Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Fermín Bocos
Fermín Bocos
Columna de opinión
Fermín Bocos nació en Santander y estudió Medicina y Periodismo en Barcelona. Ha dirigido los servicios informativos de Radio Barcelona y de la Cadena COPE. Fue director de 'Hora 25' y del Informativo de las 8 en la SER. En TVE dirigió el Telediario y el Canal Internacional para América. Fue uno de los fundadores de Telemadrid y el primer director de sus informativos. Director durante cuatro años de Radio Exterior de España, también ha sido editor y presentador en los Informativos de Tele 5. Ha sido analista de la Agencia Fax Press y columnista de El Mundo y Diario 16. Desde hace diez años firma una página semanal de análisis en el diario Avui. En la actualidad colabora en la tertulia del programa 'Protagonistas' de Luis del Olmo y es analista político de CNN+, donde dirige y presenta 'España a Fondo'. Ha publicado los libros 'El libro de Michael', 'El resplandor de la Gloria' y 'Tecnología bélica y censura en la Guerra del Golfo'. Participó como ponente en el Primer Congreso Internacional de la Lengua Española celebrado en Mévico en 1977. Entre sus premios destacan los obtenidos en 1978: ONDAS y Ciudad de Barcelona.
Fermín Bocos
Últimos textos publicados
Lo que se juega en Cataluña
MADRID, 25 (OTR/PRESS) La presencia en Cataluña tanto de Pedro Sánchez como de Pablo Casado da idea de que ambos dirigentes interpretan que las elecciones tienen un interés político que rebasa el ámbito autonómico. No solo decidirán el color del futuro "Govern" ,también está por ver en qué queda el tan pregonado "efecto Illa". Saber si el personal premia o castiga a quien ha estado al frente de la gestión de la pandemia que se ha cobrado la vida de no menos de ochenta mil personas. La sola elección como candidato de quien tantas críticas ha recibido por los bandazos dados durante su gestión al frente del Ministerio de Sanidad ha sido un acto que desnuda la concepción que Pedro Sánchez tiene de la relación entre ética y política. Conceptos aquí supeditados a las proyecciones demoscópicas y, librado a los "milagros" que propicia la propaganda cuando se controla el grueso de los medios audiovisuales de comunicación.

La candidatura de Illa -tras el masaje recibido por el CIS- y por los elogios que recibe de los medios afines en orden a su perfil de "hombre tranquilo, incluso aburrido" que presentan como el retorno del "seny", el sentido común, apareja cierto riesgo. Sí Illa consigue sacar al PSC de la cuarta posición en la que quedó en las últimas elecciones y su cosecha en escaños le permite ser el próximo presidente de la Generalidad, la operación diseñada desde la factoría publicitaria de La Moncloa habría sido un éxito. No sólo de Salvador Illa, también de Pedro Sánchez porque habría conseguido la absolución política de la mala gestión de la pandemia y de iniciativas políticas suyas muy polémicas llevadas a cabo durante el estado de Alarma.

En sentido contrario, sí la candidatura de Illa pincha o no alcanza el objetivo para el que ha sido diseñada, nadie se acordará de Illa y todos los ojos se volverán hacia Sánchez. No digo que las cosas vayan a suceder así, apunto que no hay que descarta nada .Entre otras razones porque dadas la evolución de la pandemia y el temor a los contagios, es probable que crezca la abstención y en ése caso, presumiblemente, quienes no se quedaran en casa y acudirán a votar serán los que siguen atrapados en el bucle de las dos opciones separatistas que concurren a los comicios.

Al respecto de la presencia de Pablo Casado en Cataluña poco se puede añadir al significado del término voluntarismo. En aquella comunidad los prejuicios contra el PP vienen de muy atrás y no es probable que cambien. Menos aún tras la aparición de Vox que ,sin duda, se llevará votos que en otras circunstancias caerían del lado de los populares que quizá puedan compensarlo pescando en las aguas de Ciudadanos, partido en vísperas de naufragio.

martes, 26 de enero de 2021.
 
Política y pandemia
MADRID, 22 (OTR/PRESS) Hace un par de meses el Presidente del Gobierno aseguraba que habíamos doblegado la curva de los contagios provocados por el corona virus. Por desgracia tanto el diagnóstico como el pronóstico sobre la evolución de la pandemia se han demostrado erróneos. La cifra de infectados, la de ingresados y la de fallecidos sigue aumentando. Incluso nos alertan de la existencia de una nueva cepa importada de Inglaterra que los expertos dicen que es más virulenta.

Visto que en el horizonte la única esperanza procede de la llegada y administración de las vacunas sería de desear que Pedro Sánchez pidiera disculpas por haber creada una expectativa infundada acerca de la evolución de la pandemia, rectificara los fallos detectados en la gestión y anunciara que el Ejecutivo que preside va a abandonar la estrategia de confrontación en la que está instalado, estrategia que, por decirlo en corto, consiste en hacer oposición a la oposición.

Y, a partir de ahí, comprometerse a impulsar la colaboración tanto de la sanidad pública como de la privada para acelerar el proceso de vacunación. Incluida la sanidad militar que en éste campo tiene técnicos, recursos e instalaciones propias adecuadas.

¿Por qué en lugar de jugar en la peor liga de la política, la que se dedica a destrozar el juego de los contrarios, los partidos no cambian el chip para colaborar lealmente entre ellos y aportar entre todos mejores soluciones al gravísimo problema que plantea la pandemia?

En realidad un drama pues estamos hablando de la muerte de alrededor de ochenta mil personas. Y se necesita vacunar, al menos a veinte millones. Colaboración leal de todos en éste proceso. Y, sí es menester adoptar medidas drásticas encaminadas a limitar los movimientos de las personas en una determinada comunidad porqué los contagios superan todas las líneas rojas que se puedan imponer sin que de origen a una batalla política que se traslada a los tribunales y genera desconcierto y hartazgo en la población.

¿Sería mucho pedir a los dirigentes políticos -también quienes están en la oposición- que tomaran conciencia de la magnitud del problema que apareja la pandemia para que, aunque solo sea por una vez, aparquen sus intereses de partido y piensen en el bien del conjunto de los españoles. El virus pasa de política, pero sigue matando.

sábado, 23 de enero de 2021.
 
El ministro y el candidato
MADRID, 21 (OTR/PRESS)Ante las cifras dramáticas de los contagios provocados por la pandemia es difícil sustraerse a la idea de que la negativa del Gobierno a la ampliación del toque de queda que reclaman varias CC.AA. es más una decisión política que el resultado de una valoración científica. La duda se amplía al observar que el defensor público de tan controvertida decisión es Salvador Illa, a la sazón ministro de Sanidad pero también candidato a la presidencia de la Generalidad. Es sabido que los comicios catalanes estaba previsto celebrarlos el 14 de febrero -en plena pandemia- circunstancia que llevó al "Govern" a aplazarlos. Un cambio que fue recurrido ante los tribunales que han desestimado el retraso.

Algunas encuestas auguran un importante respaldo a la candidatura de Salvador Illa al frente del PSC. Si el lector de estas líneas se pregunta, ¿cómo es posible que el responsable político de la criticada gestión de la pandemia que ha provocando cerca de ochenta mil muertes pueda estar bien valorado por los ciudadanos? deberá recordar que vivimos un tiempo en el que las apariencias han desplazado la percepción de la realidad de tal manera qué quien controla los medios-sobre todo los audiovisuales- crea un relato alternativo de los hechos con el que mucha gente se queda.

Dicen que el mayor activo del candidato Illa es que es muy conocido porque sale mucho en la televisión y es hombre de palabra tranquila. Es muy conocido, sí. Pero, ¿conocido por qué? ¿Por haber contribuido a ocultar la cifra de fallecidos por el covid 19? ¿Por haber dado instrucciones contradictorias y como resultado lesivas sobre la conveniencia de usar las mascarillas? ¿Por los retrasos y fallos en las compras de material sanitario?

Anticipar el toque de queda es una medida limite que precede al confinamiento y limita las actividades sociales para disminuir las ocasiones de contagio. En ése escenario es difícil defender la celebración de unos comicios por el grado de inevitable agrupación de personas que aparejan.

Visto el ritmo al que crecen los infectados -también en Cataluña- cuando más se aleje la fecha de los comicios más difícil será mantener la imagen de buen gestor de quien lleva meses al frente de la gestión de la pandemia. Quienes desde la consultoría de La Moncloa manejan el aparato mediático lo saben y de ahí la insistencia para que se celebren las elecciones sin tener en cuenta los estragos de la pandemia. El "argumentario" oficial olvida qué en su día en Galicia y en el País Vasco, para no dar facilidades al virus, se alteró la fecha de las elecciones autonómicas. Y nadie protestó. No parece exagerado decir que la negativa del ministro a cambiar el toque de queda obedece más a los intereses del candidato que a los propios de quien tiene encomendada la gestión de la pandemia.

viernes, 22 de enero de 2021.
 
 
El Gobierno se lava las manos
miércoles, 20 de enero de 2021.
 
Vicepresidencia irrelevante
martes, 19 de enero de 2021.
 
El confinamiento
sábado, 16 de enero de 2021.
 
El IVA del recibo de la luz
jueves, 14 de enero de 2021.
 
Lo peor de la política
miércoles, 13 de enero de 2021.
 
La nieve pasará, la pandemia sigue
martes, 12 de enero de 2021.
 
Un debate artificial
sábado, 9 de enero de 2021.
 
La Pascua Militar
jueves, 7 de enero de 2021.
 
El virus avanza, las vacunas no
miércoles, 6 de enero de 2021.
 
Así empieza el año
martes, 5 de enero de 2021.
 
Gibraltar
sábado, 2 de enero de 2021.
 
Faltó la marcha triunfal
jueves, 31 de diciembre de 2020.
 
Vacunas y propaganda
miércoles, 30 de diciembre de 2020.
 
Los indultos
martes, 29 de diciembre de 2020.
 
Un año para no olvidar
sábado, 26 de diciembre de 2020.
 
El discurso del Rey
jueves, 24 de diciembre de 2020.
 
Rabat pisa fuerte
miércoles, 23 de diciembre de 2020.
 
Esquizofrenia política
martes, 22 de diciembre de 2020.
 
Falta lealtad institucional
sábado, 19 de diciembre de 2020.
 
Pedro y el lobo
jueves, 17 de diciembre de 2020.
 
Peleas en broma
miércoles, 16 de diciembre de 2020.
 
Sánchez mira para otro lado
martes, 15 de diciembre de 2020.
 
La verdad de las mentiras
sábado, 12 de diciembre de 2020.
 
El futuro del rey Emérito
jueves, 10 de diciembre de 2020.
 
Archivo
09/12/2020 ¿A qué juega Zapatero?
08/12/2020 El aniversario más triste
05/12/2020 Berrea política
03/12/2020 Bailando con lobos
02/12/2020 Iglesias no visita residencias
01/12/2020 Sánchez ningunea a Casado
28/11/2020 Felipe desnuda a Sánchez
26/11/2020 El poder a cualquier precio
25/11/2020 La estrategia de Casado
24/11/2020 El síndrome de la Moncloa
21/11/2020 Fuera de control
20/11/2020 El caos de la emigración
18/11/2020 El pecado y la penitencia
17/11/2020 El grito de Guerra
14/11/2020 Tumbar el régimen
12/11/2020 Tensan demasiado la cuerda
11/11/2020 Al borde del precipicio
10/11/2020 ¿Qué fue del PSOE?
07/11/2020 Hacia la censura
05/11/2020 El futuro del castellano
04/11/2020 Sánchez no quiere quemarse
03/11/2020 ¿Quién está detrás?
31/10/2020 Tics cesaristas
29/10/2020 Cabreo sordo
28/10/2020 Aprobado con suspensos
27/10/2020 Alarma el estado de Alarma
24/10/2020 El jefe de la oposición
22/10/2020 Una tensa legislatura
21/10/2020 El PP y la censura de VOX
20/10/2020 Vamos mal
17/10/2020 El problema es Iglesias
15/10/2020 Asalto al poder judicial
14/10/2020 La batalla por Madrid
13/10/2020 España no es un Estado fallido
10/10/2020 Cortinas de humo
08/10/2020 Ustedes mandan, pero no saben
07/10/2020 El problema de Pablo Casado
06/10/2020 Impugnar la Transición
03/10/2020 Dimitir, admitir los errores
01/10/2020 La bronca parlamentaria
30/09/2020 Juegos de poder
29/09/2020 El acoso al Rey
26/09/2020 Vetar al Rey y pasar de la pandemia
24/09/2020 La ausencia del Rey
23/09/2020 Cuesta creer a Sánchez
22/09/2020 Desestabilizar Madrid
19/09/2020 Memoria hemipléjica
17/09/2020 Arrinconar al Partido Popular
16/09/2020 Dimitir por coherencia política
15/09/2020 Rajoy está tranquilo
12/09/2020 Preocupación por Cataluña
10/09/2020 El pasado nunca muere
09/09/2020 Sánchez no se fía de Iglesias
08/09/2020 Arrimadas se arriesga mucho
04/09/2020 La posición de Casado
03/09/2020 La larga marcha
02/09/2020 Sánchez hablando de unidad
01/09/2020 Podemos va de farol
29/08/2020 El dilema de Casado
27/08/2020 Todo sea por el falcon
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris