Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Eduardo Cassano
Presos de la libertad
Eduardo Cassano
He de decir que nunca iré a una manifestación a favor del feminismo

Soy feminista. Sí, se puede ser feminista a pesar de ser un hombre y no votar a ningún partido del panorama político actual, porque en el fondo ser feminista solo significa entender y aceptar que mujeres y hombres somos iguales, y como tal merecemos el mismo trato y respeto.


Esta semana la diputada de VOX, Rocío de Meer ha dicho que las mujeres feministas no son mujeres; literalmente. Y se ha quedado tan ancha, después de citar un tuit de Irene Montero que tampoco es santo de mi devoción. Esta mujer, que está en el margen más extremo de la derecha, pertenece a un partido que utiliza constantemente de forma peyorativa la palabra progresista. Suelen decir ‘estos progres’ como si el progreso -la realidad del Siglo XXI en el que vivimos- fuera algo negativo e incluso objeto de burla cuando sus ideas no coinciden con las de los demás.


He de decir que nunca iré a una manifestación a favor del feminismo, porque tampoco lo haré a ninguna manifestación ni celebración multitudinaria en general, ni siquiera para celebrar el título de mi querido Barça. No me gustan las aglomeraciones, no hay mejor explicación que ésa. Yo aprendí a ser feminista cuando en los 80 crecí viendo a mi madre sacarme adelante ella sola, separándose de ese hombre agresivo cuando en aquella época –aún hoy, en la profundidad de pensamiento franquista que por desgracia aún queda en España y también en Cataluña- las mujeres no se podían separar porque habían sido educadas para servir al hombre en su casa, y las que no estaban de acuerdo seguían casadas por miedo y ‘por los hijos’. Y mi madre, que era y es mucha mujer para aguantar esas tonterías, un buen día le clavó un tacón en la cara a mi padre cuando él levantó la mano. Aún recuerdo, con orgullo, cómo lloriqueaba pidiendo auxilio por teléfono a la policía.


Tampoco estoy de acuerdo con la independencia de Cataluña, pero puedo escuchar, dialogar y hasta entender partes del sentimiento de mis interlocutores. Por eso nunca les voy a llamar ‘lazis’ (como hacen los franquistas, de forma despectiva) porque irónicamente el término proviene del juego de palabras entre lazos y nazis; como si el franquismo y el nazismo no tuvieran nada que ver. Y lo triste es que a menudo las personas que dicen ese término son lo suficientemente incultas y desconocen la historia, aunque los hay de todas las edades pero chirrían especialmente cuando escuchas a los más jóvenes que no tienen idea de todo lo que significó el nazismo y cómo se mató por ambas partes, pero especialmente por los que ‘ganaron’ en la Guerra Civil.


Lo que me parece más gracioso es que al final, lo que tienen en común los niños adoctrinados por los catalanes y los niños adoctrinados por los franquistas, es una pareja de padres con pocas luces.


He estado en Valencia recientemente, por sexta vez como turista y probablemente algún día volveré para empadronarme definitivamente. En ningún momento percibí esta guerra de banderas que tenemos en Cataluña a pesar de que ahí también conviven con dos idiomas. Escuché hablar mucho valenciano por las calles y nadie se ofendía ni te miraba mal porque yo me expresaba en castellano. Y vi muchas tiendas españolas rotuladas en castellano y seguramente esos comercios no habían sido multados. Quizás porque el gobierno anterior -que parece robó todo lo que pudo y más según han ido saliendo los casos de corrupción en los juzgados- y el gobierno actual, han sabido alejarse del nacionalismo puro y duro a diferencia de los catalanes; porque de un bando u otro, al final el nacionalismo es la peor lacra posible.


En definitiva, que me siento muy orgulloso de decir que soy un feminazi: sin ser una mujer ni tampoco alguien que vaya por la calle con un lazo amarillo. Mi novia es peruana, lleva viviendo muchos años en Cataluña y vota a la CUP… si eso no es integración por su parte y tolerancia por la mía, apaga la luz y vámonos.

Artículos del autor

Te recuerdo cuando ibas oliendo la regla de cada mujer, en busca de una oportunidad. Decían que te parecías a Jim Carrey y yo todavía me río, recordando esa historia.


Para Elisa es una de mis piezas favoritas de Beethoven. Recuerdo cómo veía tocar a ese niño de poco más de 10 años que me impresionó tanto, y difícilmente lo olvidaré. Ese niño ha crecido y hoy habrá tenido ya, como mínimo, su primera experiencia laboral.


Hemos comenzado el año con el doble asesinato machista en Esplugues de Llobregat, la noche de Reyes, de un hombre de 27 años a su mujer de 28 años y su hija de 3 años. Pasan los años y los hombres siguen asesinando con total normalidad. Esto tiene que acabar.


No voy a hablar de aprender inglés ni tampoco de apuntarse al gimnasio, los grandes clásicos. Tal y como están las cosas, con no tener que volver a votar este año uno ya casi se da por satisfecho.

Llevamos todo el año estirando un chicle político que ya me ha cansado hasta a mí, que soy todo paciencia. Me imagino a las parejas de las personas interesadas, cuando llegan a casa y se encuentran con todo ese estrés del día verbalizado en cuestión de segundos, sin dejar hablar, apenas sin respirar. ¿Y todo a cambio de qué, de una simple futura pensión de al menos 2.500€? No sé si merece la pena tanto esfuerzo.

Es muy difícil estar en el lugar y el momento adecuado, ese preciso instante en el que suceden las mejores cosas de la vida.No es fácil, advertir lo que tienes delante de ti cuando tu cabeza está en otro recuerdo, en otro lugar.Pero al final todo es muy simple, casi siempre mucho más de lo que complicamos nosotros las cosas, los acontecimientos.Quería escribir una columna sobre el cambio climático y las incoherencias de los famosos que han salido esta semana a decir sus tonterías… pero mi cabeza está en otra parte.Está en un estado de felicidad y duda permanente, entre el arroz con pollo y el pollo al horno con arroz.

Cuando leo noticias como la del asesinato de Marta Calvo, me entran ganas de matar. Y el mero hecho que, por no encontrar el cadáver pueda librarse de la prisión permanente, me dan ganas de descuartizarlo a él. No quiero ni imaginar cómo se sentirán los padres si yo que no la conocía, estoy así.


Iba yo por la mañana mirando el móvil en el metro, leyendo las noticias preocupado a ver si se formaba gobierno o no como el resto de viajeros, y de repente pasó algo inesperado.En mitad del vagón se puso a cantar una Jeanette con 30 o 40kg más, con un acento castellano más pronunciado, pero eso sí, una credibilidad mayor que la mujer que nos encandiló con ‘Soy rebelde porque el mundo me ha hecho así’.Y digo mayor credibilidad porque era difícil creerse que una mujer como Jeanette pudiera cantar algo así como una experiencia en primera persona, pero sin embargo con esta mujer no solo te lo creías, sino que además empatizabas totalmente con ella.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris