Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Cataluña   -   Sección:   Opinión

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña
José Luis Heras Celemín
miércoles, 22 de noviembre de 2017, 07:24 h (CET)
Antonio Durán i Lleida es un político aragonés que ha hecho su carrera política en las filas de Unión Democrática de Catalunya (UDC), un partido catalán, democristiano confeso, que durante casi cuatro décadas (de 1978 a 2015) formó parte de la coalición Convergencia y Unió (CiU) con Convergencia Democrática de Catalunya (CDC).

Durante 23 años (1982-1993 y 2004-2016) Durán i Lleida ha sido diputado nacional, y en 12 (2004-2016) portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados. La liquidación de su partido, en el mes de marzo pasado, no ha supuesto su desaparición de la escena política; bien al contrario, en fechas recientes su nombre volvía a la actualidad colaborando para conseguir que la Agencia Europea del Medicamento (E.M.A.) se asentara en Barcelona.

Hoy, cuando el Problema Catalán es motivo de preocupación y se preparan elecciones autonómicas catalanas, Durán i Lleida aparecía en la Tribuna política de Nueva Economía Fórum. ‘Me invitaron a este foro’, dijo, ‘pero quiero hablar en Madrid, en lugar de en Barcelona. No les habla un hombre o dirigente de partido, sino una persona que quiere compartir una actitud frente al mayor problema de España’.

Lo presentaba Julia Navarro, una novelista y periodista, cuyo último éxito, “Historia de un Canalla”, era motivo de comentario en una de las mesas de la prensa. “Soy un canalla y no me arrepiento de serlo” es una frase del protagonista de la novela de Navarro que alguien recordó en el momento en el que la presentadora llegaba al atril. Pero Julia Navarro, en su rol de periodista, olvidó la novela y empezó a ‘dar noticias’: ‘Mas nombró a Puigdemont en vez de a Durán’ (y se equivoco). ‘Representa mejor que nadie el sentido del seny (cordura) de los catalanes’. ‘Dice que se ha retirado de la política, pero no me lo termino de creer’. ‘Hoy ha salido de sus cuarteles de invierno y está apostando por que en Cataluña haya acuerdos’. ‘Va a votar a PSC, ha dicho, para ofrecer una propuesta transversal’. ‘Oid la voz de quien organizó consensos’. ‘Aunque esté en la retaguardia, tiene mucho que decir’.

Va a votar a PSC para ofrecer una propuesta transversal. Pocas veces una presentación ha sido tan precisa. El significado es tan importante que me hizo recordar la confidencia de lo que en su momento parecía un sinsentido. Mi confidente, ilustre profesional en TVE, había conocido, y me trasladaba, la satisfacción del socialista Iceta al saber que el último secretario general del partido de Durán, Ramón Espadaler, se sumaba a las fuerzas socialistas para conseguir la presidencia de la Generalitat catalana para el PSC-PSOE. ‘Espadaler está dispuesto a apoyar al homosexual que no quiso’, era la confidencia.

Tras ello, lo que dijera Durán era tan irrelevante como la cualidad canallesca del protagonista de la novela de Julia Navarro. Lo que importaba es que el anuncio Va a votar a PSC se hacía ante un PP que había acudido a apoyar, junto a los socialistas que lo acogían contentos; y en ausencia de representantes de Ciudadanos, acaso sabedores de su incierto rol: compañero útil o lastre para según qué propósito. Porque lo anunciado es que los democristianos de UDC, para constituirse en oferta transversal, estaban dispuestos a sumar fuerzas con los socialistas. O lo que es lo mismo, daban el giro llevando a Espadaler como mascarón de proa de la operación.

Mientras el orador hablaba, había que cuestionar si el motivo del giro era la necesidad de un oferta transversal. O si había alguna otra razón para que, ante el PP y con la ministra de Sanidad y Pablo Casado al frente, se diera la voltereta anunciada por Julia Navarro. El tema es tan importante que pone en peligro la colaboración PP-C’s en que se asienta la Legislatura; y dificulta las relaciones entre las fuerzas constitucionalistas que van a competir en las elecciones catalanas.

Para administrar la novedad en la sala y comunicarlo a quienes lo encontrarían en los telediarios, Durán usó la pregunta con la que Mario Vargas Llosa comienza uno de sus libros “¿Cuándo se nos jodió el Perú?”. La interrogación, fresca y con fuerza, valía para echarse en manos del PSC-PSOE, como disculpa para que Espadaler mutara convicciones sobre homosexuales; y para algo más importante y maquiavélico: Diseñar una más que posible estrategia del tándem PP-PSOE usando la realidad y capacidades de Durán. También para precisar cuándo el orador y su partido decidieron el giro. Desde ese supuesto, el literario ‘¿Cuándo se nos jodió el Perú?’, sin esfuerzo, se convertía en ‘¿En que momento se nos jodió Cataluña en España; o la relación Cataluña con España?, sin que fueran trascendentes los motivos y momentos en que se produjo un giro que Durán trató de matizar.

Tras proclamar la intención de Votar a PSC, el resto de la intervención sólo fueron palabras. No así las consecuencias que, como interrogantes, merecen reseña: ¿Hace el ridículo el PP apoyando a quien se decanta por el PSC-PSOE? ¿En qué situación queda Ciudadanos en Cataluña y en España? ¿Tiene efectos sobre el pacto de gobernabilidad PP-C’s’? ¿Es decisivo en el futuro inmediato autonómico y nacional?

Hubo, sin embargo, algo que no es interrogante y apareció en el turno de preguntas. Alguien se interesaba por la aportación de Durán i Lleida procurando la E.M.A. para Barcelona. Y la ministra de Sanidad, popular y catalana, a pesar de lo oído y ante una mera invitación a hablar, se decantó, de cabeza y entusiasta, por alabar el trabajo de Durán. De esta forma, el ‘Se nos jodió Cataluña’ cobraba un significado más amplio y abría expectativas hacia: El orador que lo había dicho y su partido. El PSC-PSOE, que resulta beneficiado, recupera sitio en Cataluña y se asienta como Oposición al Gobierno del PP tras su crisis. El propio PP que, a la baja en las encuestas, dilata en el tiempo su situación en Cataluña mientras prepara futuros comicios autonómicos y nacionales. Otros Partidos políticos de ámbito regional o nacional. Y, el gran ausente en la comparecencia: Ciudadanos, pilar de la Legislatura y expuesto a una situación por definir.

Desde esas ópticas, conviene estar al tanto del comportamiento de todos, presentes y ausentes, para ver si la transversalidad de Duran i Lleida es congruente con las posturas de su partido y personal; y con la declaración peruana de Vargas Llosa acondicionada para Cataluña.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris