Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín
Huyendo del ambiente político, la otra tarde, tras una siesta sin noticias ni telediario, fui a la presentación de un libro
Caray, hay políticos de caramba y válgame Dios (José Manuel García Margallo) que cuando se unen con escritoras de cáspita y zambomba (Carmen Posadas) pueden destrozar cualquier cosa, hasta la presentación de un libro.

El título, “Cartas a un amigo que nunca tuve”, el autor, el arquitecto Mariano Gomá, y la editorial, Stromboli, me hicieron suponer que iba a disfrutar con la presentación del libro intimista que sugería el título, escrito por un arquitecto maduro, y lanzado al mercado por una editorial sin otra preocupación que la edición de libros.

Leí la contraportada del libro. En ella, un texto prometedor: ‘... a pesar de la ausencia de tutelas morales, en la sociedad actual la cadena generacional sigue funcionando y hay algo en los mayores que puede ser de utilidad para los jóvenes. Las cartas de Gomá hablan del mundo, de la vida, de la infancia, la soledad, la arquitectura, el mar, los libros, la amistad...” Era interesante por sí mismo. También por el lugar elegido para su presentación. Un lugar que, por discreción, acaso convenga no publicitar.

La presentación, es un decir, podría ser la interesante exposición del cómo y con qué resultado un arquitecto inteligente se mete en la harina de los sugestivos vericuetos que, como capítulos, se anunciaban en el índice: Bálsamo para una sociedad que sufre. Compartir intimidades. De filosofía. De arquitectura. De la inmortalidad. De la memoria. De valores. Del destino. El alma y los sueños. Jubilación y voluntariado. ¿Existe Dios?. La envidia. Las horas del amor. La piedras del camino y el lenguaje de las cosas. Los que se fueron. Moral y amor. Vientos a favor y en contra. Nuestra grandeza y nuestro drama. Política e inteligencia. Soledades. De naturaleza y evolución. Y Volvamos al arquitecto.

Pero, con el arquitecto, en el estrado aparecieron para presentar el libro, puede que sin intenciones de destrozarlo, los egos de un político maduro y de una escritora conocida. Él, José Manuel García Margallo, que fue ministro de Asuntos Exteriores y al que esa tarde le dio, caramba y válgame Dios, por, sin pasar de Exteriores, exteriorizar asuntos propios marineros y pormenores curriculares que saltaron a la palestra para regocijo de unos (pocos) y fastidio de otros (el resto). Ella, la uruguaya Carmen Posadas, por raro que parezca, se sumó a las citas marineras en un rol de escritora de cáspita y zambomba, alejado de su figura literaria y currículo: alumna fugaz en Oxford, autora de literatura infantil (El señor del Viento), ensayos (Yuppies, jet set, la movida y otras especies), novela (Pequeñas infamias) y más géneros literarios.

Entrambos dos, de espaldas al libro, al autor, a la editorial y a los convocados asistentes, establecieron una especie de complicidad absurda, driblaron el contenido del libro ante la estupefacción del autor y concurrencia, regatearon las ideas y reflexiones que podrían apuntarse en el texto. Y llegaron a una especie de acabose, con el arquitecto Gomá convertido en espectador de un acto en que debiera haber sido protagonista y primer actor.

El desaguisado literario fue de tal categoría que, llegado un momento, aquello, que se había anunciado como presentación de un libro, se convirtió en un acto político trufado, con parada en las vivencias marineras del político en retirada, celebradas por la escritora en asueto; y fonda en unos egos enormes, descomunales y antipáticos (de ellos dos) que taparon a libro, arquitecto y audiencia.

‘Anda y que les den’ - dijo alguien, yéndose.

Aproveché el momento, salí, pedí un ejemplar del libro a la editora que los exhibía en la puerta y formulé un propósito, para desagravio de autor, respeto al libro y consideración al editor: Leer el libro.

Un par de día después, hoy, la actualidad me sorprendió tratando de leerlo. Acababa la Liga de Fútbol. Y los socialistas elegían Secretario General.

Dejé la lectura del libro porque un amigo, whatsAppeando, se ocupaba de una actualidad que llamaba destrozo político del día: El triunfo del Real Madrid, la posición catalana segundona. Y el escrutinio de las primarias socialistas que, cumpliendo pronósticos, mostraba resultados: Vuelta al enredo del enredoso Pedro Sánchez. La Sultana Susana Díaz, como la cerveza Cruz Campo, de Despeñaperros para abajo. Pachi López, como se esperaba, pachilopeceando...

Dejé el libro. Repito, pero sólo de momento. Para obviar el destrozo político de su presentación, y los quebrantos políticos que haya (haberlos hay-los) y los que vengan (que vendrán), acabaré de leerlo.

Artículos del autor

La Constitución establece que ‘El Congreso de los Diputados puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción por mayoría absoluta de la moción de censura (Art. 113.1)’.
Como la palabra ‘diputación’ tiene varias acepciones, aclaremos que el término refiere el ‘Ejercicio del cargo de diputado’. ‘Avispada’, participio de ‘avispar’, también es el adjetivo que califica al vivo, despierto o agudo. 175 es un simple número.
Alberto, barbudo, es el Secretario de Estado de Presupuestos y Gastos. Ambos son brillantes, pertenecen a una especie de élite intelectual de economistas; y, buscándolo o por casualidad, parecen hoscos y poco dados a la cordialidad.
En la semana de Pascua, tras el periodo de espiritualidad religiosa, la Tribuna Política Nueva Economía Fórum reiniciaba el curso en el Ritz con un desayuno no político dedicado a un concurso de vino. Tras la presentación.
Demasiados cuchicheos antes de empezar. El ambiente apuntaba algo antes de que la Presidenta del Congreso reanudara la Sesión del Pleno nº43.
Dichosas coincidencias: En el orden del día de la Sesión nº 40 del Pleno del Congreso de los Diputados se había establecido que la a priori pregunta más interesante coincidiera en el tiempo con la presencia del embajador ruso en España.
El diálogo corresponde al pacto con una compañera. Ella debía ir al desayuno organizado por la revista Vanity Fair con el ex-presidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas en el hotel Orfila.
En la confrontación política, al fin y al cabo un juego, también existe ese tipo de jugadas; y con el mismo fin. En ambas actividades, juegos y actividad política, esas jugadas se ocultan al adversario para evitar que las neutralice. Pero, una vez hechas, no está de más advertirlas; y valorarlas.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris