calcular…


Y Kadan se la juega para llegar a ser el Revolucionario que derribe nuestras arcaicas convenciones y derrumbe las barreras que protegen las capas más profundas de nuestra psique como lo hicieron en su día Huxley y Orwell.

Este joven madrileño se atreve a ser el poeta de la filosofía, y un narrador tan visual como simbólico, y nos trae algo nuevo, regenerador, que a nadie dejará indiferente. Es hijo del gran periodista Felipe Navarro, más conocido como “Yale”, y hermano de la reconocidísima escritora Julia Navarro y de periodistas de la vieja escuela como Pipe Yale.

Cuéntame un poco acerca de tu trayectoria; ¿cuándo empiezas a escribir y en qué punto de tu evolución como escritor te encuentras?
Desde pequeño, sentía la necesidad (impulsiva o no) de volcar mis ángeles benditos y mis demonios más perversos sobre el papel. Pero todo comenzó a cobrar una forma definida tras “desvariar” en un examen de filosofía cuando cursaba primero de Bachillerato (años de esa rebeldía que cierra puertas en lugar de abrirlas, donde estaba enfadado con el mundo porque intuía que las leyes eran tan necesarias como limitadoras), era una prueba presencial sobre el determinismo y el indeterminismo… No me posicioné, y cree tres personajes que hablaban entre sí sobre lo mencionado y otros temas. Mi examen circuló por ahí durante mucho tiempo… Qué “jodío” el profesor… Se lo quedó.

A partir de ese instante, supe definitivamente que escribiría… ¡Oh, sí, escribiría!...

Me encuentro en un punto donde las polaridades que alberga mi ser están enfrentadas, esto es: ciencia contra esoterismo, antropología contra psicología, luces contra sombras. Vivo en guerra y soy un demonio con material pesado en el cuerpo mental que atraviesa la carne con mi cornamenta inmisericorde… Pero dentro de mi geografía interna y de ese mapa vital desplegado sobre un ataúd, también poseo alas de ángel bendito y cara de niño bueno para seducir a hembras dulces y hermosas…

Revolucionario a veces, acomodado otras, intento encontrar el famoso punto medio y ser el embajador que medie entre los dos polos cristalizados de mi mundo tanto interior como exterior. Sigo conectado a máquinas orgánicas construidas por súper-ordenadores, donde te pueden insertar los recuerdos de un ratón en nuestra acomodada y domesticada mente… Y los cables de esas máquinas vivas cuelgan, y yo las relamo, juego con ellos y los intento cortar.

Lo tuyo con la literatura viene de familia…
Mi padre (Yale) fue pionero de la televisión, y grandísimo periodista, su hija mayor con la cual comparto apellido me parece buena periodista…Sus novelas son entretenidas, (plantilla muy trabajada, o eso parece), pero lo mío es distinto…Yo intento romperte el alma, con más o menos técnica, pero si te atreves a leerme algo va a cambiar en tu interior…Me gusta hacer sentir; tanto el dolor como el placer. Gracias a Dios me he distanciado tanto en contenido como en forma de los best-seller superficiales (benditos sean, por supuesto), pero a mí me gusta jugar con las vísceras, operar con el bisturí los cerebros ajenos y darle al imperio su mitad, un cuarto a las tribus y el otro cuarto me lo como.

¿Por qué el título EL LIBRO NEGRO?
El negro tiene mucho simbolismo (véase en las artes marciales, por ejemplo)…Y ahora, le toca al místico Oriente levantarse…Ya el paciente dragón Chino se ha despertado.

No obstante, serán las nuevas marionetas que se sitúen en el poder pero siempre dirigidas y controladas por ELLOS.

Has publicado algunos libros a cuatro manos, uno al (también) brillante Manuel Espino. ¿Qué aporta esta práctica de novedoso en una obra?
Manuel es quizás la persona más inteligente que conozco. Somos buenos amigos, y estamos muy locos los dos. Manuel te hace verlo (con su narrativa) y yo te hago sentirlo (con la mía)…Figúrate la mezcla...

Tenemos una táctica y un acuerdo: Un libro en conjunto y otro a medias… Pero trabajar juntos es emocionante…Si los dos buscáramos ser la “estrellita” precisamente nos estrellaríamos... Pero nos repartimos los personajes, los actos y nos encontramos en un punto que desconozco pero que funciona… Sin ingestión de drogas de diseño por parte del arquitecto.

Tu prosa da la sensación de discurrir de manera suave y fluida ¿Es resultado de algo contrario a la improvisación? ¿Relees mucho lo escrito y corriges? ¿O es un torrente de visceralidad?
Me preparo plantillas y buenas “chuletas” que no de cerdo sino de cordero… Una vez que tengo claro el principio, y sobre todo el final, hilo fino o “gordo” (para eso ya están los críticos) pero siempre, siempre, intento hacer paralelismos con la sociedad, con los sistemas políticos, y los imperios…En fin, bendita filosofía y capacidad del ser humano para trascenderse…Ah, sí, bendito pensamiento formal y postformal…

Deseos elevados, unido a un cuerpo sano y una mente clara conforman mi ideal. Escribo porque si no muero, y utilizo esta expresión artística como pura técnica depurativa… Pero los demonios no se van. No se van.

¿Cómo ves a los jóvenes (en España) que se dedican a esto?
Veo en general un gran potencial pero falta muchísimo trabajo.

Bajo al parque y me enciendo un puro coburn, y me tomo un refrigerio con gente de mi edad, o más pequeños o mayores, y hablo de Dios y de los enigmas de la filosofía, y me llaman loco…¡Joder!, los locos son ellos vendiendo “las compresas usadas”…Tienen un discurso aprendido…¡Joder, no se atreven!, siguen las modas, repiten lo que en ese momento se lleva para rebelarse, etc…Y luego, surgen de modo inesperado cientos, no, miles de poetas de la nueva “Era” que escriben o dicen escribir más por moda que por que lo sienten…En fin, muchos son los llamados y pocos los elegidos, y digo esto porque el arte es un estado mental, que hay que alimentarlo las 24 horas, con reflexiones, lecturas, escrituras, meditaciones, etc. Y todo aquel que no esté dispuesto a Amar de verdad lo que hace y esté dispuesto a darlo todo, absolutamente todo, al arte, nunca será un verdadero artista…En fin, yo soy de café, puros…No de “colocaos”.

¿Eres más un escritor de estilo o de historia? ¿Metódico o desmadrado?
Depende de las coyunturas espacio-temporales concretas en las que me halle inmerso… Pero no me gusta ni la institucionalización de la eutanasia ni el negocio de la piedad… Creo que todos somos dioses en potencia, confío en la historia y me gusta desplegarme en ella…

¿Cómo te encuentras más cómodo? ¿Con qué género?
Intentando unir todo y a todos…

¿Cuáles han sido tus padres literarios? ¿Qué o quiénes te han influido?
Muchísimos: desde Poe o Lovecraft, hasta Krishnamurti, Max Heindel o poetas como Paul Cellan, sin descartar por supuesto, los últimos avances médicos, revistas de arte o la conversación con un pastor de cabras sobre la naturaleza cíclica del tiempo.

¿Dónde te ves, tanto a ti como a tu obra, en unos años?
Como dirían algunos maestros griegos; somos juguetes de los dioses. ¿Quién sabe?... Lo que está claro es una cosa: Como me quede una sola gota de sangre me levanto y peleo como un lobo rabioso. Y siempre estaré defendiendo a los que más lo necesiten. Si algún día, me pagan por la artesanía de un buen relato de terror me lo gastaré corriendo no sea que alguien me dé un sablazo.

¿Qué opinas acerca de esa pobre nobleza que persigue al escritor? ¿Merece la pena compartirla indistintamente con noveles, consagrados y demases?
Difícil profesión hemos escogido, todos nosotros, con o sin oficio, llevamos insertado una cruz dentro de la caja toráfica anclado con tornillos intercostales y nos interesa estar juntitos, porque esa cruz está conectada con un cable de acero a otras cruces de otros parroquianos y demás (con orificio en el ombligo), y el viento de estos días hace que cueste estar juntitos, y el movimiento de aire más los innombrables hacen que se balanceé mucho el cable.

Pero como diría el insigne filósofo Nietzsche: Lo que no me mata me hace más fuerte…

¿Existe alguna relación entre la práctica literaria y la política?
¡Ah!…Volaron las rosas celestiales por el sistema nervioso de Dios. Estoy de los políticos hasta los cojones…Buenas patas de jamón se meten para el cuerpo, y andarán con hermosas hembras (las de “muchos sesos y vaginoplastias”) o con buenos mulatos fibrosos (que también es respetable) y de fiesta en fiesta con sus trajes, sus cuentas en las Caimán, etc…

En fin, que las desigualdades tan extremas son inadmisibles, cada minuto muere un niño porque no tiene nada que llevarse a la boca, eso sí, a su lado hay un tanque de ocho millones de euros. Apaga y vámonos.

Un ejemplo, que me enrollo mucho: Hace poco les propuse organizar una presentación, en una universidad del polo del cocodrilo y de cuyo nombre no me quiero acordar… ¡Y, sorpresa!, cuando la del departamento de comunicaciones (estaba al principio “entregada”) leyó la sinopsis del Libro Negro todo se jodió…Claro, debemos ser muy cautos con los contenidos,-ya sabes-… Claro que sé…-No te interesa la cultura-, todo está politizado y aquí los intereses de un bando o de otro pesan más que el mejor de los descubrimientos…Y lo triste es que te obligan a significarte… ¡Pobrecitos!...

En fin, que me quedé sin presentación cuando vio “Nuevo Orden Mundial!, “Masonería”, etc…

Todo ulterior intento de explicarme más se torna una tarea imposible.
Comentarios
Alberto Kadan 27/dic/20    21:13 h.
gabriel muriel 29/jun/19    11:02 h.
carloslapalma62@gmail.com 13/ene/19    21:48 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

"Soy una persona que necesita poco para ser feliz"

Entrevista a Miguel Ángel Revilla

Conociendo a … Sergio Fernández

Autor de "Libertad Financiera"

Conociendo a … Mónica Galán

"Me seduce el placer de una vida sencilla."

RankTop, la clave del éxito

Las técnicas SEO más sofisticadas para que las pymes puedan jugar en la liga de las grandes marcas

Ramón Enrich, pintor, escultor y amante de la arquitectura

“En una década el REC habrá recibido un importante impulso”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris