Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Internacional   Turquía  

La crítica se eleva a delito en Turquía

La cuestión va más allá simplemente de las redes sociales y la crítica en papel
Michael Rubin
viernes, 31 de octubre de 2014, 08:15 h (CET)
He escrito en numerosas ocasiones de Turquía y su guerra a los medios de comunicación y la libertad de expresión. Turquía es ya "la cárcel de periodistas más grande del mundo", según la organización Reporteros sin Fronteras. Durante los últimos meses, el Presidente Erdoğán se ha pasado los últimos meses de enfrentamiento en enfrentamiento desde que los turcos se valieron de los portales en la red y las redes sociales para contar y debatir las grabaciones que sugieren que sus parientes y él habrían malversado fondos públicos al ritmo de 1.000 millones de dólares. Por desgracia, con Erdoğán blindado en la presidencia y la oposición en gran medida sometida, Erdoğán lleva ahora su campaña contra los medios y la libertad intelectual al siguiente nivel. Como afirma “el demócrata radical”, una bitácora que sigue de cerca los asuntos que afectan a la libertad de prensa en Turquía y que a menudo publica la primicia de las amenazas nuevas y tangibles a la libertad de expresión en aquel país:

La draconiana regulación de internet en Turquía se agrava una vez más con una nueva batería de reformas que incorpora nuevas medidas contra la libertad de expresión en Turquía. Con anterioridad el gobierno ya había tratado de amordazar a las masas mediante medidas de censura, control de los ciudadanos activos en la red, el bloqueo del acceso a los portales y hasta registros de las sedes de los portales de información. La "novedad" más reciente de las leyes contra la libertad de expresión en la red es el proyecto de ley de ordenación más reciente, que eleva hasta los cinco años de cárcel la difusión de comentarios que critiquen al Estado en internet.

La cuestión va más allá simplemente de las redes sociales y la crítica en papel, sino que se extendería más bien a los lemas exhibidos durante las manifestaciones:

El alcance de la nueva ley no se limita al ámbito digital público, sino que también hace problemática la visibilidad de la oposición de las organizaciones civiles en la calle. Los lemas adoptados por los colectivos críticos en las manifestaciones ya han fruncido muchos ceños hasta la fecha, y con la nueva ley se consideran un delito. El nuevo código también vulnera la inmunidad diplomática de los políticos, al permitir que sean procesados también en caso de amenaza a soldados, altos funcionarios, agentes del orden, gobernadores, etc. Las penas de cárcel serán elevadas probablemente hasta los cinco años, dependiendo del grado de "actividad delictiva".

Para agravar las cosas, la nueva ley limita el margen de la defensa legal de los acusados de criticar al Estado. Bienvenidos a la nueva Turquía, un país empeñado en quedar por debajo de Irán, Cuba, Bielorrusia, Azerbaiyán o Bajréin en las clasificaciones internacionales según libertad de prensa.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Gerontofobia

La sociedad actual expresa de múltiples formas una clara gerontofobia o desprecio a los mayores

¡Y ahora cucarachas!

Pensé que el mundo tendía a mejorar. Ahora tengo mis dudas. Kafka, Orwell o Aldous Huxley escribieron otra cosa. Confiemos en Dios

El gobierno de los parches y los remiendos

Esa es la tónica de actuación de Pedro Sánchez y sus conmilitones: No saber en qué lado quedarse

España y su particular conjura de los necios

“Oh fortuna, diabólica ramera” La conjura de los Necios

La Gala de Cáncer de Marbella 2022 batió récords

510 invitados y 300.000 € de recaudación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris