Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Áurea Sánchez Puente
Áurea Sánchez Puente
La cuestión era ir a la contra

Isabel Díaz Ayudo arrasó en Madrid, cierto. No iba de libertad ni de fascismo, es posible. Iba de que querían acabar con la pandemia, incluso negándola, seguro. Iba de que querían terrazas abiertas y que la economía de la comunidad no se destruyera por la pandemia, muy loable.


Ni siquiera pudimos centrarnos en los muertos y contagios,  muy superiores a los de otras comunidades. Palabras huecas como libertad sirvieron a la candidata para pasar como un ciclón en la campaña madrileña y triunfar con todo el populismo de manual.


Es para sentir miedo. Si una persona que no sabe hablar ni hilar argumentos de forma consistente, que desafía a la ley y al Gobierno,  gana las elecciones, es para sentir miedo. No fue posible pararla para decirle que está cayendo en una contradicción por rebelarse contra el orden constitucional y reclamarlo desde PP  cuando hablamos de Cataluña. No fue posible. Ella iba a todo tren hacia la meta. Los demás enredados en cosas que parecían no tener importancia. La campaña fue, por un lado, Ayuso y, por otro,  todos los demás. Con un descaro descomunal. Así fue como la vimos en el debate entre los seis candidatos. Cuando los argumentos la dejaban en mal lugar ponía mala cara y gesticulaba con desprecio hacia quien los exponía. El rechazo a sus oponentes  fue su arma y le salió bien.


No pasa factura al PP ni la corrupción sistemática ni la carencia de líderes. Una populista de lo más cutre puede dejarnos con la boca abierta y decirnos que así es como se hace política. Puso de moda no pagar impuestos, no cerrar la hostelería y, si se lo propone, consigue que la gente rechace las vacunas porque eso es un tema del Gobierno y, por tanto un tema de Sánchez, rechazable y odioso. Ir a la contra fue guay y ella lo disfrutó a tope. No recordaremos otro candidato como ella, que proponga Madrid como lugar ideal para perder a un marido o ex novio. Todo era guay en esta campaña.


A punto estuvo de proponer que la gente no se vacune  porque quedarían inmunes si ella ganaba las elecciones. Muchos se lo creyeron. ¿Por qué no?  ¿Por qué ella no iba a ser el antídoto contra el Covid19?


¿Y ahora qué dirección toma el PP, el populismo de Ayuso o el sentidiño de Feijóo? Dos mundos opuestos. Galicia no es Madrid ni falta que le hace.

Artículos del autor

Entre los valores que atribuimos a los héroes están los de la perseverancia y la paciencia. Y de eso carece este nuevo PP. Necesita una refundación y un líder con experiencia y fundamento. Esas cualidades las tiene, por ejemplo, el presidente gallego.

La respuesta por parte de los azeríes fue desatar una guerra contra los armenios Karabaj que culminó con la victoria militar de los armenios en el 1994, fecha cuando se firmó el alto de fuego por parte de Armenia, Alto Karabaj y Azerbaiyán.Al no conseguir ningún resultado en las mesas de negociaciones, principalmente por la postura maximalista del padre e hijo Aliev (presidentes de Azerbaiyán), este país optó por la política de rearme, aprovechando los inmensos ingresos generados por la venta de petróleo.

Los partidos de la oposición al Gobierno mantienen una actitud beligerante y acusatoria a lo largo de las semanas que llevamos de confinamiento. Esta actitud de falta de colaboración resulta chocante en la situación de alarma sanitaria como la que estamos viviendo.


Hemos cumplido casi dos semanas de confinamiento en casa. Los que podamos y mientras podamos, saldremos a la ventana a batir palmas en agradecimiento a los que sacrifican sus vidas por los demás en hospitales y centros asistenciales creados para la ocasión.

Nos pones a prueba cada mañana, bicho. Nos despertamos angustiados pensando si tendremos síntomas o si nos hemos librado una noche más de la amenaza de tus tentáculos. Tocamos nuestra cabeza, nuestros brazos, y todo nuestro cuerpo por si algo nuevo acaece o para confirmar que todo permanece en su sitio. Nada nos duele. Respiramos profundo y nuestros pulmones responden, entonces tragamos saliva para tranquilizarnos.

Das miedo. Causas terror. Haces que nos sintamos en estado de excepción, con alarma sanitaria y toque de queda 24 horas al día.


Estos días se habla mucho de feminismo en las redes sociales y en los medios de comunicación. Sorprende (aunque no tanto) que en algunos titulares informativos se mencione el feminismo radical como el que sale a protestar en la calle.

Pero las encuestas dicen que no hay tanta división en la izquierda en Galicia como sucede en la derecha en el resto de España.La situación difícil para el Partido Popular y para Núñez Feijóo se les plantea en su propia casa.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris