Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   Conrado Pappalardo   -   Sección:   Opinión

El homónimo de Conrado Pappalardo

La homonimia es la coartada de moda para justificar todo tipo de iniquidades e infamias en el Paraguay gobernado por el cura Fernando Lugo
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 21 de febrero de 2012, 07:37 h (CET)
Cuando un gobernador del interior del Paraguay acusó la semana pasada al ex jefe de ceremonias del dictador Alfredo Stroessner, Conrado Pappalardo de haber recibido inmensas extensiones de tierra sin ser sujeto de reforma agraria, el imputado se defendió alegando que debería tratarse de algún homónimo, dado que su abuelo también se llamaba Conrado.

La coartada prendió tanto que el ministro de deportes del cura Fernando Lugo,  Paulo Reichardt quien durante el último año de la dictadura, en 1988 recibió 4000 hectáreas en Alto Paraguay, decidió también utilizarla para su bochornoso caso.  De esta manera, la homonimia se convirtió en la forma más elegante de eludir las cuentas con el pasado entre los personeros del gobierno arzobispal.

Lo que no se explica es qué hacía un homónimo de Conrado Pappalardo recibiendo tierras del régimen estronista en su lugar, dado que el hombre fuerte de la dictadura era él, o sea el verdadero Conrado Pappalardo.

A partir de este valioso esclarecimiento realizado ante los medios por el verdadero Pappalardo, podemos deducir que el auténtico Conrado Pappalardo nunca se involucró en el atentado de Orlando Letelier en Washington, otra infame obra de su doble y homónimo. Fue su homónimo quien personalmente pidió al dictador Stroessner, que emitiera pasaportes con nombres falsos para Michael V.Townley y Armando Fernández Larios.   De esta manera, fue el homónimo de Conrado Pappalardo quien ayudó a estos dos agentes de la DINA (policía política chilena), que posteriormente se declararían culpables del atentado mortal contra el ex canciller de Salvador Allende, Orlando Letelier, cometido en Washington el 11 de septiembre de 1976.

No era Conrado Pappalardo, sino su doble y homónimo, quien cumplía con la función de entregar la tijera para que Stroessner cortara la cinta en las inauguraciones que utilizaba la dictadura como actos de propaganda neo nazi.  Fue el homónimo de Conrado Pappalardo quien presentó al santo varón Juan Carlos Wasmosy ante David Rockefeller, y fue el mismo malhadado homónimo quien ofició de guía turístico del cura presidente Fernando Lugo en Nueva York.

A partir de esta valiosa contribución del verdadero Conrado Pappalardo al revisionismo histórico, podemos deducir que no fue el cura Fernando Lugo quien embarazó a Viviana Carrillo, Hortensia Morán ni a Benigna Leguizamón. Simplemente se trataba de un caso de homonimia.

No fue Humberto Rubín, sino su doble y homónimo, quien animaba los cumpleaños del dictador Stroessner y le dedicaba kilométricos elogios en la fecha feliz de su onomástico, allá por la época en que con dinero de la intendencia del ejército el coronel Pablo Rojas disponía el montaje de radio Ñandutí.  No era Aldo Zucolillo, sino su homónimo, quien religiosamente entregaba millonarios aportes para los congresos de la Liga Mundial Anticomunista y donaba importantes sumas para el mantenimiento de “la técnica” dirigida por Antonio Campos Alum.

Curiosamente también entregaban al mismo destino sus contribuciones homónimos de conocidos personajes como Blas N. Riquelme, Rolando Niella, Alberto Antebi o Nicolás Bo.

No fue Aldo Zucolillo, sino su homónimo que usurpó por algunos días la dirección de su diario, quien dedicó en su momento elogios desde el editorial de ABC a Videla, Pinochet y se ufanó de recibir a Stroessner “en su casa”.

Cuando el gobierno del cura Fernando Lugo sea historia, en el espacio de lucha política que en Paraguay constituye la memoria se iniciará la batalla que llevará a las cumbres luminosas de la verdad, y se descubrirá que no fue Camilo Soares sino su doble y homónimo, quien sobrefacturó panificados para la secretaría de emergencias durante el gobierno arzobispal. Y que no fue Marcial Congo, sino su doble y homónimo, quien ubicó a su esposa en Itaipú y se mudó a Mburuvicha róga a disfrutar de las mieles del oportunismo.

También se exculpará a López Perito de haber llenado de parientes políticos a la administración pública, y a la cabeza de Mepshow, Jorge Escobar, de haber estafado a medio Paraguay.  Todas estas infamias quedarán aclaradas a partir del caso de homonimia que logró develar Conrado Pappalardo.

Ya Rodolfo Walsh decía que la historia a veces parece una propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris