Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Notas de un apátrida solariego  

Acción escatológica

¿Qué es lo que te convierte en un mierda?
Martín Parra
lunes, 4 de marzo de 2013, 12:01 h (CET)
El éxito de toda disciplina más o menos atractiva, dentro del campo que sea, viene determinado por el grado de snobismo de sus altos jerarcas. Cuanto más hermético sea el grupo y menos permeable a influjos externos su superestructura, más cera se pueden dar entre ellos, a expensas de una sociedad residual deseosa de embarcarse ―también― en ese proceso de “diferenciación”. Y es que la posibilidad de una simbiosis con alguno de los miembros de estas castas es altamente incierta, y más si no vienes “recomendao”: la doctrina del encerramiento, que se dice.


odd
A menos que tu disposición corpórea se corresponda con la de un ídolo bitriangular antropomorfizado ―dos superficies tangentes por sus vértices con forma de persona―, o que hayas adquirido, en uno de tus vaivenes oníricos, cualidades de cubo de rubik. Es decir, a menos que les seas útil, por la razón que sea. ¿Por qué? Porque de todo eso genuino potencialmente explotable ―que habilita el lucro― es de lo que se nutren. Eso sí, siempre sin escatimar en maldad, que si ven que te ganas demasiados favores y pones en peligro supremacías individuales, censura fulminante y a otra cosa. ¡Cuius regio, eius religio!; a cada príncipe, una confesión.

Así que, algunos concluyen, la mejor alternativa es tirar la toalla y darse unas friegas de pomelo, que para eso de las pústulas emocionales es lo mejor. Algo así como hacer de la excreción virtud, camuflar las asperezas afectivas con maquillaje, y dedicarse a quehaceres insignificantes en los que nadie te pueda dejar en evidencia. ¿Sí? ¿Es una opción? Pues no. No me jodas. El monolitismo porculero se combate con desengrasante arterial y entre caldo y cultivo la Acción Escatológica se abre paso con su verdad indómita, la única segura: a la oficialidad le molesta que huelas mal. Tú o el tufo que pueda desprenderse de tu activismo infecto, que es lo mismo. Y si no te aprovechas de eso es que no mereces nada más, capullo. La pulcritud corporativa no es más que la proyección de tu temor, de tu pánico tumoral a no dar la talla. Su hegemonía se basa en evidenciar inseguridades, en desorbitar desequilibrios. La restauración del orden señorial del Antiguo Régimen elevado a un exponente contemporáneo.

¿Que no sabes a qué me refiero? Pues enciende la tele, no importa el canal, y empápate de su mierda. La metodología es tan depurada que a veces llegas a creer que puedes elegir entre izquierda o derecha. Que es tu decisión. Pero la realidad es otra, mucho más denigrante. De modo que coge un pañal usado, o unas bragas usadas maceradas al sol, y plántasel@s en la cara al primer instruido que denote galones en alguna sucursal, o en alguna sede pública. O casi mejor, restriégatelas tú mismo y disponte a pedir un crédito o cita para renovar el DNI, no sea que luego tenga implicaciones judiciales la cosa y acabes en comisaría. Ya verás cómo no dejas indiferente a nadie, y tu anulación da la sensación de quedar atenuada. ¿Que para qué todo eso, en verdad? No lo sé, es sólo #AcciónEscatológica. El bochorno ajeno bien lo vale. Algún efecto tendrá.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las tinieblas de la Edad Media

Quien hable del atraso y la ignorancia de la Edad Media es por incultura dolosa o por mala fe manifiesta

Sobre la Fe

Josefa Romo, Valladolid

Una experiencia de gracia

Jesús Domingo Martínez, Gerona

​Contra la objeción de conciencia

Juan García, Cáceres

Un paseo entre flores de piedra

Venancio Rodríguez Sanz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris