Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
César Valdeolmillos
César Valdeolmillos
“En cada niño se debería poner un cartel que dijera: Tratar con cuidado. Contiene sueños”, Mirko Badiale

Harto de la mierda en que se ha convertido la política española, y de la jauría sedienta de dinero, poder y revancha que últimamente se ha apoderado de la misma, me había prometido a mí mismo, el no ocuparme más de ella, pues la sola mención de cualquiera de los hechos y/u omisiones de esta manada de depredadores, elegida por nosotros mismos, me produce náuseas.

Me había dado un tiempo para reflexionar, y elegir otros temas de mayor interés humano sobre los que escribir.

Sin embargo, ha ocurrido algo que ha superado mis expectativas y me ha revuelto las tripas, por el infinito dolor y sentimiento que me ha producido.

Ha muerto un ángel.

Nabody, la niña que llegó en una patera a Canarias, nos ha dejado. Solo tenía dos años. Su mundo tenía que haber sido el de sus sueños, sus fantasías, sus bromas, sus risas, sus pequeños juegos realizados con sus manitas. Ni siquiera creo que haya tenido oportunidad de ensimismarse con Bob Esponja, Tom y Jerry, o el Pájaro loco. Y por supuesto, haber tenido tiempo de disfrutar de sus dioses. Esos seres que ella creía omnipotentes, y a los que alzaría sus pequeños brazos, pidiendo protección, refugio, y sobre todo, amor.

Todo niño tiene, o debe tener, sus dioses. Esa madre que nos dio la vida a costa de entregarnos la suya propia, y de la que aunque nos corten el cordón umbilical, nunca nos desprenderemos. Nunca estuvimos más seguros, más protegidos, y más amorosamente cuidados, que durante el tiempo en el que ella nos albergó en su seno. Es imposible imaginar una integración más plena entre dos seres.

El padre, esa sombra todopoderosa bajo la que el niño piensa que está a salvo de todo mal. Y ¿Cómo no? Los abuelos, las figuras acogedoras y bondadosas, dispuestas siempre a satisfacer sus naturales caprichos, que cuando están junto a ellas, se les entregan en cuerpo y alma para hacerles felices. Tan felices, como para, hacerles partícipes de sus infantiles juegos, y en el invento de fingidas historias, disfrazarse para encarnar a imaginarios fantasmas y tratar de asustarles.

Ese debería haber sido el mundo de Nabody. Un mundo que le fue negado. Ignoro si siquiera pudo llegar a estar en sus sueños, pero que jamás llegó a conocer.

Y no lo conoció por culpa de esos seres miserables, hombres y mujeres —feministas o improvisadas oportunistas—, que con la excusa de servir al pueblo, se apropian del poder, a menudo con malas artes. Su propósito es que dejemos de ser personas con sentimientos, familia, amigos, ilusiones, proyectos, y empeños de futuro, y convertirnos en unidades de un anestesiado y anónimo rebaño al que llaman ciudadanía, a la que primero exaltan, y después entierran.

Ha muerto un ángel. Pero no un ángel asexuado y con alas, como los que creó la pobre imaginación humana. Nabody era un ángel real, auténtico, tangible y corpóreo.

Siempre he mantenido la creencia de que si los ángeles existen, no pueden ser otros que los niños. Un ángel, al igual que un niño, es la encarnación de la pureza, el candor y la inocencia. Por eso lo pintamos de blanco. Su alma no conoce la mancha de la culpa.

¿Me puede alguien decir que mancha podía ensombrecer el alma de una niña de solo dos años?

Quizá el fin del niño sea llegar a ser adulto (lo dudo), pero ya, su frágil inocencia, es por sí misma, la obra perfecta, virgen, sin contaminar.

¿Habrá algo más grande que la mirada de un niño? En ella caben todos los anhelos de la humanidad.

No puedo imaginar, pero me aterra pensar, en la negritud que tuvo que invadir el alma de Nabody al sentir como el frio mortal de la soledad invadía hasta el último rincón de su pequeño ser.

En esos momentos en los que el niño se siente solo porque sus dioses lo han abandonado ¿Qué sabemos nosotros los adultos, de la desesperanza, de la infinita tristeza que cabe en su minúscula cabeza y en su pequeño corazón?

La angustia y la soledad que un niño de dos años ha de sentir en una patera, ennegrecen su mundo de tal modo, que toda el agua de los océanos, no bastaría para limpiarlo.

Es en ese instante, en el que el hombre hace fracasar la obra del creador, cuando un atronador grito de angustia y desesperación estalla, y llegando hasta el último rincón del Universo, pregunta:

¿Por qué?

Artículos del autor

Recuerdo aquel memorable discurso pronunciado en el Congreso de los diputados por el entonces

Presidente, Adolfo Suárez, en el que dirigiéndose a todos los españoles, asemejaba la transformación total del país, a la reforma general de una casa. “Sin que dejara de funcionar la luz, ni faltara agua en las cañerías”.

Pero que nadie caiga en la candidez de creer que con esto se ha cerrado un capítulo perturbador de nuestro acontecer político actual. Por el contrario, esto no ha hecho más que empezar, porque eliminada la histórica figura del Rey Juan Carlos, ahora el punto de mira señala la figura de su hijo, el Rey Felipe VI

No puedo evitarlo. Cada vez que veo el vídeo que los fontaneros de la Moncloa prepararon para recibir a quien les había colocado allí, me parece estar contemplando al emperador Augusto entrar triunfalmente en el Olimpo, aplaudiéndose así mismo al tiempo que su figura protectora se alza sobre los beneficiados que servilmente le rodean, seviros augustales, encargados del culto al emperador, que a menudo había sido divinizado.

Con frecuencia solemos leer o escuchar opiniones que afirman que tenemos un Gobierno inepto e incompetente. Yo diría que aparentemente inepto, y aparentemente incompetente, porque los pasos dados hasta el momento por el ejecutivo, han dado lugar a que una buena parte de la sociedad.

Cuenta la leyenda, que en una ocasión, alguien preguntó a Galileo la edad que tenía. El astrónomo, que ya había alcanzado una edad provecta, respondió: “ocho… quizá diez años”.

“Cualquier noche termina siempre con un precioso amanecer”

Anónimo

El 28 de febrero de 1909 unas 15.000 mujeres se manifestaron por primera vez en Nueva York, reivindicando la reducción de la jornada laboral, mejores salarios y derechos de voto. La marcha conmemoró la huelga que las trabajadoras textiles de Chicago y Nueva York, realizaron en 1908 en protesta por sus penosas condiciones de trabajo.

Pero claro, ya sabemos que en la ficción, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.Me pregunto si en la Sodoma política de nuestros días sería posible encontrar, al menos los diez justos de que habla la historia, que fueran capaces de salvar el sistema democrático y evitar la destrucción que del mismo, tan obscenamente se está amasando.Pero como al tonto no le sienta bien el artificio, ni al gobernante la mentira, resulta fácilmente constatable, que como consecuencia de las acciones políticas de los últimos años, todo el sol suele caer a una parte y las tempestades a otra.Se ha publicado que el ex terrorista Arnaldo Otegi escribió un tweet que decía: “La decisión del pueblo debe estar por encima de la Ley”.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris